Tecnología

Tras el ‘binge’ de dramas, Netflix y sus rivales apuntan a los ‘realities’

La economía de la programación sin guión hace que el formato sea especialmente atractivo para los servicios de streaming que buscan ampliar su menú de ofertas originales.

netflix
Por Lucas Shaw
14 de noviembre, 2021 | 01:28 PM

Bloomberg — Cuando Brent Montgomery, productor de televisión que está detrás de la popular serie de telerrealidad Pawn Stars (El precio de la historia), conoció a Ken Goldin, un colorido magnate de las tarjetas de visita, sintió la oportunidad de crear un nuevo programa.

A principios de este año, tras asociarse con Connor Schell, antiguo ejecutivo de ESPN, Montgomery comenzó a proponer una serie sin guión que llevaría a los espectadores a la subcultura extrañamente atractiva de Goldin, que vende tarjetas de béisbol, camisetas firmadas y objetos de utilería de películas. Mientras hacía las rondas con los posibles compradores, su equipo se reunió con CNBC, ESPN y History Channel, la cadena que convirtió Pawn Stars en un éxito de larga duración. Pero al final, a pesar de su éxito en la televisión por cable, Montgomery decidió tomar un camino diferente. Vendió el programa a Netflix Inc., uno de los varios servicios de streaming que pujaban por los derechos.

Así es la competencia en Hollywood en 2021. En toda la industria, en un esfuerzo por mantener a los inconstantes e inquietos suscriptores, los servicios de streaming están compitiendo por un elemento básico de la televisión por cable y la televisión abierta, cargando agresivamente con varias formas de programación sin guión, incluidos los programas de telerrealidad.

PUBLICIDAD

“Los contenidos no guionizados son más atractivos, más fácil para el espectador atracar, más baratos y más rápidos de hacer que los guionizados”, dice Van Toffler, antiguo director de MTV, que ahora es director general de la productora Gunpowder & Sky. “Todos los streamers están muy infravalorados”.

La nueva tendencia es contraria a los primeros días de la programación original en streaming, cuando los servicios emergentes solían intentar dar la campanada centrándose en las series con guiones abundantes. CBS All Access (ahora Paramount+) empezó con Star Trek: Discovery. Disney+ arrancó con The Mandalorian (El mandaloriano en español). Apple TV+ ofreció The Morning Show. Una programación tan brillante y suntuosa consiguió generar mucha atención de los medios de comunicación, pero también tendió a dejar a los suscriptores con ganas de más.

La economía de la programación sin guión hace que el formato sea especialmente atractivo para los servicios de streaming que buscan ampliar su menú de ofertas originales. Una temporada completa de un reality show como FBoy Island en HBO Max cuesta lo mismo que uno o dos episodios de un drama de primera línea en el canal insignia de la compañía. Como resultado, los servicios de streaming están comprando rápidamente todo tipo de series documentales, programas de competición, diarios de viaje, programas gastronómicos y de estilo de vida.

PUBLICIDAD

Montgomery comparó el boom actual con lo que ocurrió en la industria de la televisión tras la huelga de guionistas de 2007 y 2008. En aquel momento, las cadenas, desesperadas por conseguir una programación fresca, se llenaron de programas no guionizados.

“Netflix fue realmente fácil de lanzar los últimos años porque casi todo lo que se podía llevar al cable se podía llevar a Netflix”, dijo Montgomery. “Empezaron a descubrir lo que les funciona”.

Por el camino, Netflix se ha convertido en el mayor comprador de programas de televisión sin guión del mundo, según los agentes, productores y estudios que venden los programas. El año pasado, tres de los 10 programas más populares de Netflix no tenían guión: Tiger King(Rey Tigre), The Last Dance (El último baile) y Too Hot to Handle (Jugando con Fuego). Según Parrot Analytics, las series originales de Netflix representan más de la mitad de los reality shows (telerealidad en inglés) que los espectadores quieren ver en línea.

El impacto de Netflix en este campo no se produjo de la noche a la mañana. Durante su incursión inicial en la programación original, la empresa siguió el modelo de HBO, ofreciendo dramas de prestigio y comedias extravagantes. En 2016, Netflix contrató al vicepresidente senior de NBC, Brandon Riegg, con el mandato de construir un equipo de programación no guionizada desde cero.

“Fuimos el último equipo de contenido que se formó dentro de Netflix en términos de originales”, dijo Riegg, vicepresidente de series de no ficción y especiales de comedia de Netflix.

El primer intento de Netflix con un programa de competencia, Ultimate Beastmaster, fue un fracaso. También lo fue un programa de entrevistas presentado por la comediante Chelsea Handler. Los productores y los ejecutivos de streaming se pusieron nerviosos al pensar que los programas sin guión no iban a funcionar en Internet.

PUBLICIDAD

Pero Riegg no tardó en conseguir un par de éxitos, como Queer Eye, un reinicio del popular programa de Bravo, y Nailed It!, una serie de cocina presentada por Nicole Byer. A continuación, la empresa se aventuró en los programas de citas con Too Hot to Handle y Love Is Blind (El amor es ciego), así como en las telenovelas documentales Selling Sunset y Bling Empire. Con el tiempo, a medida que se expandía internacionalmente, Netflix empezó a crear versiones en idiomas locales de sus programas más populares, imitando el modelo tradicional de la telerrealidad.

En el último año, dos de los mayores éxitos de Riegg han sido The Last Dance, sobre la estrella del baloncesto Michael Jordan, y Formula 1: Drive to Survive. Actualmente, Netflix está trabajando con Vox Media Inc. en un programa sobre el golf y desarrollando más de media docena de programas relacionados con los coches.

Para mantener el ritmo, Netflix ha empezado a firmar acuerdos generales con directores de no ficción, como Greg Whiteley, creador de Cheer (Cheerleaders en acción), una docuserie sobre un equipo de animadoras universitarias en Texas y Joe Berlinger, director de Crime Scene (Escena del crimen: Desaparición en el hotel Cecil), una serie documental sobre crímenes reales. Este tipo de acuerdos, que vinculan a un productor con un estudio o una cadena, son más comunes en el ámbito de los programas con guión. Pero gracias a su creciente apetito, Netflix necesita tener un grupo de cineastas no guionizados, preparados.

PUBLICIDAD

“A medida que crecemos, hay ciertos creativos con los que tenemos una buena relación”, dice Riegg. “Dado el volumen que intentamos alcanzar, podemos trabajar en un montón de proyectos con ellos”.

Al igual que el éxito de Netflix con House of Cards convenció a la industria del streaming de que los dramas llamativos eran la mejor manera de atraer a nuevos suscriptores, el reciente historial con la programación sin guión ha inspirado a los competidores a seguir su ejemplo. El aumento de la demanda ya ha impulsado a todo el mercado, aumentando el precio de muchos programas sin guión. Las docuseries pueden costar varios cientos de miles de dólares por episodio y algunas entregas de series de competición como Rhythm + Flow cuestan más de un millón de dólares estadounidenses.

PUBLICIDAD

“Estamos triplicando el precio. Verás más contenido que sale de nosotros”.

Hasta la fecha, HBO Max es la que más se acerca al ritmo de Netflix. El servicio de streaming de WarnerMedia, de AT&T Inc., ha encargado un poco de todo, incluyendo un programa de cocina con Selena Gómez, varias series documentales como 100 Foot Wave y múltiples programas de competición, que van desde los bailes de salón hasta el arreglo floral.

Mientras tanto, los servicios rivales están reorganizando sus líderes para aprovechar mejor la tendencia. A principios de este año, Walt Disney Co. anunció que el veterano ejecutivo de televisión Rob Mills empezaría a supervisar una nueva unidad de programación sin guión que hace programas para Hulu y ABC. Mills está renovando la estrategia de la compañía. Hulu ya ha comprado dos docuseries de alto perfil, una sobre los D’Amelios de TikTok y otra sobre las Kardashians.

PUBLICIDAD

Hasta la fecha, Discovery+ es el único servicio de streaming importante dedicado principalmente a la programación no guionizada. Pero su futuro es incierto dada la inminente fusión de su empresa matriz Discovery Inc. con WarnerMedia. Recientemente, a raíz del anunciado acuerdo, Discovery+ ha recortado sus proyectos de alto perfil.

Después de unos cuantos fracasos costosos, Amazon Prime Video está reajustando su estrategia no guionizada para centrarse en docuseries y programas de estilo de vida. Eso significa más programas como LuLaRich, que examina a fondo la empresa de marketing multinivel LuLaRoe y menos cambios costosos como The Pack, una serie de competición con un toque canino, presentada por Lindsey Vonn y con su perro Lucy.

“Estamos triplicando”, dijo Vernon Sanders, el jefe de la división de televisión de Amazon. “Verán más contenidos que saldrán de nosotros”.

PUBLICIDAD

La creciente demanda de los servicios de streaming ya está cambiando la forma en que algunos creadores de programas no guionizados estructuran sus negocios. Productores como Montgomery (que vendió el 80% de su anterior empresa Leftfield Entertainment por US$ 360 millones gracias en gran medida al éxito de Pawn Stars) han tenido que adaptar su modelo de negocio a las exigencias de los servicios de streaming. En la televisión por cable y en la radiodifusión, los productores de un programa no guionizado pretenden crear un formato ampliable, como The Voice, cuyas nuevas versiones pueden licenciar a varias cadenas en mercados de todo el mundo.

Pero los servicios de streaming compran todos los derechos por adelantado. Si bien esto da a los productores un beneficio garantizado, también limita su potencial de ganancias. Por ello, la nueva empresa de Montgomery, Wheelhouse, no se limita a producir programas. Invierte en muchas de las empresas y personas que aparecen en sus programas.

“Creamos historias que actúan como marketing”, dice Montgomery. “¿Por qué no invertir en las empresas y marcas que sacamos al mercado?”.

PUBLICIDAD