PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Tecnología

Tabas, proptech brasileña, levanta US$14 millones en capital y deuda

La startup utilizará el dinero de la emisión de cuentas por cobrar de bienes raíces para comprar muebles y renovar apartamentos y capital para hacer crecer el equipo y mejorar la operación

Simone Surdi (izq) y Leonardo Morgatto.
19 de enero, 2022 | 04:00 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

La proptech brasileña Tabas anunció este miércoles, que recaudó US$14 millones en capital y deuda en una ronda Serie A liderada por Blueground, la empresa que inspiró a esta startup brasileña, y contó con la participación de Echo Capital.

También recibió recursos del inversionista Nelson Queiroz Tanure (Chairman de PetroRio e hijo del empresario Nelson Tanure, quien tuvo inversiones controvertidas como en la empresa brasileña de telecomunicaciones Oi, en el año en que la empresa casi entra en bancarrota).

PUBLICIDAD

El CEO de Tabas, Leonardo Morgatto, tiene un título en ingeniería de producción. Después de haber pasado cuatro años en Siemens, fue en el mercado inmobiliario donde se encontró profesionalmente. Su padre ya trabajaba en el área y durante tres años el ejecutivo trabajó en el sector, antes de mudarse a Francia en 2018 para estudiar el MBA en INSEAD (Instituto Europeo de Administración de Empresas). Fue allí donde conoció al cofundador de Tabas, el italiano Simone Surdi.

Todo comenzó cuando se mudaron a Londres para hacer una pasantía de verano. Trabajando en una consultoría, Morgatto dijo que necesitaba un apartamento amueblado en la ciudad, pero que tuvo “la peor experiencia de alquiler” de su vida. “En ese momento, pude alquilar un apartamento por un precio desproporcionado con respecto al mercado y estaba en una situación degradada”, recordó.

Fue en una cena con Surdi que la idea de montar un negocio en esta zona cobró sus primeros esbozos. El cofundador de Tabas estudió física y estaba haciendo un doctorado en EE.UU., pero decidió abandonar su área de investigación porque quería ver resultados a corto plazo.

PUBLICIDAD

“La experiencia de alquiler en Londres fue terrible porque no teníamos garantía de calidad y era difícil encontrar un lugar para quedarse dos, tres meses. No había flexibilidad. Vimos que estos problemas estaban relacionados con el hecho de que, en este negocio, las empresas emergentes suelen ser mercados que no gestionan la experiencia del cliente de extremo a extremo, son un poco como corredores”, dijo Surdi.

El salto se produjo cuando los cofundadores pensaron en alquilar los apartamentos a los propietarios a largo plazo, renovarlos y ofrecer estancias flexibles, como hace Blueground en Estados Unidos. Blueground alcanzó una valoración de US$750 millones tras su ronda más reciente en septiembre de 2021.

En 2020, el dúo llegó a Brasil para abrir un negocio. “Para los propietarios de viviendas, el mercado inmobiliario brasileño está fragmentado. Durante mucho tiempo en Brasil, todo el mundo construía un edificio para vender y utilizar como inversión, pero las inmobiliarias hacían solo la parte comercial y la administración de las cuentas por cobrar y no la inversión en el activo [el apartamento]”, dijo Morgatto.

La pandemia de Covid-19 fue un balde de agua fría para el entusiasmo de la nueva empresa. Cuando el negocio inmobiliario prácticamente se congeló en marzo de 2020, la crisis económica mundial provocada por el coronavirus hizo que la startup pasara unos siete meses recaudando dinero de familiares y amigos para mantener las operaciones. “Nos quedamos sin dinero, pedimos otra pequeña ronda. Tuvimos una experiencia no tan glamorosa en términos de emprendimiento”, recordó Morgatto.

Pero vino la remontada: en octubre de 2020, Tabas consiguió un inversor internacional, Venture Friends, que invirtió US$1.5 millones en la premisa de la startup. El año pasado, la empresa captó 20 millones de reales en CRI (certificados de crédito inmobiliario brasileños). Ahora, la empresa deja oficialmente la etapa semilla y avanza a la Serie A con US$14 millones. La mitad del valor proviene de la deuda por cobrar y la otra mitad proviene del patrimonio (lo que diluye el control de la empresa).

“El dinero de la deuda se destina a la compra de televisiones, tocadores, camas… renovaciones. Y el dinero de capital se destina a contratar personas, tecnología, procesos, marca”, explicó Surdi. Para Tabas, no tiene sentido levantar capital para comprar muebles para los apartamentos que la empresa pretende alquilar, porque, a diferencia de la inversión en procesos y tecnología, el financiamiento en muebles no agrega valor en el tiempo. “Es algo que se deprecia. Nuestro modelo de negocio permite esta línea de crédito a la inversión para renovar”.

PUBLICIDAD

La startup no compra la propiedad, por lo que utiliza las rentas por cobrar como garantía para el negocio. Funciona así: la mayoría de las propiedades de los propietarios llegan a Tabas a través de intermediarios. El equipo de datos analiza el activo y la startup realiza el arrendamiento, incluso sin estar segura de los inquilinos.

Existe el riesgo de que el apartamento no se alquile. Sin embargo, el ejecutivo explica que el equipo de tecnología ha elegido las unidades adecuadas. “Prueba de ello es que el año pasado teníamos el 93% de los apartamentos arrendados”, dijo.

En la web de Tabas, los clientes pueden visitar los pisos de forma virtual y alquilarlos online, que, según el CEO, es lo que ocurre con el 80% de los apartamentos. Pero, Morgatto recuerda que la empresa está abierta a asociaciones con mercados o corredores que quieran negociar departamentos arrendados por la startup.

PUBLICIDAD

Tabas quiere llegar a los 130 empleados a finales de año, pero no pretende ir mucho más allá de este número de contrataciones, ya que, según Morgatto, es necesario crecer de forma sostenible.

Con la ronda, el presidente ejecutivo cree que será posible llegar a 1.200 apartamentos a finales de 2022. Hoy, hay 360 propiedades arrendadas en las ciudades de São Paulo y Río de Janeiro.

PUBLICIDAD

De cara a este año, la empresa quiere consolidarse en São Paulo y expandirse a otras ciudades, como Brasilia. A partir de 2023, el CEO pretende llevar el negocio a la Ciudad de México. Otro plan es ofrecer productos financieros a los propietarios de viviendas y alianzas con desarrolladores para operar varios departamentos en un mismo edificio, algo similar a lo que la brasileña Housi hace hoy.

Si hoy la startup alquila un inmueble y lo reforma para volver a alquilarlo, no se descarta la idea de comprar un apartamento en alquiler en el futuro. “Prefiero comprar después de dos años de alquiler porque entonces ya sabemos los ingresos del apartamento, si tiene sentido, cuál es la ocupación. Pero pensar que los propietarios venden los apartamentos es algo que esperamos, tal vez dentro de dos o tres años”.

Isabela Fleischmann

Isabela Fleischmann

Periodista brasileña especializada en cubrir tecnología, innovación y startups

PUBLICIDAD