Mercados

La gran apuesta de Wall Street por los mercados chinos está yendo muy mal

Aunque sólo estamos en enero, las crecientes pérdidas están poniendo a prueba la capacidad de los responsables de formular políticas de Pekín para apoyar al sector

Una pantalla muestra el índice Han Seng
Por Sofia Horta e Costa
28 de enero, 2022 | 07:02 AM
Últimascotizaciones

Bloomberg — La vara para los mercados financieros chinos este año era tan bajo que prácticamente todo el mundo en Wall Street decía que las acciones y los bonos del país sólo podían subir.

Esa apuesta no está saliendo muy bien. La renta variable de la China continental acaba de entrar en su primer mercado bajista desde la guerra comercial de Donald Trump. Las acciones en Hong Kong tuvieron su peor semana en cinco meses, con los vendedores en short dándose un festín como nunca antes. El contagio del mercado de crédito se está extendiendo a algunos de los desarrolladores inmobiliarios más fuertes por primera vez. Los activos que antes eran resistentes, como la moneda china y los bonos del Estado, ya no son inmunes, y el yuan ha estado en su nivel más volátil desde agosto.

Aunque sólo estamos en enero, las crecientes pérdidas están poniendo a prueba la capacidad de los responsables de formular políticas de Pekín para apoyar a los mercados, después de que el principal regulador de valores se comprometiera a prevenir “firmemente” la volatilidad. También está confundiendo a los que en Wall Street predijeron que una política más acomodaticia de Pekín sería el catalizador necesario para reanimar los activos chinos que se han visto golpeados. Las autoridades han recortado las tasas de interés y han prometido hacer más para apoyar la economía.

PUBLICIDAD

El malestar de Pekín por el desplome del mercado de renta variable se traduce en medidas de apoyo visibles: desde artículos de primera página en los medios de comunicación estatales en los que se pide calma hasta el compromiso público de algunos de los mayores fondos de inversión de China de comprar sus propios productos centrados en la renta variable. El banco central del país ha intensificado sus inyecciones de liquidez en los últimos días para ayudar a los prestamistas a superar la escasez de efectivo del Año Nuevo Lunar. Es posible que se produzcan más intervenciones selectivas, a medida que el Partido Comunista da prioridad a la estabilidad antes de los Juegos Olímpicos de Invierno y en los últimos meses del segundo mandato del presidente Xi Jinping.

“El consenso es que habrá apoyo a la economía y los mercados chinos, y para nosotros eso tiene sentido”, dijo Paul Gambles, cofundador y socio gerente de MBMG Group, a Bloomberg TV el viernes. “¿Pero dar sentido a los mercados chinos? Esa es una tarea un poco difícil. Es una decisión difícil para cualquiera”.

Las acciones chinas caen en un mercado bajistadfd

Puede ser peligroso quedarse long en China en un día festivo. En 2020, los mercados del país se cerraron cuando la pandemia de Covid-19 se extendió desde Wuhan, y la reapertura fue tan brutal que la negociación de más de 1.000 acciones tuvieron que ser detenidas. Algo similar ocurrió en 2019 cuando una serie de tuits del entonces presidente Donald Trump señalaron una escalada en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Los mercados continentales estarán cerrados toda la próxima semana.

PUBLICIDAD

Hay muchas razones para la cautela. Los esfuerzos de China por mantener su política de Covid-cero están bajo una presión cada vez mayor. Los confinamientos en toda la ciudad pueden socavar el gasto de los consumidores durante la temporada clave de vacaciones. La ralentización del mercado inmobiliario, que representa aproximadamente una cuarta parte de la producción interna bruta, está lejos de terminar. La rápida retirada de los estímulos por parte de algunos países también podría perjudicar a las exportaciones de China, un motor clave del crecimiento en los dos últimos años.

Los inversores también siguen siendo vulnerables a la política opaca e imprevisible del Partido Comunista. Las esperanzas de que Pekín se acercara al final de la embestida regulatoria sobre el sector tecnológico se desvanecieron cuando China prometió frenar la influencia de estas empresas en un amplio comunicado sobre corrupción. El optimismo ha sido sustituido por el escepticismo. Sigue habiendo nerviosismo por el futuro de las empresas de tutoría. Una nueva campaña nacional contra el blanqueo de dinero ha aumentado la incertidumbre sobre los próximos ataques del gobierno.

Los operadores están reduciendo el riesgo. El índice CSI 300 de acciones continentales cayó un 1,2% el viernes, cerrando en el nivel más bajo en 16 meses, mientras que el índice MSCI China está en el nivel más bajo desde mayo de 2020. El apalancamiento bursátil ha caído durante ocho días consecutivos.

Los bonos chinos de alto rendimiento en dólares cayeron hasta 5 centavos de dólar el viernes, según los operadores de crédito. La venta de acciones en el extranjero continuó después de las salidas de US$2.300 millones del jueves, una de las mayores desde que se ampliaron los vínculos comerciales en 2016. Eso pesó sobre el yuan, que sufrió la mayor caída desde julio. Las short-sellings supusieron alrededor de una quinta parte del volumen total de ventas de acciones de Hong Kong el jueves, la mayor proporción registrada.

Es probable que el compromiso de al menos 12 fondos de inversión de canalizar dinero en efectivo hacia el mercado de valores haya sido coordinado. Una serie de artículos en primera página de los medios de comunicación estatales han ensalzado el atractivo de las acciones chinas, y el Securities Times calificó el acto de los fondos como “un buen ejemplo”. Los periódicos ya habían hecho un llamamiento a la calma a principios de la semana.

La mayor parte de Wall Street confía en un repunte de 2022 en China. Societe Generale SA (GLE), Goldman Sachs Group Inc (GS), BlackRock Inc (BLK), UBS Group AG (UBS) y HSBC Holdings Plc (HSBC) han pasado a sobreponderar la renta variable china. En diciembre, Marko Kolanovic, de JPMorgan Chase & Co. (JPM), recomendó apostar por China este año y predijo que el índice MSCI China aumentaría casi un 40%. Jonathan Garner, de Morgan Stanley (MS), es el que más se resiste, y afirma que las acciones chinas pueden sufrir más.

PUBLICIDAD

En el frente crediticio, empresas como Allianz Global Investors, Axa Investment Managers y Oaktree Capital Group han declarado en los últimos meses que están intentando aumentar sus tenencias de deuda inmobiliaria china. Jason Brown, ex jefe del grupo de situaciones especiales de Goldman Sachs Group Inc., recaudó el mes pasado una cantidad inicial de US$245 millones para que su empresa Arkkan Capital invirtiera en préstamos y bonos inmobiliarios chinos en dificultades.

Todavía hay mucho tiempo para que los alcistas tengan razón. Se esperan más estímulos por parte del banco central de China después de que éste se comprometiera a abrir su caja de herramientas de política monetaria. Cualquier señal de que Pekín está aflojando las restricciones de financiación para los desarrolladores inmobiliarios contribuiría en gran medida a levantar el ánimo. Un debilitamiento del yuan no sería una mala noticia si las exportaciones se ven presionadas.

“Desde el punto de vista de la política, China es muy diferente a cualquier otro país”, afirmó Gambles, de MBMG Group. “Actuarán muy rápidamente y de forma muy agresiva”.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

China evalúa desmantelar Evergrande para frenar crisis inmobiliaria

PUBLICIDAD

China no está dejando los automóviles contaminantes lo suficientemente rápido

Vida de dos pacientes con Covid-19 en China muestra un abismo de desigualdad

PUBLICIDAD