Europa

Historia de dos casas en Reino Unido encierra secreto para reducir facturas de energía

La eficiencia de los edificios para mantener el calor determina la carga financiera que tendrán que soportar las personas que ahí habitan

Imagens térmicas
Por Will Mathis y Akshat Rathi
18 de enero, 2022 | 01:14 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Difícilmente pasa una semana sin que los periódicos británicos publiquen una historia sobre empresas de energía que quiebran o sobre que las facturas de calefacción y electricidad de los hogares se disparan.

La última indignación viene con un giro. Dos compañías de energía tuvieron que disculparse después de sugerir a sus clientes que se pusieran calcetines extra, abrazaran a sus mascotas o practicaran hula hula para mantenerse calientes y reducir sus altísimas facturas.

Hay algo de verdad en la reacción negativa: las elecciones de los consumidores no son la razón de la crisis energética actual, que es causada principalmente por un aumento en los precios del gas natural y los pequeños cambios de comportamiento ahora harán poco para mitigar el aumento de los costos. Aún así, esa inflación no está afectando a todos los hogares por igual. La eficiencia de los edificios para mantener el calor determina la carga financiera que tendrán que soportar las personas.

PUBLICIDAD

Nuestra propia experiencia es instructiva. El 6 de enero, cuando la temperatura en Londres descendió por debajo del punto de congelación y alcanzó su nivel más bajo en lo que va del año, experimentamos dos climas muy diferentes dentro de nuestros hogares, a solo 16 kilómetros de distancia el uno del otro. En uno, un apartamento en un edificio de tres pisos construido a fines del siglo XIX, la calefacción estaba a tope y era necesario un segundo suéter para mantenerse caliente.

En el otro, un departamento terminado en 2016, el calor atrapado del sol de la tarde lo hizo lo suficientemente cálido como para sentarse cómodamente en sólo una camiseta. La diferencia se debió al aislamiento adecuado que mantiene el calor en el interior, una característica que es estándar en los edificios nuevos pero que no existe en las viviendas más antiguas que no han sufrido renovaciones costosas.

Como era de esperar, nuestras facturas contaron la misma historia. Para una comparación justa, observamos nuestro uso de costos de calefacción durante el invierno anterior. El primer apartamento usó casi tres veces más gas que el segundo, dividido por pies cuadrados.

PUBLICIDAD
Costo de energía en el Reino Unidodfd

Es una disparidad típica en Gran Bretaña. Alrededor del 60% de los hogares tienen calificaciones de eficiencia energética bajas, según la Oficina de Estadísticas Nacionales.

El inventario de viviendas del Reino Unido es particularmente irregular. Las temperaturas en las casas británicas suelen descender unos 3°Celsius después de cinco horas, la tasa más alta de los países del norte y oeste de Europa encuestados por la empresa de termostatos inteligentes tado GmbH. En Alemania, la caída fue de solo 1°C durante el mismo tiempo.

Fuga de calor en viviendas en el Reino Unidodfd

Esa es una métrica importante porque el uso de energía del inventario de edificios de un país es crucial para alcanzar cualquier objetivo de cero neto. En el Reino Unido, el 17 % de toda la contaminación por carbono proviene de los edificios. El gobierno tiene como objetivo reducir esa cantidad al cambiar la calefacción del gas en las próximas décadas, pero eso no evitará que la energía se desperdicie. Incluso si el calor proviene de la electricidad procedente de parques eólicos, ese recurso se utilizaría mejor cargando un automóvil eléctrico que filtrándose por una ventana.

Hasta ahora, el Reino Unido se esfuerza por hacer que la calefacción del hogar sea más eficiente. Un programa gubernamental implementado durante la pandemia que estaba destinado a hacer que 600,000 hogares fueran más eficientes alcanzó solo el 8% de ese objetivo previo a que se cerrara antes de tiempo.

Fue el último de una década de medidas fallidas. “La falta de inversión en eficiencia energética durante la última década ha dejado al Reino Unido menos equipado para hacer frente a los aumentos de precios y la volatilidad”, dijo Colm Britchfield, investigador del grupo de expertos ambientales E3G. Dado que se espera que las facturas de energía se mantengan altas durante algunos años, las mejoras en el aislamiento de las paredes huecas, los desvanes, los techos y los pisos podrían generar ganancias mucho más rápidamente, dice.

A medida que avanza el invierno, hay algunos pasos que las personas en Gran Bretaña pueden tomar para reducir significativamente sus facturas. Una es bajar la temperatura de sus calderas de gas. La mayoría de los hogares del Reino Unido están equipados con calderas que en realidad funcionan de manera más eficiente si trabajan a una temperatura de flujo más baja, entre 45 °C y 60 °C, según el aislamiento de la casa y el tamaño de los radiadores, en comparación con los 75 a 80 °C en los que suelen estar configurados, según Jo Alsop, fundadora de Heating Hub. Un control más cuidadoso de la temperatura podría ayudar a ahorrar alrededor de un tercio en las facturas de calefacción.

PUBLICIDAD

Es una solución simple que también reduce la contaminación por carbono que calienta el planeta. " Imagínese un shock energético como este dentro de 10 años”, dijo Stew Horne, director de políticas de Energy Saving Trust. “Si hacemos lo que debemos y hacemos que los hogares alcancen un estándar de eficiencia energética desde donde están ahora, entonces las facturas de combustible serán más bajas y las emisiones de carbono serán más bajas. "

Le puede interesar:

Crisis energética de Europa se agrava por riesgo de acción militar en Ucrania

PUBLICIDAD

Crisis energética europea se mantendrá a medida que precios alcanzan récords

Precios del gas en Europa se disparan al Rusia mantener volúmenes limitados

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD