Viajes

¿Cómo es visitar Dubái ahora?

Si planea visitar pronto o luego de que se disipen las inseguridades al Covid-19, esto es lo que debe saber sobre la capital anfitriona de la Expo Universal.

¿Cómo es visitar Dubái ahora?
Por Abeer Abu Omar y Ben Bartenstein
26 de septiembre, 2021 | 06:00 PM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — El bullicio a la hora del almuerzo en el centro financiero de Dubái refleja claramente cómo está afrontando la ciudad la pandemia del coronavirus: la presencia de gente de negocios vuelve a estar en pleno apogeo, muchos restaurantes tienen que reservarse con antelación y los autos deportivos de lujo pululan por las entradas de los hoteles de cinco estrellas de la zona. Está muy lejos de los aparcamientos vacíos y las oficinas desiertas del año pasado.

Si existe la normalidad prepandémica en 2021, Dubái está dispuesta a mostrarla. El turismo internacional se reanudó hace más de un año, y la ciudad cuenta con normas relativamente indulgentes para combatir la propagación del Covid-19. Esto se debe a que los Emiratos Árabes Unidos, de los que forma parte Dubái, son una de las naciones más vacunadas del mundo. Según Bloomberg ‘s Vaccine Tracker (el Rastreador de Vacunas de Bloomberg en español), alrededor del 75% de la población adulta está totalmente vacunada.

Ahora, se abre a millones de visitantes para la Exposición Universal, que tendrá lugar en las afueras de la ciudad desde el 1 de octubre hasta el 31 de marzo del 2022, luego que la exposición se retrasara un año por la pandemia. Dubái prevé que atraerá 25 millones de visitas, tanto virtuales como presenciales.

PUBLICIDAD

La cifra es menos llamativa si se tiene en cuenta la escala de la Expo. La zona es tan grande como 600 estadios de fútbol, llenos de espectáculos arquitectónicos de unos 190 países. El de los Emiratos Árabes Unidos está diseñado por Santiago Calatrava y tendrá forma de halcón en vuelo; el pabellón de Canadá es un altísimo anillo hecho de celosía de madera con un “teatro de 360 grados” en su centro; y Holanda ha construido una granja vertical en forma de cono.

Para evitar que se produzca un evento de super difusión de Covid-19, los visitantes deberán cumplir normas similares a las que se aplican al entrar en el país: pueden mostrar tarjetas de vacunación o pruebas de PCR negativas realizadas en un plazo de 72 horas. (Al cruzar la frontera, el conjunto de los vacunados debe presentar también un resultado negativo, y se aplican disposiciones más estrictas a los que proceden de determinados países, incluyendo pruebas que sólo son válidas durante 48 horas y la obligación de permanecer en cuarentena hasta que un segundo hisopado, tomado en el aeropuerto, salga negativo).

La esperanza es que Dubái pueda mantener su buen historial (todos los EAU registran actualmente menos de 500 nuevas infecciones al día) incluso si la afluencia de público a la Expo es tan astronómica como la ciudad espera. Al fin y al cabo, la exposición es sólo una de las formas en que Dubái está apostando por el turismo. Las medidas de salud pública y el bajo número de casos están atrayendo también a los viajeros de negocios, a los asistentes a congresos y a los turistas. Tras registrar casi 17 millones de llegadas internacionales en 2019, Dubái espera que 27 millones de personas pasen por la ciudad en 2021, objetivo que aún está lejos de alcanzar, con unos 3 millones de visitantes en los primeros siete meses del año y más de 50 millones en 2022.

PUBLICIDAD

El escenario gastronómico

La escena gastronómica de Dubái ha resistido muy bien la pandemia. Aparte de un cierre total en abril de 2020, los lugares culinarios de la ciudad han mantenido sus puertas abiertas, aunque con distanciamiento social y mandatos de mascarilla. Muchos restaurantes de alta cocina también han entrado en el juego del reparto, ofreciendo a los visitantes comidas de ocho platos llevadas en moto.

Hoy en día, las tarjetas de vacunación sólo se exigen si está sentado en un bar, y el gobierno ha limitado las mesas de los restaurantes a grupos de 10 personas. Se sabe que los funcionarios imponen fuertes multas a los establecimientos que incumplen las normas, por lo que la aplicación de las mismas ha sido fiable en todos los casos.

Sin embargo, estas normas están sujetas a cambios periódicos, como ocurre en todas partes. Las últimas actualizaciones permiten que los restaurantes y cafés puedan abrir hasta las 3 de la madrugada (la hora a la que solían cerrar antes del coronavirus) y reducen el requisito de distanciamiento social a 1,5 metros desde los 2 metros que tenían establecidos.

A medida que Dubái va saliendo de sus tórridos meses de verano, joyas junto a la playa como Folly by Nick & Scott y Tasca resultan cada vez más agradables. Este último es la primera apertura internacional del chef con estrella Michelin José Avillez, con asientos alrededor de la piscina del sexto piso del hotel Mandarin Oriental, con vistas al Burj Khalifa, y un menú de tapas portuguesas magníficamente emplatadas (pida el ceviche de gambas, servido dentro de limas huecas). Amazónico, en el elegante centro financiero de Dubai, cuenta con una terraza exterior de varios niveles que parece una selva, un escenario adecuado para platos que se inspiran en el Amazonas peruano y en la cocina nikkei japonesa (piense en el tiradito de hamachi con maracuyá).

Una nueva razón para aventurarse en el interior: Puerto 99, un agradable restaurante mexicano situado en la nueva isla artificial de Dubai, Bluewaters. Intentar no bailar al ritmo de sus actuaciones de mariachis es una batalla perdida.

El regreso de la cultura

El turismo está haciendo un gran reinicio en Dubái, lo que se traduce en un montón de opciones a lo largo del espectro de cuidados contra el Covid-19.

PUBLICIDAD

Si le preocupa el Covid-19: un paseo por el distrito residencial de Karama permite a los visitantes ver la fusión de la vieja y la nueva Dubái, con calles bordeadas de murales y cafés de la vieja escuela. Por la noche, un paseo por el Canal Boardwalk desde Business Bay hasta Jumeirah ofrece unas vistas impresionantes del horizonte de la ciudad con bastante menos tráfico de personas que en el centro de Dubái. Muchas empresas turísticas ofrecen cruceros nocturnos y paseos por el desierto, dos formas más relajantes de disfrutar de las vistas de los alrededores sin tener que poner un pie en el interior.

Si necesitas un regreso suave: el distrito histórico de Al Fahidi ofrece a los que llegan por primera vez una muestra del viejo Dubai; sus callejones muestran la arquitectura de piedra y madera de palma que existía aquí mucho antes de que los rascacielos se impusieran. Tanto en los “zouks” del distrito como en los mercados del otro lado del arroyo de Dubai, los visitantes pueden regatear por oro, especias y alfombras.

La sensación es decididamente más moderna a lo largo de la avenida Alserkal, donde se encuentran las galerías de arte y los cafés de moda. Se puede pasar la mayor parte del día explorando este hervidero de cultura contemporánea, con paradas en el Cinema Akil para ver películas indie al aire libre y en A4 Space, una tienda conceptual orientada a la sostenibilidad y un lugar de encuentro comunitario.

PUBLICIDAD

Si quieres fingir que la pandemia nunca ocurrió: Bla Bla, el amplio club de playa de la Jumeirah Beach Residence de Dubai, ha atraído a cientos (y a veces incluso a miles) de personas a sus fiestas de fin de semana, con salas temáticas, DJs y bandas en directo. Aquí las mascarillas están prácticamente fuera de la vista, aunque el personal vigila los bailes alborotados.

Y, por supuesto, está la Expo de Dubai, un proyecto multimillonario que pretende literalmente “unir al mundo”. El día de la inauguración, el 1 de octubre, se convertirá en uno de los mayores acontecimientos presenciales desde que comenzó la pandemia, con curiosos que acudirán a cientos de pabellones que representan los temas de la sostenibilidad, la movilidad y la oportunidad. Promete ser un espectáculo. El pabellón egipcio contará con estatuas originales de faraones antiguos, mientras que el “distrito de la movilidad” permitirá a los visitantes probar vehículos autónomos y ver en qué trabajan los ingenieros de aviación para la próxima generación de aviones.

PUBLICIDAD

Cómo moverse

Durante la mayor parte del año, Dubái no es una ciudad que se pueda recorrer a pie, debido a las temperaturas que alcanzan los 49 grados Celsius (120 grados Fahrenheit).

Pero tanto si se trata de usar autobús, un taxi, el metro o el auto, el gobierno se ha asegurado de que los pasajeros y los conductores cumplan normas estrictas. Los taxis y los servicios de transporte por carretera exigen que todos los ocupantes del vehículo lleven mascarilla, y se permite un máximo de tres personas por viaje.

Las barreras de plexiglás de los taxis, antes comunes, han desaparecido en su mayoría; la mayoría de los vehículos siguen ahora un simple mandato de mascarilla. Los productos desinfectantes también están presentes en todos los vehículos de transporte público.

PUBLICIDAD

En el metro, todo sigue igual y, si acaso, la cantidad de pasajeros está aumentando, ya que el servicio se extenderá a las afueras de la ciudad el 1 de octubre, para ayudar a los visitantes a llegar a la zona de la Expo. Llegar desde la estación de Dubái Marina lleva unos 15 minutos.

Descargue la aplicación de la Autoridad de Carreteras y Transporte de Dubái (RTA) si piensa tomar el metro. Te permite añadir dinero a las tarjetas que introduces en cada estación, lo que minimiza los puntos de contacto en el trayecto.

La persistente etiqueta relacionada al Covid-19

Lleve una mascarilla. En la ciudad, todo el mundo lleva una en todos los espacios públicos, tanto en el interior como en el exterior, incluyendo los centros comerciales, los hoteles y los restaurantes. (Hay excepciones para comer, beber y hacer ejercicio al aire libre). Las multas por no cumplir la norma de llevar mascarilla pueden ascender a miles de dólares y, para evitar confusiones, los lugares públicos están obligados a colocar señales que indiquen dónde hay que llevarla.

PUBLICIDAD

Casi dos años después de la pandemia, la gente opta por chocar los puños o saludarse verbalmente. Todo el mundo está de acuerdo en que el contacto humano en Dubái, por ahora, es probablemente cosa del pasado.

Ver más: ¿Cómo es visitar Estambul ahora?

Consultá el Monitor COVID-19 de Bloomberg Línea

PUBLICIDAD