Green

Atletas olímpicos advierten por desastre climático que han visto de primera mano

Los mejores competidores del mundo aseguran que es imposible ignorar las pruebas del calentamiento global.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La snowboarder Jamie Anderson pasó parte del verano y del otoño del Hemisferio Norte en Suiza preparándose para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. En sesiones anteriores en los Alpes, la mujer de 31 años dijo que podía ver cómo se desprendía un trozo de hielo de un glaciar. Este año, los vio romperse y caer en pedazos. Notó más cascadas que nunca mientras practicaba sus giros y agarres.

Es “un testimonio puro y físico de lo espantoso que es el cambio climático”, dijo Anderson, dos veces medallista de oro olímpica. “Puedes ver el declive de los glaciares”.

Muchos de los mejores atletas del equipo de EE.UU. dijeron que vieron de cerca el deterioro de las condiciones este verano, mientras se preparaban para los Juegos Olímpicos de Pekín que tendrán lugar en febrero. Los esquiadores y snowboarders de élite suelen entrenar en los glaciares de los Alpes, las Rocosas y otras zonas de gran altitud fuera de la temporada, además de sus entrenamientos regulares fuera de la nieve. En una cumbre del equipo olímpico estadounidense celebrada el lunes, dijeron que el aumento de las temperaturas está cambiando sus deportes alpinos.

El esquiador Alex Hall, que ahora se entrena en Saas-Fee, Suiza, dijo que en los últimos cinco años los veranos han parecido más largos, las temporadas de esquí se han acortado y los equipos del parque se esfuerzan por mantener el terreno. “Hay mucho deshielo”, dijo. “Están haciendo todo lo posible para mantener los parques”.

La snowboarder Maddie Mastro se especializa en el halfpipe, que requiere mucha nieve para construir la rampa, y dijo que las instalaciones son cada vez más escasas en todo el mundo debido a las condiciones climáticas.

Las biatletas Clare Egan y Susan Dunklee, cuyo deporte combina el esquí de fondo y el tiro al blanco, dijeron que hay menos nieve natural que nunca en los lugares donde compiten, y que esta es sustituida por la fabricada artificialmente.

“Los lugares en los que competimos pueden producir la nieve se produzca y que la carrera se desarrolle para los atletas de élite”, dijo Dunklee. “Mi preocupación es, como amante de la nieve, querer ver nieve en los lugares donde un esquiador recreativo ha podido esquiar históricamente”.

Las temperaturas más cálidas han dañado las áreas alpinas en todas las altitudes y en todo el mundo. Es posible que algunas ciudades que anteriormente albergaron a los Juegos Olímpicos de Invierno, como Sochi, en Rusia, y Garmisch-Partenkirchen, en Alemania, nunca vuelvan a ser lo suficientemente frías como para albergar deportes alpinos de alto nivel, según investigadores dirigidos por la Universidad de Waterloo en Ontario.

Los Juegos de Pekín pueden poner a prueba los límites de la nieve artificial. Los eventos al aire libre se celebrarán en las montañas del norte de la capital, donde las nevadas típicas son de sólo 7 a 8 pulgadas (20 centímetros) al año. Fabricar suficiente nieve requerirá unos 49 millones de galones de agua, y antes de que se aprobara la oferta, el Comité Olímpico Internacional expresó su preocupación por que “Pekín haya sobrestimado la capacidad de recuperar agua para fabricar nieve”.

Los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio experimentaron la versión veraniega del caos climático, cuando las temperaturas récord de julio obligaron a los organizadores a reprogramar algunos eventos diurnos y trasladar las maratones y las carreras a pie más de 500 millas (800 kilómetros) al norte hasta Sapporo en busca de aire más fresco.

“Es bastante aterrador ver cómo sucede todo esto”, dijo Red Gerard, que ganó una medalla de oro como adolescente en los Juegos Olímpicos de 2018 en el estilo de snowboard, sobre las condiciones en las montañas. “Definitivamente es un viaje para ver cómo el cambio climático hace lo suyo”.