Actualidad

COP26: Cumbre comienza mientras el G-20 esquiva las preguntas más difíciles

Los líderes mundiales no lograron acordar una fecha precisa para eliminar el combustible fósil más sucio y alcanzar las emisiones netas cero.

COP26: Cumbre comienza mientras el G-20 esquiva las preguntas más difíciles.
Por Jess Shankleman y Akshat Rathi
31 de octubre, 2021 | 04:55 PM

Bloomberg — Los negociadores del clima en la cumbre COP26 confiaban en que los líderes más poderosos del mundo les dieran un impulso antes de embarcarse en dos semanas de tensas discusiones sobre quién debe hacer qué para frenar el aumento de las temperaturas globales.

En el sentido más amplio, consiguieron lo que necesitaban: cualquier consenso era mejor que una ruptura enconada. Los políticos prometieron dejar de financiar las centrales de carbón en el extranjero, abordar las fugas de metano y tomar más medidas esta década para limitar el calentamiento global. Pero no lograron acordar una fecha precisa para eliminar el combustible fósil más sucio y alcanzar las emisiones netas cero.

Ver más: Agenda semanal: Inflación en Colombia y Perú; actas de banco central de Brasil

PUBLICIDAD

La reacción en Glasgow fue de decepción. Mientras que el G-20 fue esencialmente un debate entre los mayores contaminantes del mundo -responsables del 80% de las emisiones globales-, las conversaciones de la COP reúnen a casi 200 países, incluidos aquellos que contribuyen mucho menos al cambio climático pero que pueden sufrir mucho su impacto.

COP26: Cumbre comienza mientras el G-20 esquiva las preguntas más difíciles.dfd

Es un buen comienzo, pero no impedirá que el clima se caliente más de 1,5 grados”, dijo Mohammed Nasheed, ex presidente de Maldivas y embajador de los países vulnerables al clima, refiriéndose al objetivo del Acuerdo de París de evitar que las temperaturas aumenten más de 1,5 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales. “Esto no es suficiente”, dijo.

El comunicado hará más difícil lograr el consenso entre los cientos de diplomáticos reunidos en Escocia. Los países están de acuerdo con el amplio marco en el que se basan las conversaciones, famosamente decidido en París en 2015, según el cual cada nación se compromete a hacer todo lo que pueda para reducir las emisiones, mientras que las naciones ricas proporcionan apoyo financiero para ayudar a las economías en desarrollo a aumentar su ambición.

PUBLICIDAD

Ver más: Dune es la epopeya de ciencia ficción que los traders siempre habían querido

La realidad es mucho más complicada. Por ejemplo, los líderes del G-20 acordaron en Roma que canalizarían el dinero del estímulo post-Covid hacia la acción climática y utilizarían los bancos de desarrollo para movilizar más fondos para los países en desarrollo. Eso es lo que las delegaciones de India e Indonesia dijeron a Bloomberg que sería necesario para que abandonaran el carbón. Pero la declaración del G-20 esquivó el verdadero problema: no hubo detalles concretos sobre las sumas que podrían gastarse ni la fecha en la que podrían conseguirse.

O, por ejemplo, el metano. Los países del G-20 coincidieron en que frenar las emisiones de este gas de efecto invernadero, que se calienta en exceso, es una de las formas más baratas, rápidas y viables de enfriar el planeta. Pero no llegaron a un acuerdo sobre el Compromiso Mundial sobre el Metano, cuyo objetivo es reducir las emisiones en un 30% para 2030 con respecto a los niveles de 2020.

Esta débil declaración del G-20 es lo que ocurre cuando los países en desarrollo, que soportan toda la fuerza de la crisis climática, son excluidos de la sala”, dijo Mohamed Adow, director de Power Shift Africa, una organización no gubernamental. “Al menos el proceso de la ONU está abierto a todos los países y permite que se escuche la voz de los vulnerables al clima. El club exclusivo del G-20 claramente no es adecuado para el propósito”.

Los líderes del G-20 reiteraron los objetivos de temperatura del Acuerdo de París, aunque redujeron el plazo para llegar a las emisiones netas cero. En el documento de París, los países acordaron intentar alcanzar el hito para la “segunda mitad de este siglo”, pero durante el fin de semana el G-20 acordó alcanzar la neutralidad del carbono “para mediados de siglo o alrededor de esa fecha”. Un borrador anterior del comunicado proponía una fecha de 2050; países como Rusia y China han fijado recientemente un objetivo para 2060.

Ver más: ¿De qué va la COP26? 7 datos para que entiendas la conferencia climática

PUBLICIDAD

En su intervención en la jornada inaugural de las conversaciones, el Presidente de la COP26, Alok Sharma, dijo que las conversaciones del G-20 no habían sido fáciles, pero advirtió que “una reunión -ya sea el G-20 o la COP26- no va a ser capaz de abordarlo todo”. Afirmó que se puso de manifiesto la necesidad de acelerar la acción climática en esta década. Eso significará avanzar en los detalles y en la fijación de objetivos específicos que obliguen a los países a rendir cuentas.

En muchos sentidos, el éxito de las conversaciones sobre el clima en Glasgow depende de que se recupere la confianza”, dijo Helen Mountford, vicepresidenta de clima y economía del Instituto de Recursos Mundiales, “la confianza en que el apoyo financiero prometido se entregará a los países en desarrollo, la confianza en que los principales emisores harán reducciones audaces de las emisiones y la confianza en que los nuevos compromisos corporativos son transformadores y no trucos de relaciones públicas”.

PUBLICIDAD