Actualidad

Wall Street termina un año loco con angustia existencial y grandes bonos

Los veteranos de los éxitos pasados sugieren que no se siente bien haber ganado tanto mientras otros mueren y sufren en pandemia

Un cartel de la calle Wall Street frente a la Bolsa de Nueva York (NYSE).
Por Max Abelson
22 de diciembre, 2021 | 04:07 PM

Bloomberg — Mientras el jefe de Goldman Sachs Group Inc., David Solomon, charlaba en una cena en noviembre para socios jubilados, mencionó que la firma estará entre las grandes empresas públicas más rentables del país este año. Pero el veterano banquero de fusiones Geoff Boisi quedó impresionado por lo silenciosa que ha sido la emoción.

“No sé si malestar es la palabra correcta, es este sentimiento incómodo”, dijo Boisi, quien dejó Goldman en la década de 1990, se convirtió en vicepresidente de JPMorgan Chase & Co. y ha dirigido su propia empresa, Roundtable Investment Partners. “La gente está más inquieta e incómoda”.

No se refería solo al estado de ánimo de esa noche en The Shed, un centro de arte de US$475 millones en Hudson Yards de Manhattan.

PUBLICIDAD

Los bancos más grandes de Estados Unidos están dando los toques finales a su año más rentable y se están preparando para repartir algunos bonos masivos, pero los sonidos habituales de las palmadas en la espalda y los brindis de Wall Street se han desvanecido. No solo están acallados por el agotamiento de casi dos años de pandemia global, o incluso por la cautela del consumo conspicuo en una era de gran desigualdad. Los miembros de la industria describen la sensación de que las asignaciones son interminables, los problemas se están gestando y la verdadera diversión está en otra parte.

Wall St.dfd

Los veteranos de los éxitos pasados de Wall Street sugieren que, de alguna manera, este no se siente tan bien. Una razón: la riqueza acumulada por los traders y negociadores de élite está siendo eclipsada por las riquezas rápidas promocionadas por los fanáticos de las criptomonedas, los genios de la tecnología financiera y las acciones meme. También existe la persistente comprensión de que la industria financiera se está beneficiando de la agitación provocada por el Covid-19, los esfuerzos del estímulo y un estallido de efervescencia del mercado que inevitablemente se desvanecerá.

Así es como lo expresa el destacado inversor J. Christopher Flowers: Wall Street sabe que gran parte de sus ganancias inesperadas provienen de “disparates especulativos”. Tomemos, por ejemplo, el exceso de empresas de adquisición con fines especiales, o SPAC, que enriquecen a los ejecutivos y a algunos banqueros mientras se apresuran a salir al mercado. Tienen “un gran elemento de locura”, dijo Flowers, el ex director del grupo de instituciones financieras de Goldman que ahora dirige la firma de capital privado JC Flowers & Co.

PUBLICIDAD

Los bancos han estado derribando sus viejos récords este año de manera casi burlona.

Grandes bonificaciones de la banca

Morgan Stanley , que promedió alrededor de US$3.000 millones de ganancias anuales durante la primera media década de James Gorman al frente de la empresa, ganó más de US$4.000 millones en el primer trimestre de este año. Goldman Sachs rompió su récord anual de ganancias alrededor del Día del Trabajo. JPMorgan, que no había recaudado US$25.000 millones hasta 2018, está en camino de conseguir unos US$45.000 millones. Por su trabajo, algunos banqueros, especialmente los que manejan fusiones y adquisiciones, pueden ver a las bonificaciones dispararse.

Bancos batiendo récrodsdfd

Pero no es lo que tienes, es cuánto más tienes que los demás.

Los fundadores de Meta Platforms Inc., antes conocida como Facebook, y Tesla Inc., que apenas estaban en funcionamiento durante el auge anterior a la crisis de Wall Street, valen más que Citigroup Inc., que alguna vez fue el banco más valioso del país. Los paquetes que JPMorgan y Goldman implementaron para sus directores ejecutivos pueden terminar siendo una fracción de lo que KKR & Co. y Apollo Global Management Inc. darán a sus jefes. Y los novatos que comercian con acciones meme y criptomonedas han hecho alarde de los Lamborghinis que están comprando con sus nuevas fortunas.

“Siempre hay alguien que lo hace mejor que usted”, dijo Mark Gorton, fundador y presidente de la firma comercial de alta frecuencia Tower Research Capital. La cantidad de adolescentes que valen US$20 millones porque se cargaron vertiginosamente en cripto puede ser difícil para el ego. “Todos se comparan con esas personas”, agregó Gorton. “Intento no hacerlo conscientemente”.

PUBLICIDAD

Esa envidia marca un cambio con respecto a hace solo un año, cuando Sam Peurifoy sintió que sus colegas de Goldman estaban tratando a las criptomonedas como “una especie de curiosidad linda y de nicho”. Conocido por su personaje de juego Das Kapitalist, Peurifoy se fue alrededor de junio para Floating Point Group, que brinda servicios para transacciones de cripto, y ahora es ejecutivo de Hivemind, un fondo cripto de US$1.500 millones. A pesar del año inesperado de los banqueros, Peurifoy dijo que hay una “sensación en el aire de que se están perdiendo”, y lo describe no como una tristeza sino como “este abrumador ‘Wow’”.

Cultura de Wall Street

Un problema, sugirió la veterana negociadora Valerie Red-Horse Mohl, es que los banqueros se centran en el valor neto más que en el significado.

PUBLICIDAD

“Nos ha faltado un sentido de participación comunitaria y sostenibilidad en Wall Street durante más de un siglo”, dijo Red-Horse Mohl, quien ahora es directora financiera de East Bay Community Foundation. Los ejecutivos de finanzas saben inconscientemente que el aumento de la desigualdad es una crisis, dijo, y “no puede seguir empeorando”.

Este año comenzó con una nota amarga para muchos banqueros. Después de un 2020 tremendamente rentable, los bancos se vieron limitados con sus bonificaciones de fin de año. La facturación estaba aumentando a mediados de año, las empresas se apresuraron a llenar los espacios dejados por las personas que habían abandonado el barco y, en el otoño, la conversación se convirtió en una pelea por el talento.

PUBLICIDAD

En la cena de Goldman, los ejecutivos jubilados estaban felices de verse. Pero algunos estaban preocupados por el aumento de los precios de los bienes raíces en Aspen y los mercados espumosos en todas partes, dijo Boisi. Su mente se centró en los billones de dólares que la Reserva Federal ha desplegado para impulsar los precios de los activos. “No se sabe cuándo se debe pagar al flautista, pero siempre se debe pagar al flautista”, dijo. “Viene de una manera inesperada y viene violentamente”.

Hay otras fuerzas en juego en el grisáceo humor que tienen los de Wall Street.

George Walker, que dirige Neuberger Berman, señala las “enormes cargas de trabajo” que enfrentan los banqueros a medida que avanzan los mercados. Los jefes de finanzas no están seguros sobre el trabajo híbrido y están poniendo “esfuerzos adicionales” a medida que los clientes se enfocan en temas ambientales, sociales y de gobernabilidad. “Agregue un poco de estrés Covid-19 y no tendrá una receta para el júbilo”.

PUBLICIDAD

Algunos banqueros guardan silencio por cortesía, dijo Bill Harts, un inversor de capital privado que ha trabajado para Bank of America Corp., Nasdaq Inc. y la firma de capital de riesgo Bessemer Venture Partners.

Debido a la pandemia, la gente no quiere decir cosas como, ‘Mira cuánto dinero gané mientras cientos de miles de personas estaban muriendo’”, dijo.

Wall Streetdfd

Dan Neidich, ex miembro del comité de gestión de Goldman, cree que la combinación de Covid-19 y disfunción política es suficiente para calmar el ánimo en Wall Street. Sin embargo, el director de Dune Real Estate Partners predice que los banqueros se animarán cuando obtengan sus bonificaciones.

PUBLICIDAD

“Supongo que a la gente se le pagará bastante bien y se sentirán mejor en enero o febrero que en la actualidad”, dijo.

Jon Sobel, otro ex socio del banco, no está tan seguro. A diferencia de las épocas doradas anteriores de Wall Street, una mayor parte del salario viene con condiciones. Desde la crisis financiera mundial, se ha pensado que una forma de evitar que los banqueros asuman riesgos absurdos y se vayan antes de que aparezcan las grietas recompensándolos con acciones que pueden tardar años en consolidarse.

“Nadie va a derramar una lágrima por estos ganadores exitosos”, dijo. “Pero, si eres uno de ellos, simplemente no se siente tan bien como antes”.

Le puede interesar:

Wall Street está a punto de desencadenar una crisis financiera climática

Acciones en Asia siguen fuerte cierre de Wall Street tras anuncio de la Fed

Con explosión de burbuja china, Wall Street espera rally en 2022

--Con la ayuda de Yueqi Yang yMichelle Davis.

Este articulo fue traducido por: Miriam Salazar

PUBLICIDAD