PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

Shell remueve el “Dutch” de su nombre y traslada sede central a Reino Unido

La adopción de una estructura simplificada ha estado en las cartas durante años, pero las relaciones de Shell con su país de origen se han vuelto cada vez más tensas en el último tiempo.

El logo de  Royal Dutch Shell Plc en un silo de petróleo sobre las líneas en la refinería Shell Pernis en Rotterdam, Holanda, el martes, 27 de abril, 2021. Shell reportó ganancias en el primer trimestre, el 29 de abril.
Por Laura Hurst y Diederik Baazil
15 de noviembre, 2021 | 06:00 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Royal Dutch Shell Plc ha anunciado un importante cambio de su estructura legal y fiscal que hará que la empresa se aleje de los Países Bajos en medio del deterioro de las relaciones con el que ha sido su país de origen durante un siglo.

Los cambios se producen en un momento en el que Shell está luchando contra el inversor activista Dan Loeb, que exige que la empresa se divida en dos para atraer a los accionistas que abandonan el sector energético por su preocupación por el cambio climático.

PUBLICIDAD

Shell dijo el lunes que planeaba eliminar su actual estructura de acciones de clase dual, eliminar “Royal Dutch” de su nombre, trasladar su residencia fiscal al Reino Unido y trasladar a sus principales ejecutivos de La Haya a Londres. El gobierno holandés indicó de inmediato que estaba “desagradablemente sorprendido” por el anuncio.

La adopción de una estructura simplificada ha estado en las cartas durante años, pero las relaciones de Shell con su país de origen se han vuelto cada vez más tensas en el último tiempo. El fondo de pensiones holandés ABP dijo el mes pasado que eliminaría a la petrolera -y a todos los combustibles fósiles- de su cartera sin previo aviso, mientras que en mayo un tribunal de La Haya dictaminó que la empresa debía reducir sus emisiones con más fuerza y rapidez de lo previsto.

PUBLICIDAD

“La simplificación normalizará nuestra estructura accionaria bajo las jurisdicciones fiscales y legales de un solo país y nos hará más competitivos”, dijo el presidente Andrew Mackenzie en un comunicado. “Shell estará mejor posicionada para aprovechar las oportunidades y desempeñar un papel de liderazgo en la transición energética”.

La empresa se ha constituido en el Reino Unido con residencia fiscal holandesa y una estructura accionaria dual desde la unificación en 2005 de Koninklijke Nederlandsche Petroleum Maatschappij y Shell Transport & Trading Co. En aquel momento no se previó que esa estructura fuera permanente, dijo la empresa.

Shell también dijo que probablemente dejará de cumplir las condiciones para utilizar “Royal” en su título - una parte de su nombre desde 1907 - y espera convertirse en Shell Plc, sujeto a la aprobación de los accionistas. El CEO, Ben van Beurden, y la directora financiera, Jessica Uhl, se trasladarán al Reino Unido, dijo Mackenzie en un vídeo.

Ver más: Las próximas 10 grandes acciones ecológicas

PUBLICIDAD

“Shell informó ayer al gabinete sobre esta intención”, dijo el ministro holandés de Asuntos Económicos y Política Climática, Stef Blok. “Estamos desagradablemente sorprendidos por esta noticia. El gobierno lamenta profundamente que Shell quiera trasladar su sede al Reino Unido”.

La salida de Unilever

Aunque Holanda tiene fama de ser favorable a las empresas, el primer ministro Mark Rutte ha tenido que actuar ante el creciente sentimiento de que las empresas no devuelven lo suficiente. Tuvo que dar marcha atrás con un plan de 2017 para eliminar un impuesto sobre los dividendos, poniendo en duda la estructura de la sede de Shell. El año pasado, el fabricante de bienes de consumo Unilever Plc también puso fin a su estructura dual y se registró como una empresa totalmente británica en Londres.

PUBLICIDAD

Al igual que sus homólogas europeas, Shell se ha embarcado en una estrategia de varias décadas para frenar sus emisiones, en parte vendiendo más combustibles con bajas emisiones de carbono. Pero su enfoque referido a la transición energética está luchando por ganar tracción. Antes de su informe de resultados del mes pasado, el inversor activista Loeb reveló que su fondo Third Point LLC había tomado una participación de US$750 millones en Shell y que estaba presionando para dividir la empresa.

La posición de Third Point salió a la luz pocos días después de que ABP, aliado de Shell desde hace tiempo, dijera que se desprendería de 15.000 millones de euros (US$17.200 millones) de activos de combustibles fósiles para principios de 2023, incluida su participación en el gigante energético.

PUBLICIDAD

La presión de los inversores se suma a los desafíos legales. Shell está apelando el veredicto de un tribunal holandés de mayo, que dice que la empresa debe reducir sus emisiones en un 45% para 2030.

“La simplificación no tendrá ningún impacto en los procedimientos legales relacionados con la sentencia del tribunal holandés”, dijo Mackenzie, añadiendo que la compañía ya ha ampliado sus objetivos de reducción de carbono.

Se pedirá a los inversores que voten una resolución especial sobre los planes de simplificación. Está previsto que se celebre una asamblea general en Rotterdam el 10 de diciembre.

PUBLICIDAD