Salud

Los errores e inacción que enviaron una variante mortal del Covid a todo el mundo

Aunque las consecuencias de la variante delta han sido devastadoras, muchas de sus lecciones aún no se han abordado

india
Por Chris Kay y Dhwani Pandya
29 de diciembre, 2021 | 07:20 PM

Bloomberg — Una gruesa capa de polvo y excrementos secos de animales cubrían la desierta unidad de cuidados intensivos de Amravati, una pequeña ciudad enclavada en un lejano distrito rural del centro de la India. Las filas de camas del hospital estaban vacías junto a los ventiladores desconectados en una tarde reciente, y sólo el sonido de las palomas que se posaban en el suelo rompía el silencio fantasmal.

La inquietante calma contrastaba fuertemente con las caóticas escenas de principios de 2021 a las que se enfrentaba Ravi Bhushan, un médico de 44 años afincado en esta región productora de algodón a unos 650 kilómetros al este de Mumbai. Hacia finales de enero, Amravati y sus distritos circundantes empezaron a registrar una serie de brotes repentinos y explosivos de coronavirus, justo cuando el resto de la India vio una calma tras una primera oleada de infecciones a nivel nacional.

Los brotes de Amravati, desconocidos en aquel momento, fueron el primer aviso visible de que la variante del SARS-CoV-2, ahora conocida como delta, había iniciado su devastadora trayectoria. En cuestión de semanas, miles de personas inundaron la mal financiada red sanitaria de Amravati mientras la ciudad se convertía en la zona cero de lo que se convertiría en la versión más confusa del patógeno identificado por primera vez en Wuhan (China) un año antes.

PUBLICIDAD

Primeros indicios de la variante delta

Amravati fue un precursor de los horrores que se apoderarían de toda la India y se extenderían por todo el mundo. A finales de enero, Bhushan ya percibía que la ciudad de más de 600.000 habitantes se estaba convirtiendo en un plato de cultivo para una forma de Covid-19 que su equipo no había tratado antes. Antes, los síntomas de los pacientes mejoraban en menos de dos semanas, pero ahora estaban luchando contra el virus durante “casi 20 o 25 días”, dijo. “Era una situación de pesadilla”.

A pesar de esos primeros signos ominosos, lo que siguió explica en cierto modo por qué, después de dos años de esta pandemia, el mundo sigue al borde de paros que destrozan la economía, con otra nueva variante que surge de poblaciones vulnerables y poco vacunadas. Pero mientras que Sudáfrica actuó rápidamente el mes pasado para descifrar la variante fuertemente mutada de ómicron y dar a conocer su existencia, la experiencia de la India quizás refleje mejor la realidad a la que se enfrentan la mayoría de los países en desarrollo, y los riesgos que potencialmente suponen.

La complicada respuesta de la India se caracterizó por meses de inercia por parte del gobierno del Primer Ministro Narendra Modi, y una sorprendente falta de recursos, según las entrevistas con dos docenas de científicos, funcionarios, diplomáticos y trabajadores de la salud. Muchos pidieron no ser identificados porque no están autorizados a hablar con los medios de comunicación o porque les preocupaba hablar públicamente de los errores cometidos por la India.

PUBLICIDAD
hospitaldfd

Las medidas que la India adoptó (y no adoptó) cuando surgió el delta, acabaron por ensillar a su población y al mundo con una encarnación despiadadamente virulenta del coronavirus, que desafió las vacunas y los regímenes de contención como nunca antes. Delta puso en jaque incluso las estrategias contra la pandemia más exitosas, introduciéndose en países como Australia y China con estrictos controles de “Covid-19 Cero” y fronteras efectivamente cerradas. Ha sido la forma más dominante de Covid-19 durante gran parte de este año, en el que más de 3,5 millones de personas han muerto a causa del virus, casi el doble que durante el primer año de la pandemia.

