Gobierno de EE.UU. busca trato justo de México a inversionistas energéticos

Las autoridades de comercio y energía de Estados Unidos analizan los riesgos de la reforma eléctrica

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla con su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador durante un encuentro en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington, D.C. en noviembre de 2021.
Por Nacha Cattan y Eric Martin
24 de enero, 2022 | 07:48 PM

Bloomberg — La secretaria de Comercio del presidente Joe Biden está revisando las políticas energéticas nacionalistas de México para ver cómo se relacionan con los compromisos del país con su acuerdo norteamericano de 2020.

La oficina de la representante de Comercio de Estados Unidos, el Departamento de Energía y el Departamento de Comercio “siguen comprometidos a garantizar un trato justo para los exportadores e inversionistas estadounidenses”, dijeron sus líderes. Los comentarios llegaron en una carta a la que tuvo acceso Bloomberg News enviada la semana pasada al representante Buddy Carter, un republicano de Georgia.

El mensaje se produjo en respuesta a otra carta enviada por Carter y docenas de legisladores republicanos en noviembre que instaba a la Administración Biden a presionar a México por acciones discriminatorias que perjudican a las empresas y trabajadores de energía de EE.UU., en tanto que supuestamente violan el acuerdo comercial entre EE.UU., México y Canadá.

“Entendemos y compartimos sus preocupaciones con respecto a las reformas constitucionales propuestas por México y las acciones recientes que afectan a las empresas e inversionistas estadounidenses en el sector energético”, escribieron los funcionarios de la Administración Biden. “Seguiremos planteando nuestras preocupaciones a nuestros homólogos mexicanos”.

Una reforma propuesta por López Obrador el año pasado daría más control sobre el mercado eléctrico a la estatal Comisión Federal de Electricidad, conocida como CFE, y priorizaría su energía hidroeléctrica por encima la generación eólica y solar de propiedad privada. La iniciativa alarmó a las asociaciones de energía eólica y solar de México, que argumentan que violaría las promesas que hizo el país en virtud del Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático.

PUBLICIDAD

Durante mucho tiempo, López Obrador ha criticado las reformas energéticas promulgadas en 2013-14 que pusieron fin a casi ocho décadas de nacionalización energética. Desde que asumió el cargo a finales de 2018, prometió devolver a la empresa estatal Petróleos Mexicanos, conocida como Pemex, y a la CFE su antigua gloria al reducir la participación del sector privado en la industria.

La secretaria de Energía de EE.UU., Jennifer Granholm visitó la Ciudad de México la semana pasada y se reunió con López Obrador, así como con representantes de empresas privadas.

En cada una de las reuniones, expresó las “preocupaciones reales del Gobierno estadounidense sobre el posible impacto negativo de las reformas energéticas propuestas por México en la inversión privada de EE.UU. en el país”, de acuerdo con un comunicado de su oficina.

PUBLICIDAD

Te puede interesar:

Convierta a Bloomberg Línea en su fuente de noticias