Nueva York
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg Opinión — Al leer los titulares de estos días se puede tener la impresión de que la ciudad de Nueva York está de vuelta. Los propietarios están subiendo los alquileres de los apartamentos hasta un 70% desde los mínimos de la pandemia. Google acaba de decir que comprará un edificio en el centro de Manhattan por US$2.100 millones, la mayor transacción de oficinas en EE.UU. desde la llegada de Covid-19. El número de pasajeros del metro está alcanzando nuevos máximos de la era de la pandemia. Y así sucesivamente.

De hecho, la ciudad ha avanzado mucho desde los terribles días de la primavera boreal de 2020. Según algunos parámetros (los alquileres de los apartamentos, principalmente), la ciudad realmente ha vuelto a ser lo que era antes de la pandemia. Sin embargo, en la mayoría de los otros parámetros, todavía está muy lejos de una recuperación total.

PUBLICIDAD

Escribiendo esto, debo admitir, en parte como respuesta a la afirmación de mi colega de Bloomberg Opinion, Noah Smith, de la semana pasada, de que Nueva York “está emergiendo como una de las grandes ciudades más resistentes del mundo tras la pandemia”. Desde luego, parece bastante animada en comparación con San Francisco, donde casi nadie ha vuelto a la oficina y las zonas turísticas como los alrededores de Union Square siguen desiertas (o al menos lo estaban cuando yo estuve allí hace unas semanas). Tampoco está cayendo en una espiral que repita los terribles años 70, como algunos temían el verano pasado. Incluso hay indicios tentadores de que puede volver algo mejor de lo que era, o al menos eso es lo que me dije a mí mismo mientras volvía a casa en bicicleta el domingo al anochecer, después de dejar un camión U-Haul en East Harlem (larga historia) y de encontrarme con una escena tras otra de neoyorquinos cenando al aire libre, jugando y socializando en calles cerradas y desplazándose en vehículos de dos ruedas de muchas variedades.

Sin embargo, la ciudad de Nueva York va a tener problemas para avanzar mucho más si no hay una recuperación del empleo mucho mayor de la que ha visto hasta ahora. Las nóminas en la ciudad cayeron un 19,5% en los tres primeros meses de la pandemia y sigue estando casi un 11% por debajo en de febrero de 2020, ajustado por estacionalidad. En todo el país, el descenso es ahora de sólo el 3,5%, y una visión a largo plazo no ajustada estacionalmente (las cifras ajustadas estacionalmente sólo están disponibles hasta 1990) muestra lo masivo que ha sido el golpe a Nueva York desde una perspectiva histórica.

Un descenso del empleo de proporciones históricas
Empleo no agrícola, ciudad de Nueva York, no ajustado estacionalmentedfd

Nueva York es la única ciudad para la que la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS por sus siglas en inglés) publica datos mensuales sobre las nóminas. Proporciona las cifras por área metropolitana, y entre las mayores metrópolis del país, el Gran Nueva York ha sido la más afectada, con una mayor pérdida de empleo en la ciudad que en sus suburbios.

PUBLICIDAD
La más afectada de las grandes áreas metropolitanas
Cambio en el empleo no agrícola de febrero de 2020 a agosto de 2021*. 
* Ajustado estacionalmentedfd

El Censo Trimestral de Empleo y Salarios de la BLS ofrece datos de empleo por condado, menos actualizados y no ajustados a la temporada, dado que San Francisco ocupa un condado entero y la ciudad de Nueva York ocupa cinco, permiten comparar ambos. En febrero, estos datos mostraban un descenso del 14,1% del empleo en San Francisco, frente a un descenso del 13,3% en la ciudad de Nueva York. Sin embargo, en Manhattan el descenso fue del 16,4%.

Por su parte, el número de viajeros de metro en días laborables en Nueva York es ahora algo superior al 50% de las cifras regulares previo a la pandemia. Esta cifra es mucho más alta que la de Bay Area Rapid Transit (en San Francisco y alrededores) y el metro de Washington, lo que indica que los neoyorquinos dependen mucho más del transporte público. Pero es más o menos lo mismo que está experimentando el metro de Londres y está muy por debajo de lo que el metro de París y los sistemas de trenes de cercanías tenían a principios de verano.

Las estadísticas de movilidad comunitaria de Google ofrecen otra forma de comparar la cantidad de personas que se desplazan por el mundo. En la actualidad, las visitas a establecimientos comerciales y recreativos en Manhattan (no se dispone de una estimación para toda la ciudad de Nueva York) siguen siendo inferiores en más de un 60% a las cifras anterior a la pandemia, un descenso similar al de las ciudades europeas pero mucho mayor que el de Hong Kong o Ciudad de México.

PUBLICIDAD
Todavía no se sale mucho de casa
Movilidad en el comercio minorista y el ocio en comparación con la línea de base anterior a la pandemia*
*Media móvil de siete díasdfd

Las estadísticas de OpenTable sobre los restaurantes que están permitiendo a los clientes sentarse en el comedor y que utilizan su servicio de reservas, por su parte, muestran que Nueva York está más o menos igualada con San Francisco, cerca de la parte inferior del grupo.

Todavía no se come mucho fuera de casa
Restaurantes de reservas y sin cita previa, cambio porcentual respecto a 2019*
*Promedio móvil de siete díasdfd

En una nota similar, el Índice Pret de Bloomberg sobre el volumen de transacciones en las tiendas de bocadillos Pret a Manger Ltd. en los principales centros financieros del mundo muestra que Nueva York está muy por detrás de Londres, Hong Kong y París. El panorama es aún peor para el sector del alojamiento de la ciudad, ya que un reciente informe de la American Hotel & Lodging Association y Kalibri Labs proyecta un descenso del 88,4% en los ingresos por viajes de negocios para Nueva York en 2021 en relación con 2019. Sólo se espera un porcentaje de disminución mayor para Boston y San Francisco. En las estadísticas semanales de ocupación de oficinas mantenidas por Kastle Systems, Nueva York se situó por delante de San Francisco y San José, con un 28,1% de registros de tarjetas de seguridad en la semana del 15 de septiembre respecto a la norma anterior a la pandemia.

Los alquileres de los apartamentos son, por supuesto, otra cuestión, ya que la estimación de Apartment List de la mediana de alquileres pagados por los recién mudados muestra que Nueva York superó los niveles prepandémicos por primera vez en agosto. Esto contrasta con San Francisco y Washington, donde los alquileres aún no se han recuperado del todo. Por otro lado, los alquileres en la ciudad costera de Florida, Boca Ratón, han pasado de ser un 11% más bajos que los de Nueva York a un 7% más altos en el transcurso de la pandemia.

PUBLICIDAD
Aumentan los alquileres de apartamentos 
Mediana de los alquileres de un dormitorio para los recién mudadosdfd

Si el alquiler medio de Nueva York le parece bajo, recuerde que es una gran ciudad con cinco distritos, y que hay diferentes formas de medir los alquileres. La estimación de RentCafe sobre el alquiler medio de apartamentos de todos los tamaños en Manhattan es de US$4.072, un poco menos que la cifra anterior a la pandemia. Por su parte, los datos de Zumper sobre los precios de venta muestran que el alquiler medio de un departamento de una habitación en Nueva York alcanzó los US$2.810 en agosto, superando a San Francisco como el mercado más caro del país.

Este aumento de los alquileres es una señal de que se está recuperando la confianza en el futuro de la ciudad, pero también es algo trágico, dado que la mayoría de los neoyorquinos no pueden permitirse apartamentos de un dormitorio de US$2.810. A diferencia de San Francisco y sus suburbios (y aún más, del área metropolitana de San José-Sunnyvale-Santa Clara, justo al sur), Nueva York no es especialmente próspera. La renta media de los hogares de la ciudad apenas ha sido superior a la del país en los últimos años, y probablemente se sitúe por debajo de ella en 2020. Había indicios de que los elevados precios de los bienes inmuebles estaban alejando a la gente de la ciudad antes de que llegara la pandemia, y aunque el sorprendente aumento de la población de Nueva York en el censo de 2020 fue tomado por algunos como prueba de que las estimaciones anteriores del censo que mostraban un descenso de la población a partir de 2016 eran erróneas, creo que es una interpretación errónea: el descenso de la población puede haber sido real, solo que partiendo de una base más alta de lo que se pensaba.

La oleada de delitos violentos que comenzó el verano pasado es otro problema. Es peor en otros lugares que en Nueva York, donde los asesinatos tienden ahora a la baja y los tiroteos han dejado de aumentar en relación con el año pasado, pero la ciudad sigue siendo más peligrosa que antes de la pandemia. También se ha ensuciado mucho más debido a los recortes del Departamento de Saneamiento y a la escasez de trabajadores, algo que tampoco es exclusivo de Nueva York, pero que aquí supone un reto especialmente importante. Por último, aunque la recaudación de impuestos ha sido mucho mayor de lo previsto el año pasado y a principios de este año, todavía faltan miles de millones para que la ciudad pueda pagar sus facturas cuando se acabe la ayuda federal para la pandemia.

PUBLICIDAD

El 20º aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 ha brindado la oportunidad de maravillarse de la capacidad de recuperación de Nueva York en el pasado. Inmediatamente después del 9/11, la ciudad parecía estar permanentemente dañada. Algunos especularon que las grandes ciudades y los altos edificios de oficinas pasarían de moda. En cambio, la mayor ciudad del país volvió a rugir.

¿Lo hará de nuevo? Sí, creo que sí. Pero el Covid-19 ha matado a muchos más neoyorquinos y ha causado muchos más daños económicos que el 9/11, y la revolución del trabajo a distancia que generó ya ha sido más amplia y duradera que la fobia a los edificios altos posterior al 9/11. La recuperación de Nueva York va a ser un camino largo y difícil, y actuar como si ya estuviéramos allí parece un gran error.