Mercados

Tres años monstruosos para el S&P 500 ponen el listón muy alto para enero

Con el repunte de esta semana, la rentabilidad total a tres años del S&P 500 superó el 100% por primera vez desde marzo de 2000

Tras una rentabilidad anual superior al 20%, el S&P 500 suele empezar el año con tibieza. Este es el caso de los datos que se remontan a 1980. Fotógrafo: Michael Nagle/Bloomberg
Por Vildana Hajric y Emily Graffeo
01 de enero, 2022 | 04:01 PM

Bloomberg — A todos los máximos históricos, los meses sin correcciones y cualquier otra hazaña que desafíe a la muerte que ha logrado el mercado de valores, añada otro superlativo. El índice S&P 500 se ha duplicado desde el Año Nuevo de 2018, coronando un tramo de fortaleza sostenida con pocos precedentes.

Utilizando los cierres mensuales, hay que remontarse décadas atrás para encontrar otro periodo en el que la rentabilidad total del índice a tres años superara el 100%. Dos décadas, para ser exactos, hasta el estallido de la burbuja de Internet. Y aunque nada en esa comparación es base para el pánico en ningún sentido estadístico riguroso, al menos muestra la temeridad del actual rally y el reto al que se enfrentan los inversores para decidir si es sostenible.

Preguntarse es normal. Las dudas aparecen cuando se acumulan los superlativos. Un tercer año consecutivo de rendimientos de dos dígitos para el S&P 500. Setenta máximos históricos sólo en 2021. El mejor diciembre desde 2010, que ha llevado al índice a 26 veces los beneficios. En las últimas cinco sesiones, el indicador ha sumado un 0,9%, otra semana al alza en un año en el que los cierres positivos han supuesto el 63% del total.

PUBLICIDAD

“La ganancia de diciembre podría ser el dolor de enero”, dijo Mike Bailey, director de investigación de FBB Capital Partners. “Si los inversores están rematando sus ganadores en diciembre, eso podría diluir el efecto de enero”, dijo. Las presiones a principios de 2022 pueden incluir comentarios más agresivos por parte de la Reserva Federal, informes de beneficios del cuarto trimestre restringidos por la inflación y valoraciones que están cerca de los máximos de cinco años.

El S&P 500 registró su tercer año consecutivo de rendimientos de dos dígitosdfd

La historia demuestra que puede ser así. Tras una rentabilidad anual superior al 20%, el S&P 500 suele empezar el año con tibieza. Este es el caso de los datos que se remontan a 1980, ya que los inventarios de enero que siguen a los años de grandes éxitos son, por término medio, planos. Y ese rendimiento es peor que la rentabilidad media de enero del 1,2% en las últimas ocho décadas, según Jessica Rabe, cofundadora de DataTrek Research.

“El primer mes de un nuevo año puede ser un mes de retroceso considerable después de una ganancia excesiva”, escribió en una nota. “Los inversores no deberían esperar que el impulso positivo de este año se mantenga durante el próximo mes”.

PUBLICIDAD

Con el repunte de esta semana, la rentabilidad total a tres años del S&P 500 superó el 100% por primera vez desde marzo de 2000, según Bespoke Investment Group.

Un diciembre para recordardfd

Un diciembre para recordar

Desde cualquier punto de vista, 2021 fue un año gigantesco para las acciones. Todos los sectores del índice S&P 500 registraron ganancias de dos dígitos por primera vez, y ocho de ellos subieron un 20% o más, según los datos recopilados por Bloomberg desde la implantación del sistema de clasificación GICS en 1999. El grupo con mejor rendimiento, el de la energía, subió un 48% en 2021, después de ser el de peor rendimiento en 2020.

A pesar de todos sus giros, fue un año sensiblemente menos polarizado para la renta variable que el anterior. En medio de la primera ola de Covid-19, siete valores del S&P 500 se triplicaron en 2020, frente a cero este año, mientras que 15 cayeron más del 40%, un destino que todos evitaron esta vez. La ganancia del 743% de Tesla Inc. fue la primera del índice de referencia en 2020, mientras que la subida comparativamente modesta del 179% de Devon Energy Corp. fue la mejor de este año.

“Mucha gente piensa que podríamos devolver algo de esto al entrar en el nuevo año. Eso podría ocurrir”, dijo Jim Paulsen, estratega jefe de inversiones de Leuthold Group, en Bloomberg TV y Radio. Espera que el año 2022 sea volátil en general, y dice que los rendimientos no serán tan robustos como los de este año.

La principal preocupación de los inversores en el nuevo año es la Reserva Federal, que recientemente anunció que aceleraría la retirada de los estímulos económicos. Steve Sosnick, estratega jefe de Interactive Brokers, se fijó en las tenencias de valores del banco central, que han aumentado en unos US$130.000 millones este mes hasta Navidad. Eso no es exactamente un taper, dice, así que cuando su ritmo de compra empiece a disminuir de forma más significativa, los mercados podrían reaccionar negativamente.

“A medida que el taper entra en acción, es más probable que tengamos algunas correcciones, ya que las entradas de dinero en el sistema se reducirán”, dijo Sosnick. “Por eso espero un aumento de la volatilidad”.

PUBLICIDAD

Jack Janasiewicz, gestor de carteras de Natixis Investment Managers Solutions, coincide en que el endurecimiento de la política monetaria va a mantener a los inversores “un poco más aprensivos”.

“Probablemente va a ser un poco moderado porque la gente no está pensando, ‘Hey, estoy amontonando, retroceder el camión, vamos a comprar todo bajo el sol’”, dijo por teléfono. “Creo que ese es el punto de partida de la psique del inversor, que pone un poco de techo a una carrera del 25% al 30% en las acciones”.

Pero, como sabe cualquiera que preste atención a los mercados, hacer caso a los casos de los bajistas, por muy sensatos que parezcan, ha sido un error costoso durante mucho tiempo. El endurecimiento de los cierres, el aumento de los rendimientos de los bonos, el engorde de las valoraciones... todos han sonado preocupantes, pero ninguno se ha mantenido. Decir que los mercados pueden ser volátiles en enero debido a la rapidez con la que han subido recientemente es otro punto de vista que podría fácilmente estrellarse y quemarse, aunque su simplicidad tiene un atractivo para ciertos profesionales de Wall Street.

PUBLICIDAD

“Los beneficios van a seguir creciendo y el rendimiento de los bonos no va a seguir subiendo, lo que significa que uno se ve obligado a comprar el S&P 500″, dijo Michael Purves, director ejecutivo y fundador de Tallbacken Capital Advisors. “Y eso es lo que ha ocurrido este año en 2021: se han comprado todas las caídas”.

Hay muchos vientos de cola para el próximo año. Janasiewicz, por ejemplo, dice que una temporada de ganancias en gran medida positiva puede ayudar a mantener las acciones en alto cuando los informes de ganancias comienzan a rodar - y los analistas ya han estado aumentando las previsiones para la próxima temporada.

PUBLICIDAD

Paulsen, de Leuthold, afirma que el S&P 500 podría superar los 5.000 puntos en la primera mitad del año “por el entusiasmo de que por fin podamos pasar el Covid de una pandemia a una epidemia”, dijo, y añadió “y por la constatación de que la inflación se está moderando”.

-- Con la ayuda de Peyton Forte y Elena Popina.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

Colombia cerraría 2021 entre las 5 monedas más devaluadas del mundo, ¿y en 2022?

Banxico emitirá moneda digital en 2024: Lo que debes saber

Ether supera a bitcoin en 2021 gracias a repentina volatilidad

PUBLICIDAD