Salud

Nueva Zelanda prohibirá la venta de tabaco a los nacidos después de 2008

La creación de una generación libre de humo forma parte de la campaña del gobierno para reducir la incidencia del tabaquismo en Nueva Zelanda a menos del 5% en todos los grupos de población

Nueva Zelandia avanza en la prohibición de cigarrillos en el país.
Por Tracy Withers
10 de diciembre, 2021 | 05:23 PM

Bloomberg — Nueva Zelanda planea aumentar la edad legal para fumar un año cada año, con lo que se prohibirá la venta de tabaco a las personas nacidas después de 2008.

El gobierno introducirá el año que viene una nueva legislación que elevará progresivamente la edad para fumar desde los 18 años, a partir de 2027, dijo esta semana en Wellington la ministra adjunta de Sanidad, Ayesha Verrall. La nueva ley también reducirá el número de tiendas que pueden vender tabaco a partir de 2024, y permitirá que a partir de 2025 sólo se vendan productos de tabaco para fumar que contengan niveles muy bajos de nicotina.

Queremos asegurarnos de que los jóvenes nunca empiecen a fumar, por lo que será un delito vender o suministrar productos de tabaco para fumar a las nuevas generaciones de jóvenes”, dijo Verrall. “Los que tengan 14 años cuando la ley entre en vigor nunca podrán comprar tabaco legalmente”.

PUBLICIDAD

La creación de una generación libre de humo forma parte de la campaña del gobierno para reducir la incidencia del tabaquismo en Nueva Zelanda a menos del 5% en todos los grupos de población, algo que pretende conseguir en 2025. Las autoridades calculan que el tabaquismo mata a unas 5.000 personas al año, lo que supone el 15% de todas las muertes en el país.

Aunque la prevalencia del tabaquismo ha descendido al 10% entre la población de origen europeo de Nueva Zelanda, sigue siendo del 28% entre los maoríes y del 18% entre los pueblos del Pacífico.

Chris Bullen, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Auckland, dijo que el plan del gobierno — en particular la medida de permitir sólo niveles muy bajos de nicotina en los cigarrillos — es líder en el mundo y puede cambiar las reglas del juego.

PUBLICIDAD

Si se aplican tal y como se han esbozado las medidas, “podrían ser el paso más importante que demos como país para reducir las muertes y enfermedades evitables así como las desigualdades en materia de salud en los próximos años”, afirmó.

En el pasado, el gobierno aumentó los impuestos especiales sobre el tabaco, haciendo subir el precio del tabaco en un esfuerzo por desalentar el hábito. Pero esta política fue criticada porque aumentó los costos para los hogares de bajos ingresos, donde el tabaquismo está más extendido.

“Ya hemos visto todo el impacto del aumento de los impuestos especiales”, dijo Verrall. “El gobierno reconoce que ir más allá no ayudará a la gente a dejar de fumar, sólo castigará más a los fumadores que luchan por dejar el hábito”.

También lee:

PUBLICIDAD