Green

Una semilla de buenas noticias sobre emisiones globales de CO₂

La economía global se está volviendo menos intensiva en carbono con el tiempo. Pero la tendencia macro esconde cambios año tras año más complicados

l gobierno chino ha acelerado los plazos para alcanzar el pico de emisiones del país, y los datos sugieren que el consumo de carbón del país ya está disminuyendo.
Por Akshat Rathi
05 de febrero, 2022 | 07:23 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Las emisiones globales de dióxido de carbono (CO₂) aumentaron significativamente el año pasado, pero no tanto como esperaban algunos expertos. En lugar de aumentar un 4,9% con respecto a los niveles de 2020, que pronosticó el Global Carbon Project (Proyecto Global de Carbono) en noviembre, las nuevas estimaciones del grupo sugieren que el aumento fue de alrededor del 4,3%.

Si suena como un grano de buenas noticias encontrado en una mazorca llena de malas noticias, en su mayor parte tiene razón. Si el mundo hubiera invertido mucho más de sus dólares de estímulo en actividades ecológicas, como la Agencia Internacional de Energía (AIE) había instado a los gobiernos a hacer, existía la posibilidad de que las emisiones no hubieran rebotado tanto.

PUBLICIDAD

Aún así, puede haber una razón para ser un poco optimista. Hagamos retroceder el reloj hasta la crisis financiera para entender por qué.

En 2009, cuando el crecimiento global se detuvo durante la crisis financiera, las emisiones de CO₂ cayeron. El año siguiente, cuando la economía se recuperó, las emisiones aumentaron lo suficiente como para cancelar cualquier reducción en 2009.

PUBLICIDAD

Pero ese patrón no se ha replicado exactamente esta vez. En 2020, cuando los cierres obligaron a la economía mundial a contraerse, las emisiones cayeron drásticamente. El año siguiente, cuando se levantaron las restricciones, el Producto Interno Bruto (PIB) mundial aumentó y también lo hicieron las emisiones, excepto que el aumento de CO₂ no fue tan grande como el observado en la recuperación posterior a la crisis financiera.

Una forma de entender la diferencia es considerar la intensidad de carbono de la economía global. Es decir, ¿Cuántos kilogramos de CO₂ se necesitan por cada dólar de actividad económica?

En 1990, después de ajustar por inflación, cada dólar de PIB generó 0,68 kg de CO₂. En 2021, provocó solo 0,38 kg de CO₂. (Los cálculos utilizan las emisiones del Proyecto Global de Carbono y las cifras del PIB del Fondo Monetario Internacional).

Eso es en general algo bueno. La economía global se está volviendo menos intensiva en carbono con el tiempo. Pero la tendencia macro esconde cambios año tras año más complicados. Una de las razones de esa caída puede ser el crecimiento de las inversiones en energía limpia. Entre 2004 y 2008, justo antes de la crisis financiera, el monto total de inversión en energía limpia fue de menos de US$450.000 millones. Entre 2015 y 2019, justo antes de la pandemia, ese gasto superó los US$2,2 billones. Esas inversiones probablemente impulsaron el desarrollo de algunas nuevas centrales eléctricas de carbón, con India construyendo menos de esos activos sucios en la década de 2010 que en la década de 2000. Todo eso puede haber impedido que las emisiones se recuperaran tanto como lo hicieron una década antes.

PUBLICIDAD
Transición energéticadfd

Sin embargo, más allá de esa generalización, es difícil identificar todas las razones principales para que la recuperación sea más limpia esta vez, dice Glen Peters, investigador principal del Centro para la Investigación Climática Internacional. Eso se debe a que las tendencias a nivel de país crean una narrativa desordenada.

En la Unión Europea, por ejemplo, la recuperación posterior al cierre condujo a un aumento en la intensidad de carbono de la economía. Eso puede deberse a que los europeos quemaron mucho más carbón en un período en el que la falta de suministros hizo que los precios del gas se dispararan.

PUBLICIDAD

Pero si el carbón fuera la única razón, la recuperación posterior al cierre de China también debería haberse visto mal. Eso se debe a que el uso del carbón alcanzó niveles récord en China el año pasado. Y, sin embargo, la intensidad de carbono de la economía china cayó en 2021 a tasas similares a las de la década anterior.

Todo esto deja a Peters con más preguntas que respuestas. Eso podría resolverse con un análisis más profundo sobre cómo se desarrollaron el crecimiento económico y las emisiones en diferentes sectores en cada país. Hasta entonces, el camino a seguir es claro: aumentar las inversiones en energía limpia y encontrar formas de reducir el uso de energía.

PUBLICIDAD

-Con la asistencia de Eric Roston y Andrés Atkinson.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

CFE trabaja nuevos proyectos de energías limpias más allá del sol y el viento

Historia de dos casas en Reino Unido encierra secreto para reducir facturas de energía

PUBLICIDAD

El 93,2% de energía que genera el Ecuador es renovable

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD