Esto es lo que la pandemia nos tiene preparado para el futuro

Muchas personas están comenzando a asumir que lidiaron con el Covid-19 y que la pandemia está cediendo. Ese no es necesariamente el caso

Pruebas de Covid-19
Por Michelle Cortez
14 de febrero, 2022 | 01:42 PM

Bloomberg — A medida que un mundo cansado de los virus atraviesa el tercer año del brote de Covid-19, los expertos envían una señal de advertencia: no espere que ómicron sea la última variante con la que tengamos que lidiar y no baje la guardia todavía.

En medio de una gran ola de infecciones más leves, los países de todo el mundo están reduciendo las restricciones y suavizando sus mensajes. Muchas personas están comenzando a asumir que lidiaron con el Covid-19 y que la pandemia está cediendo.

Ese no es necesariamente el caso.

La crisis no termina hasta que termina en todas partes. Los efectos continuarán repercutiendo en las naciones más ricas, interrumpiendo las cadenas de suministro, los planes de viaje y la atención médica, ya que el coronavirus persigue en gran medida a los países en desarrollo con escasa vacunación en los próximos meses.

PUBLICIDAD
Ómicrondfd

Antes de nada de eso, el mundo tiene que superar la ola actual. Puede parecer que ómicron causa una enfermedad menos grave que las variantes anteriores, pero es tremendamente infecciosa, lo que lleva el recuento de nuevos casos a récords que alguna vez fueron inimaginables. Mientras tanto, está surgiendo evidencia de que la variante puede no ser tan inocua como sugieren los primeros datos.

Tampoco hay garantía de que la próxima mutación (y habrá más) no será una rama de una variante más peligrosa como delta. Y el riesgo de las personas de contraer Covid-19 más de una vez es real.

Preubas de Covid-19dfd

“El virus sigue subiendo la vara cada pocos meses”, dijo Akiko Iwasaki, profesora de epidemiología en la Escuela de Medicina de Yale. “Cuando estábamos celebrando la asombrosa eficacia de las inyecciones de refuerzo contra la variante delta, ómicron ya estaba subiendo la vara”.

PUBLICIDAD

Parece que estamos constantemente tratando de ponernos al día con el virus”, dijo.

Es aleccionador para un mundo que ha estado tratando de superar el virus con una nueva intensidad en los últimos meses. Pero el panorama no es todo sombrío. Los medicamentos antivirales están llegando al mercado, las vacunas están más disponibles y los tests que pueden autoadministrarse en minutos ahora son económicos y fáciles de obtener en muchos lugares.

Sin embargo, los científicos están de acuerdo en que es demasiado pronto para asumir que la situación está bajo control.

Dentro de seis meses, muchos países más ricos habrán hecho la transición de pandemia a endemia. Pero eso no significa que las mascarillas serán cosa del pasado. Tendremos que lidiar con nuestro enfoque de las vacunas de refuerzo , así como con las cicatrices económicas y políticas de la pandemia. También está la sombra del Covid-19 prolongado.

¿Ha llegado el Covid-19 para quedarse?

“Hay muchas conversaciones alegres que dicen que ómicron es un virus leve y funciona de manera efectiva como una vacuna viva atenuada que creará una inmunidad colectiva masiva en todo el mundo”, dijo Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical en el Baylor College of Medicine en Houston.

Eso es incorrecto por varias razones”.

Los expertos ahora creen que el virus nunca desaparecerá por completo y, en cambio, continuará evolucionando para crear nuevas oleadas de infección. Las mutaciones son posibles cada vez que el patógeno se replica, por lo que el aumento de casos pone a todos en peligro.

PUBLICIDAD

El tamaño del brote actual significa que más hospitalizaciones, muertes y mutaciones del virus son casi inevitables. Muchas personas que están infectadas no aparecen en las estadísticas oficiales, ya sea porque el resultado de una prueba casera no se registra formalmente o porque la persona infectada nunca se hace la prueba.

Trevor Bedford, epidemiólogo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, conocido por detectar casos tempranos de Covid-19 y rastrear el brote a nivel mundial, estima que solo se informa entre el 20% y el 25% de las infecciones por ómicron en los EE.UU.

Dado que los casos diarios alcanzaron un promedio de más de 800.000 a mediados de enero, la cantidad de infecciones subyacentes puede haber superado los 3 millones por día, o casi el 1% de la población de EE.UU., estima Bedford. Dado que se tarda de cinco a diez días en recuperarse, es posible que hasta el 10 % de las personas en el país se hayan infectado en algún momento dado.

Pruebas de Covid-19dfd

No está solo a la hora de proyectar números astronómicos. Con la tasa de infección actual, los modelos informáticos indican que más de la mitad de Europa habrá contraído ómicron a mediados de marzo, según Hans Kluge, director regional de la Organización Mundial de la Salud.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, una subvariante conocida como BA.2 se está extendiendo rápidamente en Sudáfrica. Parece ser aún más transmisible que la cepa original y puede causar un segundo aumento en la ola actual, dijo uno de los principales científicos del país.

Y el hecho de que ya haya tenido el virus no significa que no se volverá a infectar, ya que Covid-19 no confiere inmunidad duradera.

PUBLICIDAD

La nueva evidencia sugiere que las infecciones con delta no ayudaron a evitar ómicron, incluso en personas vacunadas. Eso explicaría por qué lugares como el Reino Unido y Sudáfrica experimentaron brotes tan significativos incluso después de haber sido diezmados por delta . La reinfección también es sustancialmente más común con ómicron que con las variantes anteriores.

Con ómicron, debido a que tiene más de un componente de las vías respiratorias superiores, es incluso menos probable que resulte en una inmunidad duradera” que las variantes anteriores, dijo Hotez. “Sobre esa base, es un pensamiento incorrecto creer que esto de alguna manera será el final de la pandemia”.

Preparándose para nuevas variantes

Por lo tanto, prepararse para las próximas cepas de Covid-19 es vital.

PUBLICIDAD

Mientras haya áreas del mundo donde el virus pueda estar evolucionando y lleguen nuevas mutaciones, todos seremos susceptibles a estas nuevas variantes”, dijo Glenda Gray, directora ejecutiva del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica.

Vacunación infantildfd

Los confinamientos y las restricciones de viaje no van a desaparecer, incluso si se están volviendo menos restrictivas en general.

Lo que importará allí es si podemos responder cuando haya un aumento repentino local”, dijo Mark McClellan, exdirector de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) y director del Centro de Políticas de Salud Duke-Margolis. “Tal vez volver a ponerse más mascarillas o ser un poco más cauteloso con el distanciamiento”.

La inoculación sigue siendo la principal línea de defensa mundial contra el Covid-19. Más del 62% de las personas en todo el mundo han recibido al menos una dosis, con tasas generales en los países ricos mucho más altas que en los países en desarrollo. Al ritmo actual, pasarán otros cinco meses hasta que el 75 % de la población mundial haya recibido su primera vacuna.

PUBLICIDAD
Vacunación desigualdfd

Pero los estudios muestran que una o dos inyecciones no evitan el patógeno. La mejor apuesta en este punto es una inyección de refuerzo, que desencadena la producción de anticuerpos neutralizantes y una respuesta inmunitaria más profunda.

Las personas inoculadas con vacunas inactivadas más tradicionales, como las inyecciones ampliamente utilizadas de Sinovac Biotech Ltd. de China (SVA), necesitarán al menos dos refuerzos , preferiblemente con vacunas diferentes, para controlar el virus, dijo Iwasaki de Yale.

En los próximos seis meses, más países se enfrentarán a la posibilidad de lanzar una cuarta dosis. Israel ha comenzado y EE.UU. las respalda para las personas vulnerables, pero India está retrocediendo y se niega a “seguir ciegamente " a otros países.

Cómo sabremos cuando la crisis del Covid-19 ha terminado

Si bien el virus no abrumará a los hospitales ni desencadenará restricciones para siempre, aún no está claro cuándo, o cómo, será seguro dejarlo en un segundo plano.

Los expertos consultados por Bloomberg News coincidieron en que, en los países desarrollados, incluidos los EE.UU. y gran parte de Europa, el virus podría estar bajo control a mediados de 2022. Habrá un mejor acceso a píldoras como Paxlovid de Pfizer Inc. (PFE) , las pruebas rápidas de antígenos estarán más disponibles y las personas se habrán acostumbrado a la idea de que el Covid-19 llegó para quedarse.

Robert Wachter, catedrático de medicina de la Universidad de California en San Francisco, estima que las probabilidades de que, para fines de febrero, la mayor parte de los EE.UU. y el mundo desarrollado ya no sufran brotes graves, son de 10 a 1. Las vacunas y los nuevos tratamientos, las pruebas generalizadas y la inmunidad como resultado de infecciones previas están ayudando. Países como Dinamarca se están deshaciendo de todas las restricciones pandémicas a pesar de los brotes en curso.

“Ese es un mundo que se siente fundamentalmente diferente del mundo de los últimos dos años”, dijo. “Podemos volver a algo parecido a la normalidad”.

“No creo que sea irracional que los políticos lo acepten, que las políticas públicas lo reflejen”.

¿Cuándo terminará la pandemia?

En otras partes del mundo, la pandemia estará lejos de terminar.

La amenaza de nuevas variantes es mayor en los países menos ricos, particularmente aquellos donde las condiciones inmunes son más comunes. La mutación delta se identificó por primera vez en India, mientras que ómicron surgió en el sur de África, aparentemente durante una infección crónica por Covid-19 en un paciente con VIH inmunocomprometido.

“Mientras nos neguemos a vacunar al mundo, seguiremos viendo nuevas oleadas”, dijo Hotez. “Vamos a seguir teniendo variantes bastante peligrosas provenientes de países de bajos y medianos ingresos. Ahí es donde está el campo de batalla”.

Valle de Cachemiradfd

Amesh Adalja, investigador principal del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, prevé que la pandemia continúe hasta 2023 en partes del mundo en desarrollo.

“Para mí, la transición de una pandemia a una endemia es cuando no te preocupa que los hospitales estén abarrotados”, dijo. “Eso sucederá en la mayoría de los países occidentales en 2022, y tomará un poco más de tiempo para el resto del mundo”.

En partes de Asia, los funcionarios de salud pública ni siquiera están dispuestos a considerar llamar al final de la pandemia.

Si bien la mayor parte del mundo ahora busca vivir junto a Covid-19, China y Hong Kong todavía están tratando de eliminarlo. Después de pasar gran parte de 2021 prácticamente libre de virus, ambos lugares actualmente están lidiando con brotes.

No poseemos los requisitos previos para vivir con el virus porque la tasa de vacunación no es buena, especialmente entre los ancianos”, dijo la directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam. “No podía soportar ver morir a muchos ancianos en mis hospitales”.

Las estrictas restricciones de virus, incluidos el cierre de fronteras y las cuarentenas, podrían estar vigentes hasta fines de 2022, aunque la mayor contagiosidad de las nuevas variantes hace que sea más difícil de mantener, como lo muestran los desafíos actuales de Hong Kong . Es posible que ya no sea posible aislar el virus por completo, como lo hizo una franja de países al principio de la pandemia.

Con gran parte del mundo todavía sumida en la pandemia, los desplazamientos relacionados con el virus continuarán en todas partes.

La inmensa tensión en las cadenas de suministro globales solo empeora cuando los trabajadores se enferman o se ven obligados a ponerse en cuarentena como resultado de ómicron. El problema es especialmente grave en Asia, donde tiene lugar gran parte de la fabricación mundial, y significa que es poco probable que desaparezcan las preocupaciones mundiales sobre el aumento de los precios al consumidor en el corto plazo. Los movimientos cada vez más vehementes de China para seguir aplastando a Covid-19 también se están volviendo disruptivos.

Con muchos países abiertos solo parcialmente a los visitantes, los viajes internacionales aún están muy lejos de lo que considerábamos normal en 2019. Los hospitales y los sistemas de atención médica de todo el mundo enfrentan una recuperación lenta y prolongada después de dos años de presión monumental.

Facilidad temporal de Covid-19dfd

Y para algunas personas, el virus puede ser una cadena perpetua. Los enfermos de Covid-19 durante mucho tiempo ahora han estado experimentando fatiga severa, dolores musculares e incluso daño cerebral, cardíaco y de órganos durante meses.

¿Cuánto tiempo estaremos lidiando con las ramificaciones a largo plazo del virus?

“Esa es la pregunta del millón de dólares”, dijo Gray de Sudáfrica. “Esperemos que podamos controlar esto en los próximos dos años, pero los problemas del Covid-19 prolongado persistirán. Veremos una enorme carga de personas que la padecen”.

La vida después de la pandemia

En los próximos meses, debería tomar forma una idea de cómo es realmente vivir permanentemente con el Covid-19. Algunos lugares pueden olvidarse del virus casi por completo, hasta que un brote signifique que las clases se cancelan por un día o las empresas luchan con los trabajadores que se reportan enfermos. Otros países pueden depender del uso de mascarillas en interiores cada invierno y es probable que se ofrezca una vacuna anual contra el Covid-19 junto con la vacuna contra la gripe.

Para persistir, el virus deberá evolucionar para evadir la inmunidad que está alcanzando altos niveles en muchas partes del mundo.

Podría haber muchos escenarios”, dijo Iwasaki de Yale. “Una es que la próxima variante será bastante transmisible, pero menos virulenta. Se está acercando cada vez más al tipo de virus del resfriado común”.

Si esa evolución toma un camino más tóxico, terminaremos con una enfermedad más grave.

“Solo espero que no tengamos que seguir haciendo nuevos refuerzos de vez en cuando”, agregó. “No podemos simplemente vacunar a todos en todo el mundo cuatro veces al año”.

“Es muy difícil de predecir”.

Con la ayuda de Jason Gale y Jane Pong.

Le puede interesar:

EE.UU. acuerda pagar a Lilly US$720 millones por el nuevo tratamiento Covid-19

Pfizer aprovecha torpeza de Merck ante píldora contra Covid-19

Bill Gates escribe un libro sobre como hacer que Covid-19 sea la última pandemia

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar