Salud

Píldora Covid-19 de Merck se enfrenta al riesgo que el virus pueda vencerla

El tiempo del tratamiento es corto, lo que significa que los virus tienen pocas oportunidades de evolucionar hacia formas resistentes.

Merck
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La píldora experimental de Merck & Co. para el Covid-19 debería ir acompañada de otros tratamientos tan pronto esté disponible para reducir el riesgo de resistencia a los fármacos que limitaría su eficacia, afirmó el director de la fundación Wellcome, Jeremy Farrar.

Aunque todavía no ha sido autorizado por los organismos reguladores, el molnupiravir de Merck ha sido aclamado como un posible avance, ya que podría ser relativamente barato y fácil de fabricar, no requiere infusión y ha demostrado que reduce el riesgo de hospitalización en un ensayo. Sin embargo, es posible que deba combinarse con otros fármacos para evitar la resistencia, según Farrar.

La resistencia se produce cuando los virus y las bacterias evolucionan para desvirtuar o derrotar el mecanismo de ataque de los fármacos. Es una preocupación constante en el caso de los antivirales y los antibióticos, y ya se ha observado en tratamientos con Covid-19, como la terapia de anticuerpos de Eli Lilly & Co. Farrar sugirió que la píldora de Merck no sería una excepción, a pesar del optimismo de que pueda ser una nueva y potente arma para combatir la pandemia.

Ver más: Píldora Covid-19 de Merck cambia destino de la farmacéutica tras vacuna fallida

“La idea de que se pueda disponer de un fármaco oral que se pueda tomar en cuanto se tenga una sospecha de infección, es un gran paso adelante a nivel mundial”, dijo Farrar. Pero destacó la importancia de combinarlo con otros fármacos lo antes posible para “retrasar la aparición de resistencias”.

Experimentos anteriores

Aunque esto es siempre una preocupación para los antiinfecciosos, la probabilidad de que se convierta en un problema grave para el molnupiravir parece ser baja, dijo Nick Kartsonis, vicepresidente senior de investigación clínica de enfermedades infecciosas y vacunas en los Laboratorios de Investigación Merck. Experimentos anteriores con otros virus demostraron que la evolución de las mutaciones resistentes era rara, dijo.

El tiempo del tratamiento es corto, lo que significa que los virus tienen pocas oportunidades de evolucionar hacia formas resistentes. Otra razón radica en el mecanismo de acción del fármaco. El molnupiravir, creado por investigadores de la Universidad de Emory y otros centros académicos y posteriormente autorizado por Ridgeback Therapeutics LP, socio de Merck, funciona introduciendo errores en el material genético del coronavirus. Los errores son luego replicados hasta que el virus desaparece.

Los análisis de Merck han demostrado que los errores inducidos por el fármaco se distribuyen de forma más o menos aleatoria por todo el genoma viral. Eso significa que el virus tiene menos oportunidades de desarrollar formas mutantes que superen esos errores.

“Eso en sí mismo hace que la resistencia sea algo difícil”, dijo Kartsonis.

Aun así, aunque Merck no está buscando combinaciones en este momento, el molnupiravir puede ser más eficaz si se utiliza con otros fármacos que den buenos resultados, dijo Kartsonis. Esto también podría reducir aún más el potencial de resistencia, dijo.

Atacando los patógenos

Muchos fármacos han sido mucho más eficaces en combinación que cuando se utilizan por separado. Los primeros fármacos desarrollados para el VIH, cuando se utilizaban por separado, dejaban de funcionar rápidamente porque evolucionaban cepas resistentes que podían vencer el ataque de los fármacos. Al atacar a los patógenos desde varios ángulos, los cócteles de fármacos hacen menos probable la evolución de esas variantes. Ahora, los tratamientos combinados contra el VIH siguen siendo eficaces en pacientes individuales durante años.

Ver más: Datos preliminares muestran que tratamiento de Merck inhibe variantes de Covid-19

Otras numerosas empresas están trabajando en píldoras para tratar el Covid-19 mediante diversos enfoques. Pfizer Inc. inició este verano los ensayos de última fase de un tratamiento oral y espera obtener datos antes de finales de año. La terapia experimental de Redhill Biopharma Ltd., opaganib, redujo las muertes en un grupo de pacientes con Covid-19 moderadamente grave, según datos publicados a principios de este mes. La propia Wellcome ha prometido 8 millones de libras (US$11 millones) para un proyecto, denominado Covid Moonshot, destinado a encontrar un fármaco que bloquee una proteína clave que el coronavirus utiliza para replicarse.

Un primer estudio publicado la semana pasada demostró que el molnupiravir tiene el potencial de reducir la tasa de hospitalización y muerte en alrededor de un 50% en pacientes con Covid-19 leve o moderado. Una píldora de Covid-19 ampliamente disponible podría ser “enormemente importante” en los países en desarrollo, donde el acceso a los hospitales es limitado y las vacunas no están fácilmente disponibles, dijo Farrar.

Alineación

Los países ya están haciendo fila para asegurarse el suministro del medicamento de Merck. La empresa ha dicho que solicitará la autorización en Estados Unidos lo antes posible y las autoridades farmacéuticas de la Unión Europea podrían iniciar una revisión continua del fármaco que podría acelerar la autorización en ese país.

Aún así, la prevención de la enfermedad mediante vacunas sigue siendo una estrategia mejor que la de confiar en el tratamiento, según declaró el miércoles el asesor presidencial estadounidense Anthony Fauci.

La fundación Wellcome ha estado luchando por un acceso más equitativo a las vacunas, pruebas y tratamientos para el Covid-19 y está financiada por una cartera de inversiones de 29.000 millones de libras (US$39.000 millones). Farrar habló en una entrevista previa a una conferencia de Gesda, el Acelerador de la Ciencia y la Diplomacia de Ginebra, un grupo que trata de acercar a científicos y políticos.

Ver más: Monitor Covid: Así avanza la vacunación y los casos en América Latina