Chile

Kast versus Boric: ¿Qué dejaron las campañas políticas de los candidatos?

Los aspirantes presidenciales hicieron el jueves su última apuesta por captar votantes con críticas cruzadas y llamativos videos. Expertos analizan su recorrido en primera y segunda vuelta.

Foto: Tamara Merino/Bloomberg
18 de diciembre, 2021 | 06:00 AM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Santiago — El conservador José Antonio Kast negó ser homofóbico. Lo dijo en su último mensaje televisivo, antes del balotaje del domingo 19 de diciembre, y para respaldar su aseveración fue apoyado por una pareja homosexual, propietarios de un salón de belleza. “Mi condición de homosexual no tiene nada que ver con lo que yo quiero para mi Chile (...) Acá la gente está sacando los dólares. La seguridad y la parte económica son las dos que están en juego en esta importante decisión que tenemos que tomar. Mi candidato es Kast, es un hombre sensato”, afirma uno de ellos en el espacio.

El líder del Partido Republicano ha intentado dar una imagen distinta al final de una reñida campaña electoral, luego de ser cuestionado por su postura frente al matrimonio igualitario, el aborto y por reivindicar a la dictadura de Augusto Pinochet. “Yo soy un hombre democrático”, aclaró en el video transmitido el jueves, en la noche, en los canales de televisión chilenos.

En su mitin, donde ondearon banderas de la diversidad sexual, también estuvo acompañado principalmente de mujeres. Pero su discurso continuó centrándose en varios temas con los que inició la carrera presidencial este año. “Quiero pedir que sigamos siendo valientes, que nunca desconozcamos nuestros principios y valores, que nunca reneguemos de nuestra bandera (...) Hoy, algunos de izquierda están callados, silenciados. ¿Dónde están? Ahí, engañando a los chilenos, diciendo que se convirtieron en blancas palomas. No, el comunismo es el mismo en todo Chile”, aseguró.

PUBLICIDAD
Foto: Tamara Merino/Bloombergdfd

De acuerdo con Hans Stange, académico del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, cualquier modificación hecha por el derechista sería “insuficiente” e “incoherente”, porque “lo que no puede cambiar son sus principios”. Este sería su principal dificultad dentro de la contienda: “El problema de hacer una campaña en base a los principios es que se casa con ellos y debe morir con las botas puestas, o simplemente no pasa nada”.

El cierre de campaña coincidió con la muerte de la viuda del dictador Pinochet, lo que volcó la mirada hacia cualquier reacción de Kast. “Yo entiendo que la gente va a tratar de llevar esto a un hecho de campaña. Más que darle la condolencia a la familia y siempre lamentar la muerte de alguien, no quiero hacer un hecho político de esto”, dijo el jueves a un medio local.

VER MÁS: ¿Quién es José Antonio Kast, el ultraconservador que quiere llegar a La Moneda?

PUBLICIDAD

Pero el analista político Mario Herrera, profesor de la Universidad de Talca, resalta que el candidato ha tenido vocerías más mesuradas e incorporado a personajes moderados, buscando el voto de la centroderecha. También ha intentado seducir a los electores del excandidato Franco Parisi, que consiguió el tercer lugar en la primera vuelta.

VER MÁS: ENTREVISTA: Franco Parisi define a su electorado chileno: “Los ninguneados”

Para ello, el republicano participó en un programa online con este economista, mientras que su adversario, el diputado de izquierda Gabriel Boric, declinó de esa entrevista y acudió a las regiones donde el ex postulante obtuvo más sufragios con el fin de conquistar a sus votantes. “El segundo cambio asociado con la moderación se vio en los debates, porque moderaron sus discursos y dedicaron más sus ejes programáticos (...) En definitiva, Kast moderó su discurso y Boric se fortaleció en el tema económico”, puntualiza Herrera.

¿Moviéndose al centro?

Boric aludió al dibujo animado Pinocho para tildarle de mentiroso en la última franja electoral, donde buena parte de su mensaje estuvo dedicado a la promesa de terminar con el sistema de AFP (Administradora de Fondo de Pensiones) que desde finales de julio de 2020 han sido golpeadas por tres retiros anticipados de dineros aprobados por el Congreso y que han inyectado casi US$50.000 millones a la economía, impulsando el consumo y la inflación.

En esta apuesta propagandística del abanderado del Frente Amplio apareció la economista de centroizquierda y académica de la Universidad Adolfo Ibáñez Andrea Repetto, una de las asesoras externas claves en su comando que se incorporó hace tres semanas atrás para afinar su programa de gobierno. Se trató de un intento de suavizar su tono en materia económica, ya que muchas de las propuestas del parlamentario, incluyendo su respaldo a los retiros de fondos previsionales, son criticadas por expertos. “El problema de Boric es que dentro de su comando conviven distintas visiones, los que no quieren las AFP y desean avanzar a un sistema de reparto y la gente que quiere un sistema de administración estatal, pero que se mantengan los fondos de capitalización individual; y otros más cercanos a las AFP, pero con un componente más solidario”, subraya Herrera.

VER MÁS: ¿Quién es Gabriel Boric, el candidato chileno que inquieta a los mercados?

PUBLICIDAD

En el mensaje, además, se pedía a quienes sufragaron a favor de redactar una nueva Constitución, en el plebiscito del 25 de octubre de 2020, elegir al izquierdista: “¿Votaste Apruebo? Vota Boric”. El postulante insistió en que gobernará para todos. “Somos uno”, repetía.

Foto: Cristóbal Olivares/Bloombergdfd

Stange destaca que después de la primera vuelta se produjeron giros en la estrategia discursiva de los candidatos. Señala que el discurso de Kast sigue siendo adversativo y orientado a identificar a un enemigo, aunque esta vez los opositores ya no son una figura genérica, sino que lo personifica en Boric. “En su campaña ha gastado mucho esfuerzo, no en propagar sus ideas, sino en desprestigiar a su rival. Ese ataque, muy personal y concentrado en el individuo, le quita visibilidad a sus propuestas”.

En contraste, Claudio Salinas, coordinador del magíster de Comunicación Política de la Universidad de Chile, opina que el abanderado de Apruebo Dignidad comprendió después de las votaciones del 21 de noviembre, donde fue superado por dos puntos de diferencia por Kast, que tenía que “ser un candidato”, observando en esta ocasión una voluntad de no eludir a su oponente.

PUBLICIDAD

Stange considera que el exlíder estudiantil se movió hacia el centro político. “Boric se fue deliberadamente a buscar los votos del centro, los que tiene que arrebatar para ganar: conquistar a una parte de la DC (Democracia Cristiana), la ex Concertación y a una parte de indecisos”, resalta. Su candidatura fue salpicada un mes atrás por la postura de la directiva de sus principales socios políticos, el Partido Comunista (PC), sobre la reelección en Nicaragua de Daniel Ortega. La promesa del legislador es que en su eventual mandato no será controlado por sus aliados.

VER MÁS: El reto de Kast y Boric: moderar programas para atrapar al centro

PUBLICIDAD

Para el experto estas señales adelantarían un escenario de mayor gobernabilidad en relación con su oponente, ya que en su plan de gobierno incorporó gradualidad: “Uno ve que ya no está en la línea de la estatización ni de la eliminación de la inversión. Su esquema de gobierno no es distinto a lo que pudiese ser los expresidentes Michelle Bachelet, en su primer periodo, o Ricardo Lagos. Boric se movió completamente al centro”.

Son los presidenciables más antagónicos de Chile. Muchos chilenos han rememorado la contienda electoral entre el No y el Sí por la continuidad del régimen militar, resuelta en un histórico plebiscito el 5 de octubre de 1988, indica Salinas. “Hay un ambiente que pareciera contraponer dos versiones absolutamente morales, y digo aparentemente porque los contextos son muy distintos a los de la década de los 80, tanto a nivel global como nacional”, precisa.

Memes, TikTok y otras maniobras

En estas presidenciales, la campaña también se extendió a las redes sociales, convirtiéndolas en un nicho para llegar a votantes. Kast superó en seguidores a Boric en TikTok. Tiene más de 445.5 K fans, y varios clips donde muestra de modo humorístico, percibiéndose con menos dureza.

PUBLICIDAD

Muchos de los contenidos del conservador no son políticos, sino que están en sintonía con las tendencias en las redes sociales. Consultado por un seguidor si traerá al grupo musical BTS, él responde: “La verdad es que no depende de mí, pero me gustaría que viniera”.

El bastión de Boric está en Twitter. Sus adherentes lo incorporaron de forma espontánea a un sinfín de memes. Salinas considera que esta es una estrategia “luminosa”, y con mucho “colorido”, lo que daría cuenta de que existe una batalla cultural y política. “La cuestión de los valores está también vinculada a la inclusión de la mujer, las conquistas ganadas, la seguridad social. Todos estos elementos que parecen ser una socialdemocracia actual están en una traducción en los memes”.

El uso intensivo de redes sociales para emprender campañas es un nuevo recurso político en el mundo. Eso distinguió a estas presidenciales de las anteriores en Chile.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD