Inflación en zona euro alcanza récord inesperado y plantea prueba para el BCE

La confianza económica en la zona euro, por su parte, se redujo más de lo previsto por los analistas ante la aparición de la variante ómicron del coronavirus

europa
Por Alexander Weber
07 de enero, 2022 | 10:17 AM

Bloomberg — La inflación en la región del euro se aceleró por encima de niveles ya récord, desafiando las expectativas de desaceleración y complicando la tarea de los funcionarios del Banco Central Europeo (BCE), que insisten en que el actual repunte es temporal. El euro se fortaleció.

En diciembre, los precios al consumidor aumentaron un 5% con respecto al año anterior, más rápido que el aumento del 4,9% del mes anterior y más que la estimación media del 4,8% realizada por Bloomberg entre economistas. Una medida que excluye los componentes volátiles, como los alimentos y la energía, se situó en el 2,6%, igualando la lectura de noviembre.

Nuevo récord
La inflación de la zona euro se aceleró inesperadamente hasta el 5% en diciembre
Blanco: tasa de inflación
Azul: Inflación subyacentedfd

La confianza económica en la zona euro, por su parte, se redujo más de lo previsto por los analistas ante la aparición de la variante ómicron del coronavirus, altamente contagiosa.

Los datos de inflación del viernes aumentan la presión sobre el BCE después de que las interrupciones de la cadena de suministro y el aumento de los costos de la energía impulsaran el aumento de los precios a su ritmo más rápido desde la creación de la moneda común.

PUBLICIDAD
Sorpresa de diciembre 
La inflación de la zona euro se aceleró inesperadamente el mes pasado 
IPCA de todas las partidas
Alimentos, alcohol y tabaco
Energía
Bienes industriales no energéticos
Serviciosdfd

Mientras que la institución con sede en Fráncfort ha trazado una retirada de las medidas de estímulo de la era de la crisis, el endurecimiento más agresivo de la política monetaria por parte de otros grandes bancos centrales ha llevado a algunos funcionarios a instar a una postura más dura.

Su presidenta, Christine Lagarde, dijo el mes pasado que es probable que la inflación siga siendo elevada a corto plazo, antes de ralentizarse en 2022 y situarse por debajo del objetivo del 2%. Dijo que una subida de tasas no sería la respuesta correcta a la actual racha de crecimiento de los precios, en parte porque sus efectos sólo se notarían más adelante, cuando las presiones ya estuvieran disminuyendo.

Esto no ha impedido que los mercados monetarios apuesten por una subida de tasas este mismo año. El euro subió un 0,1% frente al dólar el viernes, hasta US$1,1304.

PUBLICIDAD

A pesar de la aceleración de diciembre, muchos ven la inflación de la zona euro probablemente en su punto máximo o cerca de él. El Gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy de Galhau, lo dijo esta semana después de que los datos indicaran que los precios de consumo en la segunda economía del bloque monetario se estabilizaron en diciembre.

En Alemania, la inflación se desaceleró desde su nivel más alto en décadas el mes pasado. Los rendimientos alemanes a 10 años no reaccionaron a las cifras de la eurozona del viernes y se mantuvieron estables en menos 0,06%.

Pendiente descendente

“A pesar de un camino desigual, el panorama general es que la inflación termine en los próximos meses la tendencia positiva iniciada el año pasado”, dijo Nicola Nobile, economista jefe de Italia en Oxford Economics, en un informe enviado por correo electrónico a los clientes. “Gracias a la relajación de las presiones energéticas y de los cuellos de botella de la oferta, prevemos que la inflación baje al 3,9% en el primer trimestre y que se sitúe en una media del 2,6% en todo el año 2022″.

La energía, sin embargo, sigue siendo un dolor de cabeza. Los precios del gas natural volvieron a subir esta semana después de que Rusia frenara las entregas a Europa occidental, amenazando con exprimir a los consumidores y obligando a las empresas de las industrias dependientes de la energía a reducir la producción. El ministro de economía francés, Bruno Le Maire, calificó el viernes el aumento de los costes energéticos de “emergencia absoluta”.

Ómicron también está enturbiando las perspectivas, ya que los analistas no tienen claro si las perturbaciones que provoca avivarán la inflación o tendrán el efecto contrario al frenar la recuperación económica.

El informe del viernes sobre el sentimiento de la Comisión Europea mostró que el temor a la pandemia afectaba la confianza de los consumidores y de los sectores minorista y de servicios.

La incertidumbre ha llevado a los funcionarios del BCE a pedir flexibilidad en su enfoque de la inflación. El miembro del Consejo de Gobierno, Martins Kazaks, dijo esta semana en una entrevista que los responsables de formular políticas actuarán si las perspectivas de los precios repuntan.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Harumi Ichikura, Kristian Siedenburg, James Hirai y William Horobin.

Le puede interesar:

Precios del gas en Europa se disparan al Rusia mantener volúmenes limitados

Inflación turca alcanza nivel más alto desde 2002

PUBLICIDAD

Lagarde: alza de tasas en 2022 es improbable, pero BCE actuará si es necesario

Este artículo fue traducido por Andrea González