EE.UU.

Puerto Rico: Plan de salida de la quiebra ofrece a la isla un nuevo comienzo

La jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Laura Taylor Swain, podría tomar la decisión tan pronto como el próximo mes sobre el acuerdo de ajuste de la deuda.

Playa Condado
Por Michelle Kaske
16 de diciembre, 2021 | 05:06 PM

Bloomberg — Puerto Rico está cada vez más cerca de poner fin a sus más de cuatro años de bancarrota, ya que la jueza que supervisa el proceso está revisando un plan de reestructuración que reduce miles de millones de deuda, arregla un sistema de pensiones en quiebra y potencialmente devuelve al Estado Libre Asociado (ELA) al equilibrio presupuestario.

La jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Laura Taylor Swain, podría resolver tan pronto como el próximo mes sobre el acuerdo de ajuste de la deuda. Si lo aprueba, Puerto Rico podrá dejar atrás su bancarrota y centrarse en impulsar su economía y modernizar la red eléctrica de la isla para acabar con los apagones crónicos.

“Elimina una enorme nube que ha estado haciendo sombra a la economía desde hace cuatro años”, dijo Sergio Marxuach, director de políticas del Centro para una Nueva Economía, un instituto de investigación con sede en San Juan que analiza las finanzas del ELA. “Podemos empezar a cambiar la narrativa de ‘Puerto Rico está en bancarrota’ a ‘Puerto Rico se está recuperando’, lo cual es positivo en términos de atraer inversiones”.

PUBLICIDAD
Playa en Condadodfd

Puerto Rico está en bancarrota desde mayo de 2017 después de años de préstamos para cubrir los gastos operativos, la contracción económica y la disminución de la población a medida que los residentes dejan la isla para buscar empleo en Estados Unidos. Desde entonces, los desastres naturales como el huracán María, que dejó a muchos puertorriqueños a oscuras durante un año, así como la agitación política y la pandemia, retrasaron los esfuerzos para salir de la mayor reestructuración de la deuda en el mercado de bonos municipales de US$4 billones.

El largo proceso ha hecho que los costos de la quiebra de Puerto Rico superen los US$1.000 millones.

Servicio de la deuda

El plan de deuda recortaría US$33.000 millones de deuda y otras obligaciones, incluyendo el recorte de US$22.000 millones de bonos, a US$7.400 millones. Los inversores cambiarían sus tenencias por una cantidad menor de nuevos bonos, reduciendo lo que el gobierno debe. Los tenedores de bonos también recibirían US$7.000 millones en efectivo y un instrumento de valor contingente que se pagaría si la recaudación del impuesto sobre las ventas de Puerto Rico supera las estimaciones.

PUBLICIDAD

La reducción global significa que Puerto Rico sólo tendría que pagar una media de US$666 millones anuales por el servicio de la deuda de los bonos garantizados por el ELA durante los primeros 10 años, frente a una media de US$1.600 millones.

El plan de reestructuración también pretende ayudar a arreglar el quebrado sistema de pensiones del ELA, que le debe a los jubilados actuales y futuros unos US$55.000 millones, mediante el establecimiento de un fondo de reserva al que Puerto Rico contribuiría anualmente.

Sin embargo, los legisladores de Puerto Rico probablemente tendrán que luchar para equilibrar los presupuestos, ya que el ELA debe asignar unos US$2.300 millones cada año en pagos de pensiones a los trabajadores públicos jubilados y los costos de Medicaid (programa de seguros de salud) pueden aumentar.

Los costos de las jubilaciones podrían aumentar ya que los legisladores de la isla aprobaron una ley para aumentar los beneficios de las pensiones de los trabajadores públicos. Una junta de supervisión financiera designada por el gobierno federal está pidiendo al tribunal que se adelante a esas leyes. El juez pidió a última hora del martes a la junta más detalles para justificar la anulación de la legislación.

Esa tensión podría dificultar de nuevo que la isla pague el servicio de la deuda. Se estima que Puerto Rico volverá a enfrentarse a déficits en el año fiscal 2036, con un déficit de US$119 millones, incluso si los legisladores de la isla implementan cambios como hacer más fácil hacer negocios allí y programas para ampliar la participación de la mano de obra, según el actual plan fiscal plurianual del ELA.

‘Hacer crecer la economía’

La capacidad del ELA para pagar el servicio de la deuda una vez que salga de la quiebra también depende de que su economía crezca después de que se agoten las ayudas federales para catástrofes y los fondos para la pandemia.

PUBLICIDAD

“Tenemos que elaborar un plan a medio y largo plazo para hacer crecer la economía”, dijo Marxuach.

Los inversores están atentos para ver si los líderes de Puerto Rico atenderán a las políticas fiscales sólidas una vez que se disuelva la junta de supervisión. El panel expirará tras cuatro años consecutivos de presupuestos equilibrados y cuando el ELA vuelva a tener acceso a los mercados de crédito.

“Hay mucha incertidumbre sobre el rumbo que tomarán las políticas de Puerto Rico”, dijo Matt Fabian, socio de la firma de investigación Municipal Market Analytics. “¿Volveremos a los primeros años de la década de 2000 de cómo Puerto Rico se gestionó a sí mismo en o Puerto Rico realmente se gestionará de manera similar a cómo otros estados se gestionan a sí mismos?”

PUBLICIDAD

Los precios de algunos bonos de obligación general del ELA están cotizando por encima de lo que los tenedores de bonos recibirán en el intercambio, ya que los inversores tienen en cuenta el pago en efectivo por adelantado y los posibles ingresos por impuestos sobre las ventas. Los bonos de obligación general con un cupón del 8% y con vencimiento en 2035 se negociaron el martes a 89 centavos de dólar estadounidense, por encima de los 67,7 centavos que recibirán los tenedores de bonos por ese valor, según datos recopilados por Bloomberg.

La junta de supervisión que gestiona la quiebra de Puerto Rico negoció el acuerdo de ajuste de la deuda en lugar de los funcionarios electos del ELA. Esto ha creado una animosidad en la isla contra la junta de supervisión, especialmente porque el panel ha tratado de recortar el gasto en las universidades y la ayuda a los municipios, mientras que los legisladores se han opuesto a los recortes de las pensiones de los empleados públicos. El gobernador Pedro Pierluisi apoya el plan de reestructuración de la deuda.

PUBLICIDAD

“Lo último que quieres es que las personas nominalmente a cargo trabajen en contra del plan”, dijo Steven Rhodes, un juez federal retirado que supervisó la quiebra de Detroit en 2013. En Puerto Rico, “la gente y sus líderes se sienten apartados del proceso”.

Con la asistencia de Steven Church.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

La salida de Puerto Rico de la quiebra probablemente se retrase hasta 2022

Cero impuestos, golf y casas en la playa crean una paradisíaca isla cripto

Legisladores de Puerto Rico quieren utilizar blockchain para reducir corrupción

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD