Actualidad

Precios de alimentos continúan al alza y se acercan a récord, impulsando inflación

Un indicador de la ONU sobre los precios mundiales de los alimentos subió un 1,2% el mes pasado, amenazando con encarecer el precio de la comida en hogares.

Trabajadores llevan sacos de arroz cosechado en una granja del distrito de San Antonio, provincia de Quezón, Filipinas, el lunes 11 de octubre de 2021. Filipinas espera cosechar más de 11 millones de toneladas métricas de arroz en bruto en el segundo semestre del año, con lo que la producción de todo el año superará los 20 millones de toneladas métricas, según el Departamento de Agricultura. Fotógrafo: Veejay Villafranca/Bloomberg
Por Mumbi Gitau
02 de diciembre, 2021 | 06:58 AM

Bloomberg — Los precios de los alimentos continúan al alza y se acercan a un récord, lo que supone un dolor de cabeza para los consumidores y los gobiernos de todo el mundo.

Un indicador de las Naciones Unidas sobre los precios mundiales de los alimentos subió un 1,2% el mes pasado, amenazando con encarecer el precio de la comida en los hogares. Es una prueba más de que la inflación se dispara en las mayores economías del mundo y puede dificultar aún más la importación de alimentos por parte de los países más pobres, agravando la crisis del hambre.

Los precios se han disparado por múltiples razones: el mal tiempo que afectó a las cosechas, el aumento de las tarifas de transporte, la escasez de trabajadores y la escasez de energía afectaron a las cadenas de suministro, y los costos de los fertilizantes también se han disparado. Aunque normalmente los costos de los productos básicos tardan en trasladarse a los supermercados, el repunte evoca el recuerdo de las subidas de 2008 y 2011, que contribuyeron a las crisis alimentarias mundiales.

PUBLICIDAD
El indicador de precios de los alimentos de la ONU se acerca a un máximo históricodfd

“Obviamente son malas noticias para los consumidores”, dijo Abdolreza Abbassian, economista de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

La subida de noviembre fue impulsada principalmente por los cereales y los productos lácteos, mientras que los precios de los aceites vegetales y la carne descendieron, dijo la FAO en un informe el jueves.

El aumento de los precios de los alimentos está golpeando los presupuestos de los consumidores, que ya se han visto presionados por la crisis del Covid-19 y los altos costos de la energía. Parece probable que los compradores sientan los efectos de la inflación durante los próximos meses, a medida que las economías se reabran tras la pandemia.

PUBLICIDAD

Esto está creando un dilema político para los bancos centrales sobre la rapidez con la que deben reducir las medidas de estímulo. Esta semana, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que en su próxima reunión debería debatirse si se termina la compra de bonos unos meses antes, y retiró la palabra “transitoria” para describir la alta inflación.

Aunque es poco probable que los precios de los alimentos se desplomen en breve, el endurecimiento de la política monetaria y la preocupación por la propagación de la variante del Covid-19 ómicron probablemente frenen el repunte, ya que “el mercado prevé una desaceleración de la demanda”, dijo Abbassian.

Aun así, las perspectivas a largo plazo siguen siendo inciertas, ya que los elevados costes de los fertilizantes y la posibilidad de que el mal tiempo afecte a las cosechas pueden restringir el suministro de alimentos, dijo.

La factura de los alimentos

La FAO señaló el mes pasado que la factura de las importaciones de alimentos en el mundo debería aumentar aún más de lo previsto, hasta alcanzar un récord este año, debido a los elevados costes de los productos básicos y del transporte. Una preocupación especial es que los costos de importación en los países pobres están aumentando más rápidamente que los de las economías desarrolladas, algo que se está convirtiendo en un problema creciente en las regiones que dependen del envío de suministros.

Las autoridades de zonas como el norte de África -uno de los principales importadores de cereales del mundo- y Turquía ya tienen dificultades para proteger a los ciudadanos de los costosos alimentos. En otros lugares, Serbia está limitando el precio de algunos productos básicos, como la leche y la harina, para frenar el aumento de los precios.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

El hambre en América Latina alcanzó en 2020 su nivel más alto en 20 años

Pobreza laboral en México repunta por encarecimiento de la canasta alimentaria

Así debería Elon Musk gastar US$6.000 millones para alimentar al mundo

PUBLICIDAD