Venezuela

Ventas de electrodomésticos en Venezuela: Un boom con muchas conexiones

Tras el Dakazo en 2013, las tiendas de tecnología se reprodujeron aceleradamente en todo el país. Da+co cuenta con más de 15 sucursales solo en Caracas

Televisores marca Aiwa disponibles en una tienda Multimax en Los Cortijos / Raylí Luján
15 de noviembre, 2021 | 01:59 PM

Da+co, una de las principales tiendas de electrodomésticos en Venezuela cuenta con al menos 15 sucursales solo en Caracas. Daka, su competencia más inmediata y con 36 años en el mercado, tiene desplegadas 7 tiendas en la región capital. No son las únicas, otras medianas y pequeñas ventas de artículos electrónicos se han reproducido en los tres últimos años, asombrosamente.

“Hay demasiadas ventas de electrodomésticos ya, no sé de dónde han salido tantas”, comenta una trabajadora de la tienda Ivoo, ubicada en Plaza Venezuela. Es el fin de semana previo al día de cobro de la quincena, y aunque el flujo de clientes es bajo, ella y sus compañeros se preparan para unos días más movidos, con la llegada del pago de utilidades en el país.

VER MÁS: ¿Cuánto cuesta la decoración de Navidad en la tienda más lujosa de Caracas?

PUBLICIDAD

La joven, experta en sistemas operativos y conexión al momento de ofertar alguno de los artículos en la tienda, hace referencia al gran número de empleados en ese local. En ocasiones le parece exagerado que sean tantos, precisamente cuándo algunos días se quedan sin suficiente mercancía o compradores.

Los productos principales en este local pertenecen a la marca Síragon, una empresa venezolana de ensamblaje y fabricación de equipos electrónicos y de computación, fundada por Passam Yusef, de origen palestino. Yusef también es dueño de Ivoo, que además de una tienda gigante ubicada en el centro de la capital venezolana, tiene otras en Mérida, Lara, Carabobo y Miranda.

Ninguna de ellas, sin embargo, supera a Da+co. Su crecimiento acelerado, en infraestructura y en plantillas, ha dejado atónitos a los venezolanos. Su propietario, Jonathan Ibarah Salim, ofreció una entrevista recientemente al medio El Pitazo y salió al paso de los rumores sobre su vinculación con el gobierno chavista.

PUBLICIDAD

“Nunca agarramos un dólar preferencial de Cadivi”, aseguró Ibarah, al enfatizar que su padre siempre estuvo dedicado al negocio de los electrodomésticos y que él, ahora al frente del negocio, solo está aprovechando el auge que ha tenido el sector actualmente.

Las declaraciones de Ibarah no son en vano. Se dan ante las críticas en redes sociales contra el desarrollo de este tipo de comercios en un momento de crisis económica para el país suramericano. Muchos venezolanos aseguran que es sospechoso el crecimiento, así como los precios, que otros ven con buenos ojos.

En las tiendas Daka, un televisor de 55 pulgadas marca Samsung puede ubicarse en 500 dólares mientras que una cocina sencilla, de 4 hornillas, puede tener un costo de 150 dólares. Aunque el costo es inalcanzable para una población que percibe como salario mínimo 2,2 dólares al mes, las compras en estos lugares siguen llegando.

En 2013, esta misma cadena sufrió una serie de acontecimientos tras las medidas anunciadas por el gobierno de Nicolás Maduro que le obligó a reducir los precios, un mes antes de diciembre. Se le llamó el “Dakazo” por la ola que desató en todo el país, de usuarios acudiendo a las principales tiendas generando desorganización y caos en la mayoría de ellas.

El portal Armando.info publicó tres años después un artículo en el que registró cómo esos hechos se habían tratado de una “falsa arremetida” y que la empresa, dirigida por Nasar Ramadan Dagga Mujamad y Manzur Ramadan Dagga, seguía recibiendo dólares a precio preferencial por parte del Estado venezolano, en medio de la escasez de medicinas y alimentos. Luego de ello, surgieron nuevas tiendas Daka como una especie de resurrección que poco se entendía y que hoy las posiciona como la principal marca del país en esta rama.

Todas estas compañías cuentan con otro elemento en común y es la generación de empleos que han desarrollado en todo el territorio. Los salarios resultan además competitivos y logran sortear, entre tanto, la polémica que les arropa desde su creación.

PUBLICIDAD