PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Salud

OMS declara a la nueva variante de Covid-19 como una “preocupante”

La organización denominó a la cepa como Omicron e indicó que “evidencia preliminar sugiere un riesgo más elevado de reinfección”.

Foto: Waldo Swiegers/Bloomberg
26 de noviembre, 2021 | 01:00 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

El Grupo Aesor Técnico sobre la Evolución del SARS-CoV-2 de la OMS calificó este viernes a la nueva cepa del virus como una “preocupante”, al tiempo que indicó que “evidencia preliminar sugiere un riesgo más elevado de reinfección en comparación con otras variantes” de la misma naturaleza.

“Esta variante presenta un gran número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes. El número de casos de esta variante parece estar aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica”, agregó la OMS en el comunicado, indicando a su vez que será denominada con la letra griega Omicron.

PUBLICIDAD

El grupo indicó también que, en base al uso de un examen PCR mediante el cual se puede detectar la variante, expertos en Sudáfrica determinaron que la variante se está extendiendo a una velocidad más rápida que en previos brotes.

En consecuencia, la OMS pidió a los países cuatro cosas:

  • “Mejorar los esfuerzos de vigilancia y secuenciación para comprender mejor las variantes circulantes del SARS-CoV-2″
  • “Presentar las secuencias completas del genoma y los metadatos asociados a una base de datos de acceso público, como GISAID.”
  • “Notificar a la OMS los casos/grupos iniciales asociados a infecciones con la variante a través del mecanismo del RSI.
  • Cuando exista la capacidad, y en coordinación con la comunidad internacional, realizar investigaciones de campo y evaluaciones de laboratorio para mejorar la comprensión de los posibles impactos del COV en la epidemiología del COVID-19, la gravedad, la eficacia de las medidas sociales y de salud pública, los métodos de diagnóstico, las respuestas inmunitarias, la neutralización de anticuerpos u otras características relevantes.

A su vez, recuerda a las personas “tomar medidas para reducir el riesgo de contraer el Covid-19, incluidas las medidas sociales y de salud pública de probada eficacia, como el uso de mascarillas bien ajustadas, la higiene de manos, el distanciamiento físico, la mejora de la ventilación de los espacios interiores, evitar los espacios concurridos y la vacunación”.

PUBLICIDAD

Aún antes del comunicado de la OMS distintos países comenzaron a adoptar medidas restrictivas relacionadas al sur de África con la intención de evitar que esta se propague. La mayoría de estos países se encuentran en Europa, y muchos de ellos ya se estaban preparando para lidiar con una nueva ola de infecciones y confinamientos.

Austria y Portugal ya hayan anunciado el regreso de cuarentenas, incluso antes de que se hiciera el anuncio de la nueva variante. Alemania también había alertado por el crecimiento de los contagios en el país, al punto que la canciller Angela Merkel dijo a comienzos de la semana que el brote de Covid-19 es “peor que todo lo que hemos visto”.

Ese país fue uno de los primeros en anunciar la restricción de los vuelos que lleguen de Sudáfrica. Según anunció el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, se declarará a ese país como un “área de variante de virus” por lo que a partir de la noche del viernes 26 de noviembre las aerolíneas solo podrán volar desde ese país para repatriar a ciudadanos alemanes.

Francia suspendió el viernes los vuelos que llegaban desde la región del sur de África durante 48 horas, mientras que el ministro de Salud de los Países Bajos, Hugo de Jonge, dijo que los vuelos desde el sur de África quedarán prohibidos. España dio a conocer que suspenderá los vuelos con Sudáfrica y Botswana. Bélgica detectó el viernes el primer caso de la cepa en el continente.

Singapur, Malasia y Japón también han tomado medidas restrictivas.

Los mercados globales reaccionaron con aprensión a la nueva variante. El índice S&P 500 registró la mayor caída desde febrero. El Russell 2000 se hundió un 3,7%, tras caer más de un 4%. Los valores de viajes y ocio cayeron, mientras que las acciones de ocio ganaron. En Europa, el Stoxx 600 cerró con un descenso del 3,7%, el mayor desde junio de 2020. El petróleo cayó por encima de los US$70 el barril en Nueva York por primera vez desde finales de septiembre.

PUBLICIDAD

Los bonos del Tesoro subieron gracias a que operadores buscaron activos de refugio, lo que hizo que el rendimiento a 10 años bajara al máximo desde marzo de 2020 en al cierre, mientras que los operadores retiraron apuestas sobre la subida de tipos de la Reserva Federal. El yen japonés se convirtió en la principal moneda refugio del día, mientras que el dólar cayó.

La Organización Mundial de la Salud y los científicos de Sudáfrica están trabajando “a la velocidad del rayo” para determinar la rapidez con que la variante B.1.1.529 puede propagarse y si es resistente a las vacunas. La nueva amenaza se suma al muro de preocupaciones con el que ya se enfrentan los inversores en forma de elevada inflación, endurecimiento monetario y desaceleración del crecimiento.

“Esto no es trivial”, dijo Jay Hatfield, director ejecutivo y fundador de Infrastructure Capital Management. “Así que tiene sentido que la gente se reequilibre porque hay toneladas de incertidumbre y eso nunca es bueno para comprar acciones”.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Seis datos sobre la nueva variante de Covid-19 que inquieta a los mercados

PUBLICIDAD

BioNTech espera saber como su vacuna interactúa con nueva variante en dos semanas

Bélgica confirma primer caso de nueva cepa de Covid-19 en el país

PUBLICIDAD