Mercados

Adiós al dinero fácil, bancos centrales de corte hawkish aceleran alza a tasas

Hay algunas preocupaciones con relación a que el giro hacia el tono halcón pueda frenar la recuperación sin ofrecer mucho alivio a los altos precios

Hay algunas preocupaciones con relación a que el giro hacia el tono halcón pueda frenar la recuperación sin ofrecer mucho alivio a los altos precios
Por Simon Kennedy
05 de febrero, 2022 | 07:38 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El fin del dinero fácil ha llegado. Dos años después de que la pandemia enviara a la economía mundial a una profunda pero breve recesión, los bancos centrales están retirando su apoyo de emergencia y lo están haciendo más rápido de lo que ellos o la mayoría de los inversores habían previsto.

La Reserva Federal de EE.UU. se está preparando para subir las tasas de interés en marzo, y el informe sobre el empleo del pasado viernes alimentó las especulaciones de que podría tener que actuar de forma agresiva.

El Banco de Inglaterra acaba de realizar subidas consecutivas y algunos de sus funcionarios querían actuar de forma aún más enérgica. El Banco de Canadá está preparado para subir los tipos el mes que viene. Incluso el Banco Central Europeo podría entrar en acción a finales de este año.

PUBLICIDAD

Las tasas de interés están subiendo porque los responsables políticos consideran que el choque de la inflación mundial representa ahora una amenaza mayor que el daño al crecimiento causado por Covid-19.

Algunos dicen que han tardado demasiado en llegar a esta conclusión. A otros les preocupa que el giro hacia el tono hawkish o halcón pueda frenar la recuperación sin ofrecer mucho alivio a los altos precios, dado que parte del aumento está relacionado con problemas de oferta que están fuera del alcance de la política monetaria.

Ver más: Agenda semanal: Tasas en México y Perú; inflación en Brasil, Colombia y Chile

PUBLICIDAD
Central Banks Take Hawkish Stancedfd

Hay un par de casos atípicos entre las mayores economías

El Banco Popular de China parece ir en la dirección contraria. Es probable que abarate el crédito, ya que los nuevos brotes de virus y la caída del sector inmobiliario enturbian las perspectivas de la segunda economía del mundo. Y se espera que el Banco de Japón mantenga su política sin cambios este año, aunque los operadores empiezan a preguntarse si puede mantener la línea.

En los mercados emergentes, muchos bancos centrales empezaron a subir las tasas el año pasado, y aún no han terminado.

La semana pasada, Brasil realizó una tercera subida consecutiva de 150 puntos, mientras que la República Checa elevó su índice de referencia hasta el más alto de la Unión Europea. Se espera que México y Perú amplíen las campañas de endurecimiento esta semana, aunque algunos piensan que el ciclo latinoamericano puede estar tocando techo.

Los economistas de JPMorgan Chase & Co. estiman que, para abril, los tipos habrán subido en países que en conjunto producen cerca de la mitad del producto interior bruto mundial, frente al 5% actual. Esperan una tasa de interés medio mundial de alrededor del 2% a finales de este año, más o menos el nivel anterior a la pandemia.

How Tight?dfd

Todo esto sugiere el mayor endurecimiento de la política monetaria desde la década de 1990. Y el cambio no se limita a las tasas. Los bancos centrales también están reduciendo los programas de compra de bonos que han utilizado para contener los costes de los préstamos a largo plazo.

Bloomberg Economics calcula que el balance combinado del Grupo de los Siete países tocará techo a mediados de año.

PUBLICIDAD

“Las tornas han cambiado”, escribió el economista de Bank of America Corp. en un informe el viernes. “El aumento de la inflación mundial ha adelantado los ciclos de subidas de los bancos centrales y la reducción de los balances en todos los ámbitos”.

En el proceso, el pivote puede acabar con un auge pandémico en los mercados financieros que se amplificó con el dinero suelto.

El índice MSCI World de acciones ha bajado cerca de un 5% este año. Los bonos se han desplomado en todo el mundo, lo que ha hecho subir los rendimientos.

PUBLICIDAD

Esto ha obligado a los bancos centrales a replantearse una ola de inflación. Esta es impulsada por la desconexión entre el aumento de la demanda en las economías posteriores al cierre y la escasez de la oferta de algunas materias primas, materiales y bienes clave, así como de trabajadores.

Esta semana se espera que los Estados Unidos informen de una tasa de inflación del 7,3% en enero, la más alta desde principios de la década de 1980. La inflación de la zona euro acaba de alcanzar un récord.

PUBLICIDAD
Global Shockdfd

Hace tan sólo unos meses, la mayoría de los funcionarios no preveían la situación en la que se encuentran ahora. Pasaron gran parte de 2021 argumentando que las presiones de los precios serían “transitorias”. Celebraron el rápido repunte del empleo y desestimaron las alarmas de inflación que algunos comentaristas ya hacían sonar.

Ahora, los responsables políticos han decidido que la inflación tiene poder de permanencia, y que tolerándola se corre el riesgo de desencadenar una espiral alcista de precios y salarios, que podría resultar imposible de detener sin provocar una recesión.

Actuando ahora para enfriar un poco las cosas, esperan conseguir un legendario “aterrizaje suave”, en lugar de un choque.

PUBLICIDAD

Hay riesgos en ambas direcciones

Según los economistas de JPMorgan, dirigidos por Bruce Kasman, es probable que la inflación siga siendo avivada por el descenso del desempleo y la renovación de la demanda de servicios, a medida que las economías se muestren resistentes a la variante omicrónica.

“Nos resulta difícil aceptar una yuxtaposición de baja inflación sostenida con una acción limitada de los bancos centrales”, dijeron también en un informe.

Algunos economistas e inversores de renombre advierten que los bancos centrales aún están “detrás de la curva” y no comprenden del todo la magnitud de las medidas que tendrán que tomar.

PUBLICIDAD
Ready to Launchdfd

Pero las subidas rápidas de ahora podrían ser contraproducentes si la inflación empieza a desvanecerse a medida que las cadenas de suministro se curan y los mercados de materias primas se enfrían. Eso podría hacer que la política monetaria pareciera demasiado estricta, algo que ya le ocurrió al BCE hace una década.

Y si la inflación se mantiene, podría no ser del tipo que se puede gestionar con la política monetaria.

Los estrategas de BlackRock Inc. sostienen que los precios están subiendo más rápido debido a los problemas de oferta y los banqueros centrales deberían aprender a vivir con ello.

Bloomberg Economics calcula que si el Banco de Inglaterra quisiera reducir la inflación hasta su objetivo del 2% este año, tendría que subir los tipos lo suficiente como para dejar sin trabajo a 1,2 millones de personas.

Por ahora, el único camino es hacia arriba para las tasas de interés globales, pero más allá de eso, los detalles son confusos.

Las previsiones son muy divergentes en cuanto al número de subidas de la Fed este año. Mientras que Barclays Plc apuesta por tres subidas, por ejemplo, Bank of America espera siete. Tampoco está claro cuál será la magnitud de las subidas, cuándo se llevarán a cabo y dónde acabará el tipo de interés de referencia.

Los banqueros centrales prefieren que sus intenciones sean ampliamente comprendidas. Tras un cambio brusco de política, tienen que averiguar cómo comunicar sus nuevos planes a los inversores. De lo contrario, los mercados podrían sufrir un duro revés.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD