Brasil en español

Brasil necesita más herramientas que tasas para mitigar inflación: asesor de Lula

Guilherme Mello dice que Brasil perdió la capacidad de suavizar fluctuaciones bruscas en precios de alimentos y combustibles y que el gobierno actual es responsable

Guilherme MelloFotógrafo: Sergio Silva/Fundaçao Perseu Abramo
Por Martha Viotti Beck y Simone Preissler Iglesias
09 de febrero, 2022 | 05:59 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Brasil necesita herramientas que vayan más allá de las tasas de interés para frenar los shocks de precios, que han llevado la inflación por encima del 10% por primera vez en casi seis años, según un asesor económico del candidato que lidera la carrera presidencial, Luiz Inácio Lula da Silva.

Guilherme Mello, de 38 años, quien forma parte de un grupo diverso de economistas que asesoran al expresidente, dijo que Brasil perdió la capacidad de suavizar las fluctuaciones bruscas en los precios de los alimentos y los combustibles cuando el Gobierno redujo el tamaño de su agencia agrícola Conab y cambió el enfoque de la estatal Petróleo Brasileiro SA (PETR4), haciéndola más dependiente de las importaciones.

“Brasil es incapaz de combatir el impacto de las interrupciones del suministro posteriores a la pandemia en la cadena alimentaria porque los Gobiernos anteriores destruyeron los instrumentos de coordinación y regulación, incluyendo su capacidad para almacenar maíz, frijoles, arroz y otros granos de gran consumo”, dijo en una entrevista en video desde su casa en Campinas, cerca de São Paulo.

PUBLICIDAD

“¿Cómo vamos a gestionar los precios si no tenemos inventarios de granos?”, dijo Mello, quien también criticó la decisión del banco central de subir agresivamente las tasas de interés a raíz de la pandemia. “Con un alto desempleo, pobreza y hambre, promover la recesión para controlar la inflación es un instrumento demasiado agrio”.

Mello es parte de un grupo de economistas llamados estructuralistas: intelectuales de izquierda que favorecen la intervención estatal y la inversión pública para impulsar la producción y corregir los desequilibrios entre la oferta y la demanda que pueden estar causando la inflación, en lugar de depender únicamente de la política monetaria para regular la oferta de dinero. Al igual que otros economistas más favorables al mercado cercanos a Lula, están asesorando al candidato y compitiendo por su influencia antes de las elecciones presidenciales de octubre. En 2018, Mello coordinó el programa económico de Fernando Haddad, quien lideró la candidatura presidencial del Partido de los Trabajadores mientras Lula permanecía en prisión.

Estado más débil

Brasil experimentó el debilitamiento de otros reguladores ambientales clave e incluso de su banco nacional de desarrollo, dijo Mello. En el caso de la gigante petrolera Petrobras, cambiar el enfoque de la compañía hacia áreas de exploración de petróleo más rentables en lugar de refinar la dejó incapaz de producir y controlar el precio de gran parte del combustible consumido en Brasil.

PUBLICIDAD

“La dependencia de las importaciones ha aumentado”, dijo Mello. “Dependemos de los precios del petróleo en el mercado extranjero combinados con uno de los tipos de cambio más volátiles del mundo”.

Bajo el liderazgo de Roberto Campos Neto, el banco central de Brasil ha aumentado la tasa de interés de referencia en 875 puntos básicos desde marzo pasado, más que cualquier otra autoridad monetaria importante después de la pandemia. Incluso cuando se espera al menos un alza de tasas más para este año, las expectativas de inflación han seguido aumentando.

Si bien estuvo de acuerdo en que el banco central tenía que aumentar las tasas de interés, Mello dijo que los encargados de la política monetaria están ignorando su mandato secundario de fomentar el pleno empleo, tal como se define en la ley de autonomía recientemente aprobada del banco.

“En las minutas del banco central, rara vez aparece la palabra empleo”, aseveró.

Estado liderando el camino

Mello propone revertir las políticas económicas auspiciadas por el ministro de Economía, Paulo Guedes, incluso mediante la reactivación del banco de desarrollo del país, el BNDES, como instrumento para impulsar el gasto público.

“Ningún emprendedor lidera el camino durante una recesión”, dijo. “Es el Estado el que debe actuar primero, brindar garantías y allanar el camino”.

PUBLICIDAD

Durante las Administraciones de Lula y su sucesora Dilma Rousseff, el BNDES fue criticado por crear los llamados campeones nacionales entre las empresas brasileñas al otorgar préstamos considerables a tasas inferiores a las del mercado, a menudo a compañías con buenas relaciones con el Gobierno.

Aunque defiende algunas ideas menos consensuadas, Mello dice que Lula necesitará forjar alianzas con partidos centristas para ganar y que será pragmático en lugar de ideológico para gobernar, si es elegido.

“Lula no es solo el candidato de un sector, es parte de un movimiento político de recuperación y reconstrucción”, dijo Mello. “Se necesitará una amplia alianza política”.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Brasil no entrega orientación sobre tasas por alta incertidumbre

PUBLICIDAD

La mayor racha de Brasil en una década, en peligro por los subsidios a la energía

Grandes fondos de cobertura de Brasil ven que operadores abrazarán regreso de Lula

PUBLICIDAD