Tecnología

US$190 millones en capital, un nuevo producto y en Miami? Jeeves lo hace todo

La fintech, que pasó de Y Combinator a una valuation de US$ 500 millones en un año, anuncia un nuevo producto de crecimiento y mira a Miami como una posible sede

Dileep Thazhmon, CEO de Jeeves, y Matt Hafemeister, jefe de crecimiento
Por Marcella McCarthy (Brasil)
29 de septiembre, 2021 | 08:00 AM

Miami — Jeeves, la fintech que ha reunido rondas consecutivas de inversionistas notables durante los últimos meses y creciendo a lo que se describiría adecuadamente como un ritmo loco, gana más protagonismo. Hoy, la compañía, que es “primero remota”, se lanzó por primera vez en México y está construyendo una “plataforma de gestión de gastos todo en uno” para startups globales, anunció el lanzamiento de un nuevo producto de crecimiento. La firma aprovechará un modelo de financiamiento basado en ingresos y facilitará que las nuevas compañías y otras compañías con ingresos recurrentes obtengan capital de deuda. La compañía también dijo que está “considerando” Miami como posible sede.

“La deuda es más barata que el patrimonio equidad y mucho más flexible, y hay menos dilución para los fundadores”, dijo Matt Hafemeister. Es el exsocio de a16z (también conocida como Andreessen Horowitz) que recientemente dejó la prestigiosa firma de Silicon Valley para ocupar el cargo de director de crecimiento en Jeeves, y cuya idea fue para el nuevo producto, me dice la compañía. Hafemeister, que tiene poco más de 20 años y se graduó de la universidad en 2017 y la secundaria en 2013 (según su perfil en LinkedIn), pasó su carrera de cuatro años como socio de a16z antes de unirse a Jeeves.

Pero primero, recapitulemos. Hafemeister conoció a la compañía y a sus fundadores cuando a16z lideró su Serie A de US$131 millones, que cerró en mayo de 2021 y se anunció en junio de este año. Posteriormente, la compañía recaudó una Serie B de US$57 millones a una valuation de US$500 millones que se anunció a principios de este mes.

PUBLICIDAD

“Hoy tenemos operaciones en 20 países. El año pasado, en este punto estábamos operativos en, bueno, ninguno”, dijo Dileep Thazhmon, cofundador y CEO de Jeeves. Para ser claros, el año pasado en este punto, la compañía acababa de terminar la tanda de verano de 2020 de Y Combinator. Si esta historia suena a torbellino, es porque lo ha sido.

Thazhmon, un fundador por tercera vez, dijo a Bloomberg Línea que la compañía pasó unos 12 meses en modo sigiloso construyendo su tech stack antes de emerger con una lista de inversores ángeles como el CEO de Nubank, David Velez, el CEO de Kavak, Carlos García, el cofundador de Rappi, Sebastian Mejia, el CEO de Bitso, Daniel Vogel, y el CEO de Loft, Florian Hagenbuch, por nombrar algunos.

Los inversionistas de unicornios de Latinoamérica se enteraron de Jeeves desde el principio porque la compañía se lanzó por primera vez en la región.

PUBLICIDAD

¿Por qué todo el bombo?

Pocas compañías se lanzan con un producto global desde el primer día, pero ese era exactamente el plan de Thazhmon. Como ex fundador de una compañía con operaciones en Israel y los EE. UU., él sabía de primera mano lo doloroso que era tener las finanzas de su startup en múltiples monedas. También se enteró de que en América Latina, una tarjeta de crédito corporativa puede ser especialmente difícil de conseguir y, para startups, fue un completo fracaso. A medida que entramos en una década iniciada por una pandemia y con gran parte de la fuerza laboral corporativa mudándose a casa (o donde quieran), las fronteras prácticamente se han desvanecido y cada vez más compañías tienen operaciones globales. Si bien la vida laboral se ha vuelto más fácil en muchos aspectos, esta migración ha hecho que la reconciliación entre el back office y el departamento financiero sea más dolorosa. Al igual que Thazhmon, las startups tienen los mismos obstáculos que él.

Con una tarjeta de crédito corporativa que ofrece 30 días de crédito que se puede reembolsar en varias monedas, la startup surgió como una de las favoritas. “Si se expande de México a Brasil, podemos simplemente cambiar todo en el backend, pero puedes devolvernos el dinero en pesos o reales”, dijo Thazhmon. “Ofrecemos capital en la moneda de cualquier país donde estemos”, agregó Hafemeister.

Y operar en nuevos mercados para Jeeves fue fácil, porque, como Uber, construyeron una tech stack que podría simplemente “encenderse” en nuevos mercados. Hoy están en la Latinoamérica hispanohablante, Brasil (que consideran por separado debido a su idioma y proporciones gigantescas), Reino Unido/Europa y Canadá/EE.UU.

Crecimiento sostenible

Lo que comenzó como una fintech que ofrecía una tarjeta corporativa para startups rápidamente se ha convertido en una compañía que ofrece financiamiento basado en ingresos, que es el mismo que obtener un préstamo basado en sus ingresos futuros; ese es el primer producto que liderará Hafemeister. A diferencia de otras startups en un espacio similar (como Pipe, con sede en Miami), Jeeves suscribe los préstamos por si misma, motivo por lo cual cuando recaudó su Serie A, alrededor de US$100 millones estaban en deuda.

La idea es que los fundadores pueden cerrar hasta US$10 millones en deudas en 24 horas, dice la compañía.

Hafemeister proclamó: “Los mercados de capital de deuda finalmente están abiertos para Latinoamérica”.

PUBLICIDAD

Muchos fundadores de startups se han encontrado dirigiendo una startup durante y al mismo tiempo viajando y recaudando capital. Además de ser completamente agotador, les quita la vista del premio: el crecimiento y el resultado final de su startup. Cuanto más rápido puedan obtener el efectivo en el banco sin tener que diluirse hasta la extinción, más rápido podrán volver al trabajo que empezaron a hacer en primer lugar: resolver un problema y ganar dinero mientras lo hacen.

Ojo en Miami

Cuando entrevisté a Thazhmon por teléfono, estaba en Austin, pero me dijo que la próxima semana llegaría a Miami para probar la ciudad durante tres meses. La compañía actualmente no tiene una sede y tiene alrededor de 10 empleados en los EE.UU.; los otros 55 están repartidos por todo el mundo. Hasta el fin de año, espera tener “150-170″ empleados y está buscando un lugar al que Jeeves pueda considerar su hogar. “Soy originario de Florida, por lo que esto no sería totalmente nuevo para mí”, dijo.


PUBLICIDAD

Le puede interesar

Amazon lanza Astro, un robot doméstico de US$1.000 controlado por voz

PUBLICIDAD

Cómo un equipo de esposos construyó una fortuna de US$12.000 millones con una startup

Kavak, con ADN venezolano, es la segunda empresa privada más valiosa de Latam

PUBLICIDAD