Varios científicos entrevistados por Bloomberg News afirmaron que la forma en que la India manejó los primeros días del delta alimentó su aumento. La identificación de la variante se retrasó porque los laboratorios del país estuvieron volando a ciegas durante gran parte de 2020 y principios de 2021, en parte porque el gobierno de Modi había restringido las importaciones de compuestos vitales para la secuenciación genética bajo una agenda nacionalista para impulsar la autosuficiencia, dijeron los expertos. Los científicos señalaron que se realizaron repetidos esfuerzos para advertir a la administración sobre la nueva variante a principios de febrero, pero la India no hizo públicos los detalles de la variante más transmisible hasta finales de marzo.

“La opinión caritativa es que no querían dar la alarma sin tener pruebas más concluyentes”, dijo Ramanan Laxminarayan, director del Center for Disease Dynamics, Economics & Policy, un instituto de investigación con oficinas en Nueva Delhi y Washington que ha ayudado a realizar algunos de los mayores estudios sobre el Covid-19 en la India. “La opinión más escéptica es que todo lo relacionado con el Covid-19 se ha gestionado políticamente y, por tanto, se trata de que no querían alarmar a la gente sobre algo que ocurría en la India por miedo al estigma; casi todos los países intentan jugar a este juego”.

Aunque las consecuencias de la variante delta han sido devastadoras, muchas de sus lecciones aún no se han abordado. La vigilancia de Sudáfrica la convierte en un caso atípico, ya que en todo el mundo existen lagunas en la vigilancia de los virus, sobre todo en los países que ya tienen medios limitados para comprar y distribuir vacunas, por no hablar del lujo de los costosos programas de secuenciación.

Más del 80% de los 6,5 millones de genomas del SARS-CoV-2 que se han descodificado y cargado en GISAID, la base de datos internacional que rastrea los cambios del virus, proceden de Europa y Norteamérica. Dada la forma en que se trató al sur de África cuando surgió la noticia de la ómicron (con restricciones a los viajes desde EE.UU. hasta Japón) también puede haber un limitado apetito político para remediar esa disparidad.

Parte de la secuenciación 
La India se queda atrás en la descodificación del virus
Naranja: Porcentaje de casos secuenciados
India 0,3%
Sudáfrica 0,8%
China 0,9%
EE.UU. 3,9%
Reino Unido 13,0%
Australia 18,9%dfd

Seguimiento de ómicron vs. delta

La secuencia del genoma, el proceso utilizado para descifrar el coronavirus y conocer mejor el ritmo de las mutaciones, está en el centro de los intentos del mundo por defenderse de las nuevas oleadas. Lo sucedido con el delta muestra cómo la ausencia de una sólida infraestructura de vigilancia del virus, especialmente para la secuenciación, puede convertir a las ciudades atestadas de gente en lugares de propagación de nuevas y peligrosas variantes, con el potencial de prolongar la pandemia.

PUBLICIDAD

Aunque el ómicron se está convirtiendo rápidamente en la forma más dominante del Covid-19 en EE.UU. y otros países, la rápida actuación ha permitido a los científicos ganar tiempo para descifrar el alcance de su contagio y gravedad. Sudáfrica identificó y difundió los detalles de la nueva variante apenas unas semanas después de ver un máximo de casos en una provincia.

Por el contrario, durante gran parte de 2020, los esfuerzos de la India para rastrear el virus fueron escasos, lo que significa que el origen exacto del delta sigue siendo turbio. Hasta la fecha, el país solo ha secuenciado y compartido el 0,3% del total de sus infecciones oficiales a la base de datos del GISAID.

La India se ha visto frenada por el hecho de que sólo un puñado de laboratorios gubernamentales y estados realizaron esfuerzos constantes en el primer año de la pandemia para cartografiar el virus, incluso cuando millones de personas se infectaron en la primera oleada del país, según personas familiarizadas con el asunto. Bhramar Mukherjee, epidemiólogo y catedrático de bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, dijo que los esfuerzos de secuenciación de la India se vieron perjudicados por “la burocracia, la política y el sentido de excepcionalidad de que hemos conquistado Covid-19 y no hay necesidad de preocuparse por las variantes”.

PUBLICIDAD

“La necesidad de compartir datos y muestras es muy importante”, dijo. “Cuando Sudáfrica empezó a colaborar y compartir con el resto del mundo, los avances también aumentaron como un proceso de contagio: exponencialmente. India siempre protege sus propios datos”.

