La crisis energética nubla el escenario para 2022

El mundo experimenta un choque de suministro de energía, que se suma a un choque de suministro para el sector agrícola en su conjunto

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Línea Ideas — El año 2022, que se inicia en medio de una serie de desafíos locales e internacionales, también se enfrentará a una fuerte subida de los precios de la energía, que alimenta la inflación y amenaza las perspectivas de crecimiento mundial, incluso en Brasil.

De hecho, lo que estamos viviendo es un shock de oferta energética, que se suma a un shock de oferta en el sector agrícola en su conjunto, lo que repercute en los índices de inflación y presiona a los bancos centrales para que actúen para controlar la situación.

PUBLICIDAD

En Estados Unidos, el precio de la gasolina ha subido más de un 30% sólo en los últimos 12 meses, lo que supone el peor comienzo de año en casi 30 años.

No sólo en EE.UU., sino en varios otros países, con el importante aumento de la población vacunada, seguido de la reapertura económica, se ha producido un rápido incremento del consumo doméstico, impulsado por el comercio electrónico y también por los programas de ayuda de los gobiernos.

PUBLICIDAD

Hasta justo antes de que el ómicron se extendiera por todo el mundo, el consumo en varios países se había acelerado tanto que ya era mayor que en el periodo previo al Covid. Si la pandemia se disipa, el consumo podría responder rápidamente, volviendo a la senda anterior y presionando aún más los precios de la energía.

En el mundo, la competencia por la energía sigue siendo feroz. El presidente ruso, Vladimir Putin, ha prometido aumentar los envíos de gas a Europa y el gobierno chino ha ordenado un aumento de la producción de carbón a pesar de los esfuerzos por renovar la matriz energética. Europa es un gran importador de energía: la eurozona importa alrededor del 60% de la energía utilizada y Estados Unidos sólo el 7%, según datos del Banco Mundial.

PUBLICIDAD

Matriz antigua x matriz nueva

En los últimos años hemos tenido una menor inversión en fuentes de energía fósiles, la llamada “vieja matriz” y un aumento de las inversiones en la “matriz verde”, de energías renovables. Esta transición energética de la “vieja economía” a la “nueva economía” será más lenta de lo previsto por el mercado, ya que el periodo de inversión es largo y estamos experimentando a corto plazo un aumento de la demanda energética en el mundo.

Si analizamos los países emergentes, Brasil lidera las inversiones en energías renovables. De 2008 a 2019, invertiremos aproximadamente US$25.000 millones en energías renovables. A continuación, la India, con US$21.000 millones; México, con US$15.000 millones; y Chile, con US$14.000 millones, según datos de Bloomberg NEF.

PUBLICIDAD

El problema es que el aumento de los precios de la energía tiene un fuerte impacto en la inflación. El IPCA subió un 10,06% el año pasado, y sólo la gasolina aportó más del 23% del índice, la electricidad el 9,7% y el gas envasado el 4,1%.

Este movimiento inflacionario se está produciendo en varios países. El impacto de la energía en la inflación nos lleva a prever un endurecimiento de la política monetaria en los países desarrollados y también en Brasil, como ya está ocurriendo.

PUBLICIDAD

No creo que el endurecimiento monetario -- es decir, el aumento de la tasa Selic -- tenga un impacto objetivo sobre la inflación en los próximos meses, pero podría frenar el crecimiento económico del país, que ya ha sido revisado a la baja en las últimas semanas: del 0,28% para 2022, según el último Boletim Focus.

Para complicar el escenario, el petróleo está en una espiral alcista y puede seguir subiendo a lo largo de 2022. Bank of America (BofA) estima el precio del petróleo en US$100 a corto plazo y ya han tenido operaciones con opciones sobre el Brent con vencimiento en diciembre de 2022 con un strike de US$200.

El aumento de los precios de los combustibles en los mercados internacionales también afecta a Brasil. Seguimos siendo muy dependientes de las energías no renovables, como el petróleo, el gas natural y el carbón.

Este año, Petrobras ya llevó a cabo un reajuste de los precios de los combustibles en el mercado nacional. En un año, la gasolina subió un 77% y el gasóleo un 79%.

Brasil también se enfrenta a un aumento de las tarifas eléctricas debido a la crisis del agua, ya que dependemos en gran medida de la generación de energía hidroeléctrica.

A pesar de un año difícil, esperamos que la política monetaria logre el objetivo de reducir la inflación para que Brasil pueda volver a crecer por encima del 2%.

También lee:

Luciane Ribeiro

Luciane Ribeiro (ES)

Es socia fundadora de 3V Capital, miembro del consejo de administración de W.I.L.L. (Women in Leadership in Latin America) y miembro del comité de inversiones del fondo de pensiones de la ONU