Actualidad

EE.UU. y Japón llegan a acuerdo para eliminar aranceles al acero de la era Trump

Washington suspenderá el gravamen del 25% sobre las importaciones de acero entrantes de Japón hasta 1,25 millones de toneladas métricas al año

Las emisiones se elevan desde las chimeneas en las gradas de la planta de Nippon Steel & Sumitomo Metal Corp. en Kashima, Ibaraki, Japón, el miércoles 18 de abril de 2018. Fotógrafo: Tomohiro Ohsumi/Bloomberg
Por Eric Martin, Jenny Leonard y Isabel Reynolds
07 de febrero, 2022 | 06:52 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Estados Unidos y Japón alcanzaron una tregua que permitirá que la mayoría de los envíos de acero del país asiático entren sin aranceles por primera vez desde 2018 y ve a los países trabajando juntos para combatir las prácticas comerciales chinas que perjudican a la industria.

Washington suspenderá el gravamen del 25% sobre las importaciones de acero entrantes de Japón hasta 1,25 millones de toneladas métricas al año, dijeron el lunes a los periodistas funcionarios del Departamento de Comercio y de la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos. Todo lo que supere esa cifra seguirá estando sujeto a gravámenes adicionales. El acuerdo entrará en vigor el 1 de abril, dijeron los funcionarios.

Estados Unidos importó alrededor de 1,7 millones de toneladas métricas de acero de Japón en 2017, el año más reciente no afectado por los aranceles. Las importaciones cayeron a 1,1 millones de toneladas en 2019, según datos del Departamento de Comercio.

PUBLICIDAD
Steel Sourcesdfd

La solución, de la que ya informó Bloomberg News, es un reflejo del acuerdo que Estados Unidos alcanzó con la Unión Europea en octubre, por el que se ponía fin a las medidas punitivas sobre hasta 10.000 millones de dólares de productos de la otra parte.

“El anuncio de hoy se basa en el acuerdo que alcanzamos con la UE y nos ayudará a reconstruir las relaciones con nuestros aliados en todo el mundo mientras trabajamos para luchar contra las prácticas comerciales desleales de China”, dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en un comunicado.

Mientras que Estados Unidos y la UE están tratando de aprovechar su acuerdo en un acuerdo global más amplio para abordar el exceso de capacidad no comercial y penalizar a los países que no cumplen con los objetivos de bajas emisiones de carbono para el acero y el aluminio, Japón no se une a ese proceso en este momento, dijeron los funcionarios.

PUBLICIDAD

En su lugar, EE.UU. y Japón consultarán sobre las posibles medidas internas que puede adoptar el país asiático, incluidas las metodologías para calcular la intensidad de carbono del acero y el aluminio, dijeron los funcionarios. Japón quería centrar las negociaciones en el acero, por lo que las exportaciones de aluminio del país no están cubiertas por el acuerdo del lunes y seguirán sufriendo aranceles del 10%, dijeron.

La disputa sobre los metales comenzó en 2018, cuando Trump impuso aranceles al acero y al aluminio de sus mayores socios comerciales, incluidos la UE y Japón, alegando riesgos para la seguridad nacional. Mientras que la UE tomó posteriormente represalias, apuntando a productos como las motocicletas Harley-Davidson Inc., los jeans Levi Strauss & Co. y el whisky bourbon, Japón no lo hizo, centrándose en cambio en la negociación de un acuerdo comercial con Estados Unidos para cubrir algunos productos agrícolas e industriales.

Los aranceles sobre los metales en Japón se mantuvieron cuando la administración Biden asumió el cargo el año pasado, y Estados Unidos hizo una oferta a Japón para resolver la disputa sobre el acero en diciembre, dijo entonces un funcionario con conocimiento de las conversaciones. Pero Tokio esperaba un acuerdo mejor y quería que los aranceles se eliminaran por completo, dijo la persona.

En términos de volumen, Japón sólo representa alrededor del 4% de todo el acero importado a EE.UU., y alrededor del 1% de todo el metal consumido en EE.UU., según datos del Departamento de Comercio.

Aun así, es otra ficha de dominó que cae para los países aliados que reciben exenciones para enviar acero libre de impuestos al mercado estadounidense. Este acceso inquieta a los productores nacionales de acero, ya que, según ellos, crea una pendiente resbaladiza que abre la puerta a que los países con exenciones aumenten sus exportaciones.

Preocupación de los siderúrgicos

Los fabricantes de acero estadounidenses también advierten que los países exentos pueden actuar como puntos de paso para el metal procedente de malos actores como China. Les preocupa que Europa, que recientemente recibió una exención, y Japón puedan importar sin saberlo metal de países restringidos y exportarlo a Estados Unidos, inundando el mercado.

PUBLICIDAD

Todo el acero procedente de Japón que esté sujeto a la entrada libre de impuestos tendrá que fundirse y verterse en el país, dijeron los funcionarios estadounidenses, una medida destinada a bloquear las importaciones de otras naciones que utilizan Japón como mero punto de tránsito.

United Steelworkers, que representa a 850.000 empleados de industrias como la metalúrgica y la minera, dijo que el acuerdo demuestra que el presidente Joe Biden “entiende que debemos ir más allá del enfoque menos eficaz y único de la administración anterior”.

Añadió que el requisito de fundir y verter “garantizará que las importaciones de acero de Japón se produzcan realmente allí, lo que ayudará a frenar la elusión y permitirá a los trabajadores de ambos países tener una oportunidad de éxito”.

PUBLICIDAD

Tras alcanzar el acuerdo con la UE en octubre, el gobierno de Biden ha centrado su atención en la negociación de acuerdos siderúrgicos como el anunciado el lunes con otros aliados. Estados Unidos y el Reino Unido iniciaron el mes pasado conversaciones para abordar los aranceles sobre el acero y el aluminio y el problema del exceso de capacidad mundial.

(Actualizaciones con comentarios del sindicato en el penúltimo párrafo).

--- Con la ayuda de Joe Deaux.

PUBLICIDAD