Europa

Dos décadas después del euro, se acumulan miles de millones en efectivo

El efectivo en euros se introdujo por primera vez el 1 de enero de 2002, tres años después de la creación de la moneda común.

EU
Por Carolynn Look
27 de diciembre, 2021 | 08:52 AM

Bloomberg — Dos décadas después de que se acuñaran los euros y se distribuyeran por los hogares de Europa, siguen existiendo miles de millones de efectivo denominados en las monedas nacionales que se abandonaron.

El total que aún puede canjearse en los bancos centrales del continente equivale a unos 8.500 millones de euros (US$9.600 millones), según cálculos de Bloomberg. No está claro cuánto se canjeará realmente, ni tampoco las razones por las que no se ha hecho hasta ahora.

Las posibles explicaciones van desde los ahorros olvidados escondidos bajo los colchones hasta los recuerdos guardados de otra época. Lo que sí se sabe es que la gran mayoría se encuentra en Alemania, donde la popularidad del efectivo perdura y el Bundesbank ha dicho que seguirá cambiando marcos alemanes durante un periodo ilimitado.

PUBLICIDAD

Otros países no son tan pacientes: Francia, España e Italia han dejado de cambiar el dinero antiguo. Portugal ha dejado de convertir las monedas de escudo y pondrá fin a la opción de cambiar el papel moneda en febrero.

El efectivo en euros se introdujo por primera vez el 1 de enero de 2002, tres años después de la creación de la moneda común. Inicialmente se utilizó en 12 de los actuales Estados miembros de la zona del euro, y Chipre, Estonia y otros lo adoptaron varios años después.

El Banco Central Europeo sigue adelante con sus planes de crear nuevos billetes. La entidad tiene previsto rediseñar los billetes para 2024, y es posible que la institución lance un euro digital en esta década.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Alessandra Migliaccio, Sotiris Nikas, Alonso Soto y Ott Tammik.

Le puede interesar:

Seis maneras de responder al choque inflacionario en una instantánea de Europa

Escasez de energía impulsa al carbón a un récord mientras Europa lo quema más

Escasez de suministros disminuye en EE.UU. y se agrava en Europa

PUBLICIDAD