Cripto

La historia de shiba inu, el token meme que vale casi la mitad de Mercado Libre

La criptomoneda está habilitada dentro de la cadena de bloques del ethereum y por su valor es atractiva para los operadores minoristas.

El Shiba Inu está habilitado dentro de la cadena de bloques del Ethereum y por su valor es atractivo para los comerciantes minoristas. Con poco más de US$1, una persona puede comprar 20.000 Shib. Ilustración: @shibatoken_official
27 de octubre, 2021 | 01:47 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Línea — El shiba inu dejó de ser solo una de las razas de perros más populares de Japón y se convirtió en el rostro de dos de los tokens de un ecosistema en el que hay vida más allá del bitcoin y el ethereum. El dogecoin, que se estrenó hace siete años, y el shiba inu, fundado en 2020, no solo se caracterizan por usar una foto de uno de estos perros como imagen, sino también porque nacieron como un chiste.

Una broma que, al menos en el caso del shiba inu, ha empezado a llamar la atención, pues ha crecido 821% en el último mes a pesar de que una unidad todavía no vale ni siquiera US$1. Este criptoactivo fue creado por una persona anónima, o un grupo de ellas, bajo el nombre de Ryoshi con la promesa de ser un “token meme descentralizado que se convirtió en un ecosistema vibrante”.

PUBLICIDAD

Su capitalización de mercado ya es superior a US$32.000 millones, a las 11:36 am hora de Nueva York, con lo que supera el valor de mercado de empresas como Ecopetrol (US$31.680 millones), según su cotización en Estados Unidos, o que es casi la mitad del valor de Mercado Libre (US$76.788 millones). Incluso, es superior a fortunas como la del fundador de Softbank, Masayoshi Son.

Alrededor de él se ha formado una comunidad que hizo tendencia en Twitter el hashtag #SHIBARMY y que participa en actividades más allá de la compra y venta del token, que van desde una incubadora hasta una asociación con Amazon Smile para recolectar dinero y donar un porcentaje a la Asociación de Rescate de perros de esta raza.

PUBLICIDAD

El shiba inu está habilitado dentro de la cadena de bloques del ethereum y por su valor es atractivo para los inversores pequeños. Con poco más de US$1, una persona puede comprar 20.000 shib. Por ello, no es de extrañar que esta semana, más de 300.000 personas, con las que se llenarían cinco veces La Bombonera en Argentina o casi cuatro veces el Maracaná en Brasil, firmaran una petición en Change.org solicitándole a la plataforma Robinhood que incluya la posibilidad de comerciar con el token.

Ver más: Salto de 100% de shiba inu intensifica llamados para que Robinhood la incorpore

En total, fueron creadas 1.000 billones de estas criptodivisas que fueron divididas en dos partes: la mitad de los tokens se depositaron dentro de Uniswap, una bolsa de intercambio de criptomonedas descentralizado, y la otra mitad se entregó a Vitalik Buterin, desarrollador y creador de la cadena de bloques ethereum.

Ben Caselin, jefe de investigación y estrategia en el intercambio de criptomonedas AAX, le ha dicho a Bloomberg que la especulación es el principal impulsor del aumento de los precios y que los patrones que ha mostrado esta industria hacen pensar que eventualmente shiba inu “sea desafiado por otros proyectos y pierda gran parte de su valor”.

PUBLICIDAD

Para Clara Medalie, analista de Kaiko, las criptomonedas como shib y dogecoin han capturado la fascinación de una nueva generación de inversores y son parte de una tendencia más amplia “que hace que la valoración de los activos difiera de la realidad”.

Carlos Mesa, director de la Fundación Bitcoin Colombia, coincidió en que estos tokens tienen detrás más un movimiento popular, que funcionan para que las personas que nunca se han acercado a este mundo, lo hagan. “Son monedas meme y lo que están haciendo es un proxy para que algunas personas que están entrando conozcan más”, dijo a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Por ahora, la petición en Change.org impulsó al shiba inu más de 30% en las últimas 24 horas, según la plataforma Coingecko, y de llegar a ser realidad les permitiría a los usuarios de Robinhood, como dijo Bloomberg, tener la oportunidad de gastar su dinero en una broma basada en otra broma.

Los meme en las criptomonedas

Y es que el shiba inu se define a sí mismo como el “asesino de dogecoin”, que también nació como un chiste en pleno auge del bitcoin en 2013 y que fue creada por los ingenieros de software Billy Markus y Jackson Palmer. Ambos se inspiraron en el meme que utiliza la foto de un perro de raza shiba inu. El criptoactivo fue ganando popularidad a medida que celebridades como Elon Musk lo impulsaban en sus redes sociales.

PUBLICIDAD

El fundador de Tesla, y el hombre más rico del mundo, la calificó el domingo 24 de octubre como la criptomoneda del pueblo pero también cuando participó en mayo en el programa Saturday Nigth Live, entre chiste y chiste, dijo que sería “el futuro de las divisas” pero que, sin embargo, es un “timo”.

A la ola del dogecoin también se han montado Gene Simmons, de la banda Kiss, y el cantante Snoop Dog. Incluso, empresas como AMC han anunciado que lo reciben como forma de pago en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Ver más: Ingresos de Robinhood debajo de estimaciones por caída de operaciones cripto

“Vemos que la relevancia de la cultura pop tiene más peso que los fundamentos, especialmente cuando están involucradas personalidades famosas como Elon Musk. Los mercados están cada vez más vinculados a estos personajes, que unen a comunidades enteras de comerciantes y, posteriormente, pueden provocar grandes movimientos de mercado simplemente por su sentimiento del día. Por lo tanto, el valor de estos tokens está intrínsecamente ligado a sus patrocinadores famosos y su continua relevancia cultural pop”, manifestó Medalie a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Mesa concuerda en que se siente más como un movimiento social y puso como ejemplo que el dogecoin no tiene “un desarrollo tecnológico muy fuerte”.

Los riesgos permanecen

Ryoshi dijo que la tecnología del shib está más impulsada por la comunidad que el dogecoin, que hoy tiene un valor de US$0,25. “Nos ganamos el apodo de asesino de dogecoin, porque el valor de shib está preparado y listo para superar el valor de dogecoin. Incluso si shib nunca llega a US$0,01, entre nuestra publicidad y nuestra utilidad, va a ser proporcionalmente más que la popular moneda del meme canino”, escribió Ryoshi en el denominado libro blanco de este token.

El Dogecoin cotiza sobre los US$0,24 a las 13:00 de Nueva York.dfd

Según su fundador, ya tiene medio millón de titulares que cotizan en más de 40 intercambios, por lo que está en camino a una “inevitable” adopción de forma generalizada.

Sin embargo, su optimismo no opaca los riesgos. Bret Kenwell, gerente de Future Blue Chips, escribió un blog en la página oficial del Nasdaq que “cualquiera que compre esta criptomoneda tiene que aceptarla como una participación volátil” y que una posición debería ser tan pequeña que no “haría nada más que crear una pérdida insignificante en la cartera de uno”, de llegar a desaparecer de un momento a otro.

El lunes 25 de octubre, por ejemplo, cayó 15% durante la mañana luego de que Musk dijo en un tuit que no tenía en su cartera ningún shib. En otro tuit, dijo que había comprado bitcoin, ether y dogecoin, y “eso es todo”.

Para Medalie, los tokens de meme son “intrínsecamente riesgosos para los inversores, porque su objetivo es que “no tienen ningún fundamento más allá de ser una parodia”. Pese a esto, la analista de Kaiko insistió en que estamos en una era financiera sin precedentes que se caracteriza por la influencia cada vez mayor de la cultura pop sobre los productos de inversión, gracias al “efecto democratizador” que han creado plataformas como Robinhood y Coinbase, que permiten a cualquiera simplemente configurar una cuenta y comenzar a operar.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD