El clima extremo en Brasil está inundando minas y secando cultivos

Los fenómenos están impactando la producción y empujando al alza los precios de todo, desde la soja hasta los metales

El humo se eleva por encima de las granjas y tierras por un incendio cerca de Sao José do Rio Pardo, estado de Sao Paulo, Brasil, el martes 24 de agosto de 2021.
Por Tatiana Freitas - Mariana Durao y Brian K Sullivan
11 de enero, 2022 | 04:02 PM

Bloomberg — Los eventos climáticos extremos en Brasil, potencia global de producción de materias primas, están repercutiendo en los mercados mundiales, empujando al alza los precios de todo, desde la soja hasta los metales.

La sequía y el calor en el sur del país sudamericano han provocado pérdidas de cultivos y echado por tierra lo que se suponía que sería una producción récord de semillas oleaginosas en el mayor productor del mundo. Mientras tanto, la mitad norte del país tiene el problema opuesto: demasiada agua. Las intensas lluvias provocaron que Vale SA, el segundo mayor productor de mineral de hierro del mundo, detuviera parte de su producción minera en Minas Gerais.

La medida potenció el repunte del precio del mineral de hierro. Los futuros de mineral de hierro en Singapur avanzaban hasta un 2,8% el martes, lo que elevó el repunte a alrededor del 50% desde noviembre. En los mercados agrícolas, los futuros de soja han aumentado un 13% desde principios de diciembre, cuando el clima adverso comenzó a afectar los cultivos brasileños. La agencia estatal de agricultura Conab recortó su proyección para la cosecha de soja de este año debido a la sequía y señaló que es posible que haya más recortes en los próximos meses. Una oferta más limitada de las semillas oleaginosas utilizadas para hacer desde aceite de cocina hasta alimento para animales, contribuir al aumento de la inflación mundial de alimentos.

Los futuros de la soja suben a medida que la sequía daña las proyecciones de cosecha de Brasil. dfd

El norte de Brasil está “demasiado húmedo” y el sur está “demasiado seco”, dijo Don Keeney, meteorólogo del pronosticador comercial Maxar. Ese es un patrón típico causado por el fenómeno de La Niña, reforzado por otros factores como el calentamiento del Atlántico, según Carine Gama, meteoróloga de Climatempo, con sede en São Paulo.

PUBLICIDAD

El clima adverso está perturbando la industria del mineral de hierro en el estado de Minas Gerais. Además de Vale, Gerdau S.A. y Usiminas suspendieron operaciones mineras. El sábado, un dique minero de la francesa Vallourec S.A. se desbordó cerca de la ciudad de Belo Horizonte, que registró 38 centímetros de precipitación en los primeros 10 días de enero, superando el promedio de todo el mes.

Más de 100 millones de toneladas de suministro anualizado de mineral de hierro podrían estar en riesgo en este momento en Brasil, estiman los analistas de BTG Pactual. Eso representa aproximadamente el 7% de los suministros de transporte marítimo y alrededor del 30% del suministro de Brasil.

El clima extremo también puede provocar pérdidas de otros cultivos. Las fincas de café en el sur de Minas Gerais son vulnerables debido a una posible erosión del suelo, mientras que los campos de maíz en el sur de Brasil se han enfrentado a una sequía prolongada, y los cultivos de soja en algunas partes del norte del país se han visto afectados por un aumento de enfermedades debido al clima húmedo. Aun así, esos daños pueden evitarse si las condiciones mejoran pronto.

PUBLICIDAD

Hay indicios de que los patrones climáticos pueden cambiar la próxima semana y traer alivio, dijo Keeney. Un sistema de alta presión que ha secado el sur de Brasil y Argentina se está desplazando hacia Paraguay, lo que permitirá que llueva en la región. También disminuirá, aunque no detendrá, las lluvias que han estado inundando el norte de Brasil, dijo.

Le puede interesar:

IPC de Brasil se desaceleró menos de lo previsto en diciembre

Analistas de Brasil ven tasa más alta, menor crecimiento en 2022

Producción industrial de Brasil disminuye en medio de recesión