Los técnicos extraen el ARN de las muestras de virus en el Laboratorio de Diagnóstico Molecular Covid-19 de la Universidad Sant Gadge Baba Amravati, que envió las muestras a otro laboratorio de Pune para la secuenciación del genoma. Fotógrafo: Anindito Mukherjee/Bloombergdfd

Dentro de las agencias científicas de la India se había instalado una falta de dinamismo institucional, junto con una cultura de sumisión al gobierno de Modi, muy sensible a los comentarios sobre su manejo del virus, dijo un exfuncionario. Esto significaba que los expertos no planteaban preguntas críticas por miedo a que sus carreras descarrilasen, dijo la persona. En muchos casos, el Ministerio de Sanidad de la India simplemente no escuchaba ni tomaba decisiones basadas en los consejos de esos organismos de expertos, según este funcionario.

PUBLICIDAD

Los intentos de aumentar la secuenciación en la India también se vieron críticamente limitados por una prohibición inadvertida en mayo de 2020 de la importación de reactivos, el producto químico necesario para alimentar las máquinas de secuenciación. La campaña “Fabricar en la India”, una iniciativa de Modi para garantizar que el país dependa menos de lugares como China, supuso que los laboratorios financiados con fondos públicos no pudieran importar artículos por un valor inferior a 2.000 millones de rupias (US$26,5 millones) durante meses. La India utiliza principalmente secuenciadores fabricados por Illumina Inc. con sede en San Diego y Oxford Nanopore Technologies Plc del Reino Unido, que funcionan con reactivos patentados que no pueden sustituirse localmente.

Los científicos de la India y del extranjero ofrecen ahora fechas distintas sobre cuándo empezó a circular el delta en el país. Las muestras añadidas retrospectivamente a GISAID muestran al menos un linaje vinculado al delta en la India desde septiembre del año pasado, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa su primer descubrimiento allí en octubre.

Científicos actuales y anteriores del gobierno indio afirman que a menudo se producen errores al cargar manualmente la información en la base de datos y es probable que esas fechas sean erróneas. Diciembre de 2020 es cuando se hizo la secuenciación inicial de delta en la India, dicen. Ciertamente, la primera persona que descifró las mutaciones no habría conocido toda su enormidad en ese momento, ya que no todos los cambios en un virus son significativos. Sólo cuando se empieza a ver una espiral de brotes marcados por características similares, uno se da cuenta de que está en juego una variante preocupante, dijeron. Pero Amravati ofreció las pistas necesarias para establecer esa conexión ya en enero de este año.

PUBLICIDAD
trabajador de saluddfd

La India no es el único país en el que los científicos han tenido dificultades para convencer a los gobiernos de las ventajas de descifrar la estructura del virus. Incluso en el Reino Unido, que cuenta con una iniciativa de secuenciación de Covid-19 líder en el mundo que ha registrado el 13% de todos los casos, se criticó en un primer momento que se trataba esencialmente de un costoso ejercicio académico de escaso valor en el mundo real.

Los EE.UU. también informaron de los casos de ómicron mucho más tarde que otros países, a pesar de que los funcionarios dijeron que la nueva variante probablemente ya estaba en el país, una señal de las lagunas en sus sistemas de secuenciación.

Anticipando la evolución del Covid-19

Algunos científicos indios ya estaban convencidos en el verano del año pasado de que el virus se transformaría en el país de una manera que tendría graves implicaciones. Pero después de que la ola inicial de casos en la India disminuyera en octubre de 2020, desafiando las predicciones de una explosión, los funcionarios de la administración de Modi se mostraron menos inclinados a escuchar las preocupaciones científicas, dijeron los expertos que hablaron con Bloomberg.

PUBLICIDAD

La aparición de la variante alfa en el Reino Unido a mediados de diciembre de 2020 revitalizó la urgencia en torno a la secuenciación para algunos miembros de la comunidad científica de la India. Una antigua solicitud de reactivos de Illumina por parte de un laboratorio gubernamental no tardó en abrirse camino a través de varias capas de la burocracia india. El gobierno había dado recientemente luz verde al lanzamiento del Consorcio Genómico SARS-CoV-2 de la India, o INSACOG, una agrupación de 10 laboratorios financiados por el Estado y creados para ayudar a tapar los grandes agujeros de la red genómica de la India, y los científicos del país sabían que tenían que actuar con rapidez.

Las llamadas en la víspera de Navidad del año pasado, realizadas con disculpas por la perturbación festiva, ayudaron finalmente a organizar los envíos de reactivos y equipos muy necesarios desde Estados Unidos y Singapur. Aunque las normas de importación que obstaculizaban el acceso a los materiales de laboratorio se suavizaron en enero, la escasez de vuelos debido a las restricciones de viaje a nivel mundial supuso el siguiente obstáculo. Los científicos consiguieron obtener algunos de los artículos que necesitaban, pero aún pasarían semanas, y en algunos casos meses, antes de que muchos de los laboratorios del INSACOG estuvieran totalmente equipados.

Al mismo tiempo, muchos indios estaban convencidos de que su país ya había soportado el peso de la enfermedad. Lo mismo ocurría en localidades remotas como Amravati, donde los residentes trataban de reconstruir sus vidas tras el bloqueo nacional que Modi, que ha caracterizado su mandato por una acción a menudo autoritaria, rápida y singular, había impuesto con apenas unas horas de antelación a finales de marzo de 2020.

Prashant Thakare Fotógrafo: Anindito Mukherjee/Bloombergdfd

Pero a principios de 2021, Prashant Thakare, profesor asociado de biotecnología en la Universidad Sant Gadge Baba Amravati, estaba muy preocupado. Observaba un repentino aumento de las infecciones en la estación de pruebas que se encuentra en el campus, que a menudo acoge a leopardos errantes de los bosques cercanos. “Familias completas estaban dando positivo”, dijo Thakare, que afirmó que se apresuró a notificar a los altos funcionarios de salud del distrito. “Esto no ocurrió en la primera oleada, así que nos tomó por sorpresa”.

La oleada de la variante delta

El gobierno de Maharashtra, el estado en el que se encuentra Amravati, se mostró receptivo, dijo Thakare, y trató de controlar la situación. Pero incluso cuando se cuenta con el equipo necesario, que muchos laboratorios aún no tienen, la secuenciación en la India era un proceso que requería mucho tiempo. Dada la inmensidad del país y la irregularidad de las infraestructuras, algunas muestras de virus podían tener 10 días de antigüedad cuando llegaban a los científicos, que a menudo esperaban semanas para obtener suficientes muestras que justificaran la utilización de sus costosas máquinas de secuenciación. La calidad de muchas de las muestras también era baja, a veces manipuladas por trabajadores sanitarios de primera línea inexpertos, indiferentes o agobiados.

En ese momento, el INSACOG, el consorcio de secuenciación, también estaba luchando por despegar. Aunque se constituyó a finales de 2020, muchos de los laboratorios participantes seguían meses después recibiendo formación y tratando de conseguir equipos. Las instalaciones dependientes del Consejo Indio de Investigación Médica (uno de los organismos que más asesoran al gobierno sobre Covid-19) se negaban a compartir los datos genómicos con otros socios de INSACOG, según una persona familiarizada con el asunto.

Una promesa temprana al INSACOG de 1.150 millones de rupias del Fondo de Asistencia y Ayuda a los Ciudadanos en Situaciones de Emergencia del Primer Ministro, creado por Modi en marzo de 2020 para proporcionar subvenciones de emergencia, tampoco se materializó, dejando que el Departamento de Biotecnología tuviera que aportar el dinero, del que solo se liberaron 700 millones de rupias a finales de marzo de 2021, añadió la persona.

Buscando respuestas en la crisis de Covid-19

A principios de febrero de este año, con los hospitales ya desbordados, los funcionarios sanitarios de Amravati sabían que necesitaban respuestas rápidas y enviaron rápidamente a la ciudad de Pune una docena de hisopos positivos de la ciudad y de los distritos vecinos.

A unas tres horas por carretera del interior de Bombay, Pune alberga varios institutos de investigación que estudian el virus, así como el Serum Institute of India Pvt. Ltd., el gigantesco fabricante de vacunas clave en la campaña de inmunización contra el Covid en la India. Las muestras que necesitaban una descodificación urgente se entregaron en el Colegio Médico BJ, un amplio edificio blanco adyacente al Hospital General Sassoon, un histórico centro estatal que en su día practicó una apendicectomía de urgencia a Mahatma Gandhi.

Viales de Covishield, el nombre local de la vacuna Covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, en la línea de producción de la planta de Hadapsar del Serum Institute of India en Pune. Fotógrafo: Dhiraj Singh/Bloombergdfd

Allí, Rajesh Karyakarte tomó el mando. El entusiasta y jovial jefe del departamento de microbiología de la universidad lleva el esfuerzo científico en la sangre: un parásito descubierto por su padre científico recibió el nombre de la familia. Al comienzo de la pandemia, Karyakarte convenció a la universidad para que comprara un secuenciador portátil MinION de Oxford Nanopore, un dispositivo que pesa una libra y tiene el tamaño de una pequeña barra de chocolate.

El secuenciador llegó por fin el 1 de febrero de este año, y al día siguiente Karyakarte aceptó con entusiasmo analizar las muestras de Amravati, después de que el director de educación e investigación médica de Maharashtra planteara su preocupación por la creciente tasa de infección en esa localidad en una videollamada semanal. En dos días, una docena de muestras de la región estaban a su cargo. Sólo había un problema. El secuenciador aún no se había sometido a la instalación obligatoria en persona por parte de los representantes de la empresa con sede en Bangalore, el centro tecnológico del sur de la India, que tenían prohibido viajar durante la pandemia.

“Estábamos en un aprieto”, dijo Karyakarte.

Su equipo se apresuró a encontrar una solución. Uno de los estudiantes de doctorado de Karyakarte se ofreció a conducir las muestras durante unas 14 horas hasta Bangalore, donde podrían recibir formación en persona para utilizar el secuenciador Oxford Nanopore. Pero pronto se dieron cuenta de que el embalaje de hielo seco, esencial para mantener estables las muestras, probablemente se derretiría antes de llegar allí. Tras unas minuciosas negociaciones, Air India accedió a permitirles transportar las muestras de virus en su bodega de carga.

La tarde del 8 de febrero, tres estudiantes de Karyakarte volaron a Bangalore y durante los tres días siguientes se dedicaron a desvelar los secretos de Amravati.

Cuando un equipo de investigación estatal llegó a Amravati a mediados de febrero, se encontró con la sorpresa de que comunidades enteras estaban enfermando. Una persona de ese viaje dijo que compartieron esas preocupaciones con el secretario de salud de la India, los jefes de las agencias nacionales y cualquier persona que creyeran que tenía la influencia para hacer cambios en la política, advirtiéndoles que el país se dirigía a un problema muy serio y que el virus parecía haber mutado. Los funcionarios de Nueva Delhi dijeron que la información se verificaría y se tomarían las medidas adecuadas, pero ante la creciente evidencia de una emergencia de salud pública la respuesta fue profundamente frustrante, dijo la persona.

Cuando los datos secuenciados en bruto llegaron a Pune desde Bangalore, el equipo de Karyakarte se centró en darles sentido. Las muestras de Amravati presentaban dos curiosas mutaciones en la proteína de la espiga, la llave que utiliza el virus para abrir la puerta de entrada a las células de nuestro cuerpo. Karyakarte expuso sus preocupaciones en detalle a los funcionarios estatales el 18 de febrero.

“Esas mutaciones eran mutaciones de escape inmunológico”, dijo. “Lo marqué en rojo”.

Revelando delta al mundo

Al día siguiente, el informe de Karyakarte fue enviado al cercano Centro Nacional de Ciencia Celular y al Instituto Nacional de Virología de Pune para que su análisis fuera contrastado. Conjuntamente, encontraron el B.1.617, el linaje del virus que se dividiría en tres y engendraría el delta. Ante la evidencia de las mutaciones, junto con lo que para entonces era una tasa de casos en aumento, el gobierno de Maharashtra cerró Amravati el 22 de febrero.

Thakare, cuyo laboratorio de PCR fue uno de los primeros en detectar el aumento de la infección, afirma que las autoridades estatales le dijeron que no revelara los hallazgos de Karyakarte, y que otros funcionarios sanitarios del distrito no supieron nada de la nueva variante. Las llamadas y los correos electrónicos de Bloomberg al ministro de Sanidad de Maharashtra, Rajesh Tope, no fueron contestados.

Una sala de observación en un centro de vacunación de Covid-19 en un hospital municipal de Pune, en mayo de 2021. Fotógrafo: Dhiraj Singh/Bloombergdfd

Alrededor del 10 de marzo, el INSACOG presentó un informe interno al Centro Nacional de Control de Enfermedades, el organismo que dirige el consorcio, en el que se confirmaba que una nueva variante se estaba propagando y era motivo de gran preocupación, según personas familiarizadas con el asunto. No hubo ningún pronunciamiento público hasta la reunión del 17 de marzo con los ministros principales de los estados de la India, en la que Modi reconoció el aumento del número de casos en Maharashtra y advirtió de un creciente brote nacional, junto con la necesidad de identificar las mutaciones del coronavirus y sus efectos. Sin embargo, no fue hasta el 24 de marzo cuando el Ministerio de Sanidad indio confirmó la presencia de la doble mutación. Según el Ministerio, esta mutación confiere “inmunidad y una mayor tasa de infección” y aparece en el 20% de las muestras, pero “no se ha detectado en número suficiente” para explicar el rápido aumento de las infecciones.

Un antiguo funcionario con el que habló Bloomberg dijo que estaban desconcertados sobre por qué se tardó tanto en hacer público el conocimiento de la variante. Dos semanas en una pandemia es toda una vida, dijo la persona. Pero otros científicos afirman que no estaba claro entonces que la variante fuera realmente la causa de lo que se estaba convirtiendo rápidamente en un aumento de las infecciones en todo el país: A finales de marzo, India registraba más de 60.000 casos al día, frente a los menos de 15.000 del mes anterior.

“Hubo un pequeño desfase antes de que asociáramos el aumento únicamente con la variante delta”, dijo Priya Abraham, directora del Instituto Nacional de Virología, financiado por el Estado. “La gente no asoció realmente en ese momento esta “variante dual” con todo lo que estaba ocurriendo en el país hasta que se hizo evidente que esta variante estaba ahora en la cresta y se estaba detectando en muchos otros estados”.

N.K. Arora, copresidente del INSACOG y miembro del grupo de trabajo de la India sobre Covid-19, declaró a Bloomberg el mes pasado que el país aún estaba aprendiendo a gestionar la pandemia a principios de 2021 y que, en retrospectiva, era muy fácil preguntarse por qué se había producido un retraso. Funcionarios de la oficina de Modi, del Ministerio de Sanidad, del Departamento de Biotecnología, del Centro Nacional de Control de Enfermedades, del Consejo Indio de Investigación Médica y de Niti Aayog, un grupo de reflexión y asesor político del gobierno, no respondieron a las múltiples solicitudes de entrevistas ni comentaron una lista detallada de preguntas enviada por Bloomberg.

Pero con la escasa adopción de medidas, las condiciones eran ideales para que el Covid-19 se extendiera. Varias elecciones estatales que Modi y su partido impugnaron enérgicamente se celebraron en marzo y abril, y atrajeron a grandes multitudes a los mítines y colegios electorales. El Kumbh Mela, el mayor encuentro religioso del mundo, congregó a millones de peregrinos hindúes a lo largo de las orillas del río sagrado Ganges en abril. El resultado fue como pasar de una pistola a una ametralladora, dijo William Haseltine, fundador de Human Genome Sciences Inc. que ahora preside Access Health International, un grupo de reflexión con sede en Nueva York y oficinas en la India. Al rociar “mil balas en una multitud, las posibilidades de que te den son mucho mayores”, dijo.

Debate sobre la política de pandemia

El gobierno de la India, como muchos otros en todo el mundo, se resistía a imponer nuevas restricciones a la pandemia tras los daños económicos del cierre de 2020. Modi dejó esas decisiones en manos de los gobiernos estatales de la India, que finalmente comenzaron a aplicar un confuso mosaico de restricciones. Nueva Delhi también se obsesionó con la denominación de B.1.617, erizándose ante su descripción inicial como la “variante india”, en un eco del enfado del gobierno hace casi una década, cuando las superbacterias resistentes a los antibióticos que llevaban el nombre de la capital amenazaron con hacer mella en la imagen del país y en su lucrativa industria del turismo médico.

Cremaciones masivas tienen lugar junto a un crematorio lleno en Nueva Delhi, en abril de 2021. Fotógrafo: Anindito Mukherjee/Bloombergdfd

Las tasas de casos en la India se habían disparado tanto a mediados de abril que la marea de infecciones se hizo imposible de ignorar. El 12 de abril, los científicos indios presentaron sus conclusiones sobre el B.1.617 a la OMS. En una reunión informativa para los medios de comunicación a finales de esa semana, la agencia la designó como “variante de interés”, aunque Maria Van Kerkhove, la directora técnica de Covid-19 de la OMS, la calificó de “preocupante”. Ese mismo día, los expertos sanitarios indios siguieron restando importancia a la amenaza.

Esta variante estaba presente desde enero, pero el aumento de casos que estamos recibiendo en esta oleada es sólo desde las primeras semanas de marzo”, dijo Aparna Mukherjee, científica principal del ICMR, a Bloomberg Television el 16 de abril. “No estamos seguros de que sea esta variante la causante del aumento”.

Para entonces, ese debate era en gran medida académico: la variante había estallado en la India, y pronto se extendería por todo el mundo. Kamlendra Singh, profesor asistente de la Universidad de Missouri, llegó al norte de la India para visitar a su familia a finales de marzo. Apenas unas semanas después, recuerda que “se estaba volviendo una auténtica locura en la India”.

El biólogo era muy consciente de los peligros que presentaba el virus, ya que había publicado varios trabajos de investigación sobre la enfermedad. Durante el resto de su viaje tomó precauciones y limitó sus interacciones, aunque se había vacunado dos veces con la vacuna de Pfizer Inc. Tras dar negativo en la prueba, Singh se embarcó en un vuelo de vuelta a Estados Unidos a finales de abril.

En el aire, sintió un extraño cansancio. Al aterrizar en Chicago, el profesor declaró sus síntomas a Inmigración, pero con los resultados negativos de la prueba en la mano le permitieron tomar un vuelo de conexión a San Luis. Durante el viaje de vuelta a Colombia, empezó a sentirse cada vez peor. Al día siguiente, Singh fue a hacerse una nueva prueba. El resultado fue positivo. “Todo el avión estaba lleno”, recuerda. “¿Quién sabe cuántos estaban infectados allí dentro?”.

A través de innumerables viajes como el de Singh, B.1.617.2, el número 2 utilizado para distinguir el delta de su progenitor, empezó a sembrarse por todo el mundo. La amplia red de secuenciación del Reino Unido no tardó en detectar la variante en su territorio en abril y, en pocas semanas, los científicos de ese país estimaron que posiblemente era al menos un 50% más transmisible que la variante alfa, entonces predominante.

Aun así, el gobierno de Boris Johnson tardó en imponer restricciones a los viajes a India, ya que estaba a la espera de un acuerdo comercial con el país, aunque a principios de abril ya había incluido en la lista roja a los países vecinos, Bangladesh y Pakistán, que registraban menos infecciones. El 14 de abril, la oficina del primer ministro anunció que un viaje comercial a la India se había reducido de cuatro días a sólo uno. Downing Street canceló la visita cinco días después y añadió a India a su lista roja de viajeros prohibidos.

Las nuevas medidas, sin embargo, no entraron en vigor hasta el 23 de abril y Gran Bretaña se convirtió pronto en un hervidero de la nueva variante, proporcionándole otro trampolín para su propagación. La variante añadió urgencia a la campaña de vacunación del Reino Unido y retrasó los planes de reapertura económica del país, ya que los países europeos impusieron sus propias barreras. También dio lugar a brotes devastadores en otros lugares, que afectaron a hospitales desde Kentucky hasta Filipinas.

A mediados de mayo, la variante había sido reetiquetada como “variante preocupante” por la OMS, que a finales de ese mes había puesto en marcha un nuevo sistema de denominación basado en el alfabeto griego, bautizando a B.1.617.2 como delta.

