Índice de materias primas toca récord mientras repunte mundial enfrenta escasez

El índice Bloomberg Commodity Spot supera el máximo visto en 2011.

El aluminio y el cobre se han disparado debido a la escasez de suministros mundiales, y una sequía en Brasil ha elevado el costo del café y el azúcar.
Por Gerson Freitas Jr.
04 de octubre, 2021 | 09:39 PM

Bloomberg — Un indicador de materias primas se disparó a un máximo histórico a medida que el resurgimiento de la demanda de materias primas choca con las limitaciones de la oferta, lo que contribuye a avivar los temores de inflación en todo el mundo.

El índice Bloomberg Commodity Spot, que rastrea 23 contratos de futuros de energía, metales y cultivos, subió un 1,1% el lunes, superando un récord de 2011. El índice ha aumentado más de un 90% desde que alcanzara un mínimo de cuatro años en marzo del año pasado.

Entre los principales beneficiarios se encuentran las materias primas energéticas como el gas natural, que se ha disparado en medio de una escasez tanto en Europa como en China que amenaza con extenderse a otras partes del mundo. El petróleo subió el lunes a su nivel más alto en casi siete años, después de que la OPEP+ decidiera mantener un aumento gradual de la oferta, incluso cuando la crisis del gas va a impulsar la demanda de crudo para generar energía.

Ver más: Panel asesor de OPEP+ recomienda mantener aumento de oferta planeado

PUBLICIDAD
Los precios superan los niveles registrados durante el superciclo liderado por China.

Mientras tanto, la reapertura de las principales economías ha desatado la demanda de combustible para el transporte y de todas las materias primas utilizadas en la manufactura. Esto ocurre en un momento en el que los nuevos desarrollos mineros y petroleros se han estancado, China está reponiendo las reservas de cultivos y el mal tiempo está perjudicando a los principales exportadores de productos agrícolas.

El aluminio y el cobre se han disparado debido a la escasez de suministros mundiales, y una sequía en Brasil ha elevado el costo del café y el azúcar. Los futuros del algodón subieron la semana pasada a su nivel más alto en una década a causa del mal tiempo y los cuellos de botella en los envíos, lo que elevó los costos de la ropa en todo el mundo.

Ver más: Problemas en las cadenas de suministro alcanzan pantalones de gimnasia y sofás

PUBLICIDAD

Los persistentes déficits fiscales y las bajas tasas de interés también han hecho que las materias primas sean más atractivas para los inversores que buscan una cobertura contra la inflación. Los choques de precios ya han sido comparados con la mezcla de estancamiento económico e inflación impulsada por el petróleo que dominó la década de 1970, denominada estanflación.

Ganadores y perdedores de las materias primas en 2021

Paradójicamente, la afluencia de fondos a las materias primas sólo ha contribuido a alimentar aquello de lo que los inversores buscan protegerse. El repunte de las materias primas de este año ha elevado el costo de todo, desde la gasolina y las viviendas de nueva construcción hasta la carne y los autos. Esto ha contribuido a centrar el debate sobre la inflación y ha llevado a los responsables de formular políticas a considerar la posibilidad de reducir las inyecciones masivas de efectivo en la economía.

Entre los expertos en materias primas, hay opiniones contradictorias sobre cuánto más puede subir el rally. Algunos bancos, incluido JPMorgan Chase & Co., han planteado la idea de que las materias primas están entrando en un superciclo, una tendencia alcista de largo plazo. Algunos alcistas apuntan a la transición energética, que puede traer inversiones masivas en nueva infraestructura y, específicamente, aumentar la necesidad de metales en baterías, paneles solares y turbinas eólicas.

Pero, como ocurre con cualquier auge de las materias primas, es casi seguro que las subidas de precios estén sembrando la semilla de su propia desaparición final, al fomentar las inversiones en nueva oferta. Por ejemplo, Century Aluminum Co. está aumentando la capacidad de producción del metal en una fundición de Carolina del Sur, mientras que en junio, la República Democrática del Congo desveló las conversaciones para reabrir una mina de cobalto en el país.

A pesar de que los productores de petróleo de EE.UU. se han comprometido a mantener su producción, la alianza OPEP+ tiene el potencial de añadir millones de barriles de suministros diarios. Además, el Covid-19 sigue impidiendo el pleno retorno a la actividad económica normal en gran parte del mundo, con el potencial de volver a frenar la demanda de energía.

El incremento de los precios ya se ha desvanecido en el caso de algunas materias primas, después de que la preocupación por la oferta resultara exagerada. La harina de soja y la madera, que subieron a principios de 2021, han perdido las ganancias del año. El oro ha caído a medida que los bancos centrales señalan que reducirán los estímulos y el dólar se fortalece, reduciendo el atractivo del lingote como refugio seguro.

La subida de precios de este año ha llevado a China a iniciar una campaña para frenar los precios, ordenando a las empresas estatales que limiten su exposición a los mercados de materias primas en el extranjero y vendiendo metales como el cobre, el aluminio y el zinc de las reservas estatales.

PUBLICIDAD

Ver más: Aumento de inflación manufacturera en China añade presión a los precios globales

Con la crisis energética y las restricciones a la contaminación, la producción china de acero se ha desplomado, reduciendo la demanda de mineral de hierro.

Goldman Sachs Group Inc. ha dicho que los esfuerzos del país serán probablemente en vano porque China ya no dicta los precios de las materias primas, dada la fuerza de la demanda procedente de EE.UU. y Europa.

Con la asistencia de Joe Deaux y Simon Casey.