Estilo de vida

Productividad tóxica: claves para detectarla y cómo escapar de ella en 2022

Las personas con productividad tóxica tienen comportamientos que les impiden respetar su tiempo para vivir. ¿Cómo actuar?

Una mujer trabaja con un ordenador portátil en la cocina en una fotografía tomada en Berna, Suiza, el miércoles 1 de abril de 2020.
12 de diciembre, 2021 | 04:00 AM

Bogotá — Con la llegada de la pandemia, millones de hogares en el mundo se tuvieron que volcar al trabajo en casa, en donde muchos encontraron la mejor opción para ahorrar tiempo y dinero, pero también otros se han excedido en sus horarios por el afán mostrar resultados constantes y el sentimiento de culpa por no aprovechar el tiempo libre en actividades laborales.

Consultada al respecto, la directora de la división People and Culture en ManpowerGroup Colombia, Carolina Díaz, manifestó a Bloomberg Línea que “por supuesto que la pandemia aceleró la productividad tóxica”, una situación que “afecta a las empresas de diferentes formas” en “esta situación y en cualquier momento”.

“Cuando hablo de esta situación no me refiero a la pandemia, me refiero a cualquier desencadenante que pueda hacer que una persona trabaje demás, trabaje sin límites, sin atender sus propias necesidades o sin atender sus propias limitaciones”, dijo.

PUBLICIDAD

Ver más: Sector edtech se dispara en Colombia y estas startups encienden la competencia

Según comentó la especialista, “no necesariamente las personas trabajan de más por una imposición de la empresa”, sino que hay “un sentido equivocado de la responsabilidad” y “de lo que se espera de nosotros” que nos hace trabajar sin limites.

“Por su puesto que cuando se trabaja de esta manera hay un deterioro emocional importantísimo que altera la salud física, la salud mental y la salud emocional”, agregó la especialista.

PUBLICIDAD

¿Pero cómo identificarlo? Las personas con productividad tóxica tienen comportamientos que les impiden respetar el tiempo para el descanso, para la alimentación, para la familia, para la diversión o para el ocio.

Entre estos comportamientos los especialistas señalan, entre otros, extenderse en las jornadas laborales, bien sea comenzando antes o terminando mucho después de lo indicado, no definir límites, contestar correos electrónicos por fuera del horario o realizar actividades laborales en los tiempos de descanso cuando no se trata de asuntos urgentes.

Las nuevas dinámicas durante la pandemia llevaron a países como Colombia a regular el trabajo en casa, que “aplica para circunstancias ocasionales y excepcionales, que impidan realizar las funciones de manera presencial” como la pandemia, según informó el Gobierno de ese país.

Ver más: Los 3 errores financieros que más se cometen en diciembre y cómo evitarlos

“Cuando se presenten circunstancias ocasionales, excepcionales o especiales que lleven a aplicar el trabajo en casa, no se podrán desmejorar las condiciones del contrato inicial y el empleado tendrá la garantía de disfrutar su tiempo de descanso y la conciliación de su vida personal, familiar y laboral”, dijo el ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera.

Colombia, siguiendo los pasos de países como Portugal, también busca garantizar que sea respetado el límite de los horarios laborales en las empresas, por lo que los trabajadores tendrán derecho legítimo a no recibir llamadas, mensajes de WhatsApp, correos electrónicos ni otro tipo de comunicación fuera de su turno.

PUBLICIDAD

Carolina Díaz, de ManpowerGroup, dice que el mayor impacto de la productividad tóxica en las empresas se refleja en el bienestar de las personas y en el relacionamiento de los colaboradores entre sí. “Termina también afectando el clima y la cultura organizacional, y por supuesto, y no menos importante, trabajar sin límite termina afectando la productividad individual y colectiva”.

Según la especialista, cuando las empresas tienen más personas agotadas laboralmente ya no tienen un grupo ni tan creativo, ni tan entusiasta, ni tan dispuesto, ni tan empático, ni tan positivo o resiliente y “se afecta la comunicación y la armonía en lo equipos de trabajo”.

Del liderazgo del control al liderazgo de la confianza

Margarita Álvarez, CEO de Working for Happiness, manifestó durante el más reciente Hispam Digital Forum, organizado por Telefónica, que “después de la pandemia somos más conscientes que hay una parte emocional que hay que cuidar. Todos nosotros hemos perdido algo en esta pandemia, o en el peor de los casos, a alguien”.

PUBLICIDAD

“Por eso, por primera vez en la historia, dentro de las organizaciones se habla de salud mental, que era un tema tabú y lo cierto es que, sin una recuperación emocional, no habrá recuperación empresarial ni económica”, indicó.

Ver más: Cinco claves para alcanzar las metas de ahorro en el 2022

PUBLICIDAD

En este sentido, señaló que “el liderazgo es una parte fundamental de este entorno complejo y hay tres realidades que afectan la forma en cómo se lideran a los equipos: el teletrabajo, que nos ha hecho pasar de un liderazgo del control a un liderazgo basado en la confianza; las nuevas tecnologías han permitido que se simplifiquen las estructuras, y la diversidad ha permitido ver un espectro enorme de posibilidades que resultan en productos y servicios más enriquecidos”.

Álvarez cree que las personas que se sienten felices y plenas son mucho más productivas, pero para ello se requiere que sientan que crecen y que aprenden en el ámbito personal y profesional. Pero sobre todo, que sean reconocidas por sus líderes por el buen desempeño; que disfruten de las pequeñas cosas que es la suma de los momentos positivos que se viven a diario y, por último, se fortalezcan las relaciones sociales.

PUBLICIDAD