Para la India, el trauma de la ola delta fue absoluto. Muchos perdieron a familiares y amigos, o al menos conocían a alguien que lo había hecho. Las escenas trágicas de los hospitales, como los de Amravati, dieron la vuelta al mundo, dejando al descubierto los fallos de un sistema sanitario que luchaba incluso por proporcionar cuidados básicos como oxígeno y camas de hospital.

Fue una llamada de atención que ha hecho que el país refuerce modestamente sus esfuerzos de secuenciación, aunque el plan original de descifrar el 5% de todas las infecciones se abandonó cuando los casos alcanzaron un máximo de más de 400.000 al día en mayo. Desde entonces se han incorporado 28 nuevos laboratorios al INSACOG, un organismo que los científicos estatales esperan que se convierta en un elemento permanente más allá de la pandemia.

Un trabajador sanitario administra una dosis de la vacuna Covid-19 en un centro de salud de Amravati, India, el 1 de diciembre. Fotógrafo: Anindito Mukherjee/Bloombergdfd

Uno de los centros añadidos a la lista fue el BJ Medical College de Pune. Una visita a mediados de octubre a la gran oficina de Karyakarte, con paredes azules y manchadas de agua, le encontró rodeado de una docena de estudiantes de doctorado. Ese día acababa de llegar un secuenciador nuevo y más grande. Era un momento fortuito: Cuando aún faltaban semanas para que ómicron fuera noticia, Karyakarte, ahora coordinador de Maharashtra para la secuenciación del genoma, estaba preocupado por los niveles de vacunación de la India, que con un 42% de dobles vacunados está muy por debajo de países de tamaño similar como China y Brasil, según el rastreador de vacunas de Bloomberg.

“El coronavirus no se ha ido a ninguna parte”, dijo, mientras los estudiantes salían a montar el nuevo secuenciador. “La cola va a ser muy larga”.

De vuelta a Amravati, el cirujano jefe del distrito, Shyamsundar Nikam, que tuvo él mismo un roce casi mortal con el delta, es igualmente cauto. A pocos meses de jubilarse, ha presionado para que se construyan nuevas y enormes bombonas de oxígeno en los hospitales de Amravati. “Tenemos que tenerlo a punto por culpa de ese omicrón”, dice Nikam, que a mediados de diciembre envió fotos de la unidad de la UCI, ahora impecable, limpia de polvo, suciedad y excrementos de animales.

Recuperación de la catástrofe del Covid-19

El gobierno de la India también está intentando acelerar la campaña de inmunización, aunque no empezará a inocular a los menores de 18 años y ofrecerá a los trabajadores de salud una dosis de refuerzo hasta el mes que viene. En un centro de vacunación a principios de este mes en Amravati, una multitud constante hacía cola para recibir sus vacunas.

En todo el mundo, mientras el ómicron (con sus cerca de 50 mutaciones) extiende su barrido, algunos países parecen estar mejor preparados para afrontar lo que se avecina. “No nos cogieron de sorpresa”, dijo el mes pasado Salim Abdool Karim, un epidemiólogo que ha asesorado al gobierno de Sudáfrica. “Esperábamos y estábamos preparados para una nueva variante”.

Las prendas desechadas de las personas que murieron de Covid-19 en la azotea de un crematorio en Nueva Delhi, en abril de 2021. Fotógrafo: Anindito Mukherjee/Bloombergdfd

Por ahora, la esperanza es que, a diferencia del delta, el ómicron resulte ser una versión más suave del virus, que busca replicarse lo más posible sin matar a sus huéspedes.

Pero con tanta gente sin vacunar, sobre todo en el África subsahariana, sigue existiendo el riesgo de que surjan más cepas, dijo Brian Wahl, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. Menos del 9% de la población africana está totalmente inoculada.

“Para detener la aparición de una nueva variante potencialmente devastadora tenemos que asegurarnos de que el mundo está protegido”, dijo Wahl. “Esa fue la lección del delta. ¿Hemos actuado en consecuencia? Esa es una pregunta diferente y por la que hemos visto la aparición de ómicron”.

También lee:

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD