Brasil en español

Alzas de tasas de Brasil afectan a la economía y envían una advertencia a la Fed

Las consecuencias del endurecimiento son lo que los responsables de formular políticas de EE.UU. y Europa intentan evitar mientras buscan mitigar sus brotes de inflación

Brazil
Por Maria Eloisa Capurro y Josue Leonel
09 de febrero, 2022 | 11:29 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Once meses después del vertiginoso ciclo de subidas de las tasas de interés en Brasil, los daños económicos se acumulan.

Las familias se están ahogando en deudas, destinando más de la mitad de sus presupuestos mensuales a hacer frente a los crecientes pagos; el auge de las OPI, una fuente clave de financiación para las industrias en crecimiento, se ha detenido mientras los inversores canalizan el dinero en efectivo hacia los repentinamente atractivos bonos del Estado; y la economía ha vuelto a caer en recesión menos de un año después de salir del colapso pandémico.

Se trata de una inversión de la fortuna tan abrupta como el propio ciclo de endurecimiento monetario, y precisamente lo que los responsables de formular políticas de Estados Unidos y Europa intentan evitar cuando también tratan de sofocar el brote de inflación que se ha instalado en todo el mundo.

PUBLICIDAD
¿Fin de una era? 
Brasil acaba de terminar su ciclo más largo de tipos de interés de un solo dígito 
Tasa SELIC
El tipo de interés básico baja al 8,5% con Henrique Meirelles
El tipo de interés básico cae al 7,25% con Alexandre Tombini
Brasil aprueba una reforma del sistema de pensiones y una ley de techo fiscaldfd

Apenas dieciocho meses después de que el banco central de Brasil recortara su tasa de interés de referencia hasta un mínimo histórico del 2%, hoy se sitúa en el 10,75%. Incluso en una región en la que los responsables de formular políticas han mostrado un celo poco común este último año para mitigar la inflación, esta campaña de subida de tasas destaca. Y aún no ha terminado: Es casi seguro que habrá al menos una subida más, lo que contribuirá a consolidar las expectativas de los mercados financieros de que la tasa de interés se mantendrá en dos dígitos durante los próximos años.

“Felipe Guerra, socio fundador de la gestora de fondos de cobertura Legacy Capital, dijo en un evento organizado por Credit Suisse Group AG (CS) que Brasil tendrá que lidiar con tasas más altas durante mucho tiempo, citando la preocupación por el gasto público. “Las perspectivas de los mercados emergentes son difíciles, y Brasil tiene un mal historial de inflación”.

La subida de las tasas ha reavivado rápidamente el carry trade entre Estados Unidos y Brasil, que durante décadas permitió a los inversores pedir préstamos en dólares estadounidenses para invertir en bonos brasileños de mayor rendimiento, ya que el país mantuvo sistemáticamente algunos de los tipos de interés más altos de los mercados emergentes.

PUBLICIDAD

Pero están teniendo un impacto más lento en la inflación. Aunque las expectativas para 2023 se han estabilizado por encima del objetivo del 3,25%, los precios en enero todavía subieron a un ritmo anual del 10,38%, informó el miércoles la oficina nacional de estadística. El encarecimiento de los alimentos representó casi la mitad de la inflación del mes, perjudicando el poder adquisitivo de las familias y la popularidad del presidente Jair Bolsonaro justo cuando se prepara para su campaña de reelección.

Temores presupuestarios

De hecho, la preocupación por el gasto público desbocado, tanto antes como después de las elecciones presidenciales de octubre, es ahora la principal razón por la que las expectativas de inflación se mantienen por encima del objetivo.

El año pasado, Bolsonaro socavó aún más la agenda de austeridad del ministro de Economía, Paulo Guedes, al impulsar cambios en una norma que limita el gasto público para dar cabida a más transferencias de efectivo a los pobres. Este año, busca una reducción de los impuestos sobre el combustible que afectaría a los ingresos del gobierno, al tiempo que promete aumentar los salarios de algunos funcionarios.

Desplazamiento de la curva
Los operadores de Brasil cotizan los tipos de dos dígitos en los contratos de futuros
Blanco: 8 de febrero
Azul: Hace seis meses
Tasa real de la Selicdfd

Las propuestas políticas de su principal rival, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, tampoco parecen muy prometedoras para el control de la inflación. Sus principales asesores han presentado planes de inversiones masivas en infraestructuras y programas sociales más robustos, y el propio Lula ha criticado el límite de gasto del país.

Preocupado por las perspectivas fiscales de Brasil, el banco central advirtió el martes que su ciclo de ajuste podría tener que ser más restrictivo de lo que se pensaba en un principio. Los economistas entendieron de inmediato el mensaje, revisando al alza sus previsiones del nivel de tasas de interés clave hasta más del 12% al final del ciclo.

Lo que dice Bloomberg Economics…

“Sin un ancla fiscal, Brasil se enfrenta al riesgo de vivir con tasas de dos dígitos incluso después de que el ciclo de endurecimiento llegue a su fin. La ausencia de una senda fiscal clara y sostenible no sólo implica unos tipos reales neutros más altos, sino que también aumenta la incertidumbre sobre la senda de la inflación. Eso reduce la disposición de los inversores a financiar al gobierno mediante bonos largos de un solo dígito”.

Adriana Dupita, economista de Brasil

Brasil tiene algunas soluciones posibles para poner la deuda pública bajo control, dijo la economista de JPMorgan Chase & Co (JPM), Cassiana Fernández.

PUBLICIDAD

“O controla el gasto público, o aumenta los ingresos a través de mayores impuestos o un crecimiento más rápido, o tiene más inflación”, dijo. “Probablemente tendremos una combinación de todas esas cosas y eso determinará cuánto podrá recortar el banco central las tasas de interés en el futuro”.

Exceso

El giro en la política monetaria de Brasil plantea dudas sobre la estrategia del jefe del banco central, Roberto Campos Neto, de ir más allá que todos sus predecesores en la reducción de la Selic al 2% en 2020. Cuando la economía comenzó a reabrirse a finales de ese año, las cosas parecían ir en la dirección correcta, ya que la actividad, los niveles de deuda y la recaudación de impuestos mejoraron.

Parecía factible, hasta que dejó de serlo. El aumento de la demanda interna y el incremento de los costes de las materias primas en todo el mundo obligaron al banco a empezar a endurecer la política monetaria con una subida de tasas mayor de lo previsto el pasado mes de marzo. Luego tuvo que acelerar el ritmo de endurecimiento cuando las preocupaciones fiscales pasaron a primer plano.

PUBLICIDAD

Las reformas aplicadas desde 2017, como el límite del gasto público y la revisión de las pensiones, ayudaron a evitar las oscilaciones extremas de endurecimiento y relajación del pasado. Los llamados niveles de tasas de interés neutrales, que no estimulan ni restringen la actividad económica, llegaron a ser del 6,5% antes de esas reformas. Ahora están más cerca del 4%, pero en aumento.

El equipo de Campos Neto corre el riesgo de perjudicar a la economía subiendo demasiado las tasas, ya que se centra en las expectativas de inflación de los analistas, que reflejan fuertes riesgos fiscales, en lugar de en sus propios modelos, dijo Tony Volpon, estratega de Wealth High Governance y antiguo director del banco central.

PUBLICIDAD

Volpon fue uno de los pocos economistas que advirtió que el tipo clave de Brasil había bajado demasiado. Ahora advierte que el banco central debe evitar ser demasiado agresivo.

“No se puede arreglar un error haciendo exactamente lo contrario”, dijo.

Con la asistencia de Vinícius Andrade.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Inflación en Brasil sube a 10,38%, en línea con las estimaciones

Brasil necesita más herramientas que tasas para mitigar inflación: asesor de Lula

PUBLICIDAD

El “Carry Trade” vuelve a generar grandes beneficios en América Latina

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD