EE.UU.

Crisis en Ucrania: mercados ven primeras sanciones de Biden a Rusia como leves

Apenas suponen las medidas que rompen precedentes y destruyen economías que EE.UU. y sus socios anticiparon hace tiempo si las tropas rusas cruzaban la frontera

El presidente de EE.UU.
Por Justin Sink
23 de febrero, 2022 | 06:29 AM

Bloomberg — La primera serie de sanciones del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Rusia por sus acciones en el territorio ucraniano, no llegó a los mercados con una explosión, sino con un golpe sordo.

En lugar de un amplio paquete que paralizara a los principales bancos rusos, aislara sus transacciones financieras de la economía mundial o señalara personalmente al presidente Vladimir Putin, Estados Unidos y sus aliados se conformaron con un modesto “primer tramo” de sanciones. Los mercados respondieron con un encogimiento de hombros.

Las sanciones iban dirigidas a un par de bancos rusos, VEB.RF y Promsvyazbank, así como a tres miembros de la élite rusa con estrechos vínculos con el Kremlin. Las sanciones también pretendían congelar las futuras compras de deuda soberana rusa.

PUBLICIDAD

Sin embargo, las sanciones apenas suponen las medidas que rompen precedentes y destruyen economías que EE.UU. y sus socios anticiparon hace tiempo si las tropas rusas cruzaban la frontera.

Los funcionarios de la Casa Blanca pasaron la tarde del martes tratando de defender el enfoque mesurado, mientras se les preguntaba si su respuesta sería suficiente para disuadir al Kremlin de montar un ataque mayor. Moscú ha negado que planee invadir Ucrania y Putin ha dicho que actualmente no planea enviar fuerzas -las ha llamado “fuerzas de paz”- a las zonas escindidas del este de Ucrania, aunque los tratados que firmó con los líderes separatistas le permiten hacerlo y construir bases rusas.

Putin ha dicho que la crisis podría evitarse si Ucrania aceptara las demandas que incluyen el reconocimiento de la soberanía rusa sobre Crimea y la renuncia a su intento de ingresar en la OTAN.

PUBLICIDAD

La medida más importante fue la adoptada por Alemania, que anunció la suspensión de la certificación del gasoducto Nord Stream 2 y puso en peligro este proyecto de US$11.000 millones que habría consolidado el control de Rusia sobre el sector energético europeo. El máximo responsable de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, anunció posteriormente que se había cancelado la cumbre de esta semana con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Peligro geopolítico

“Este fue el comienzo de una invasión, y este es el comienzo de nuestra respuesta”, dijo Daleep Singh, el asesor adjunto de seguridad nacional para la economía internacional, a periodistas en Washington.

Para Biden, el enfoque conlleva un peligro geopolítico.

Putin se ha aprovechado durante mucho tiempo de la desunión y la desorganización en Occidente mientras perseguía el acaparamiento de tierras más cerca de casa. Si se examinan más de cerca, estas medidas occidentales podrían no parecer tan musculosas como parece a primera vista.

Uno de los bancos a los que apunta Estados Unidos había estado bajo restricciones desde 2014, y Estados Unidos ya tenía prohibiciones limitadas sobre la deuda soberana rusa desde 2019. Las acciones en Europa recuperaron sus pérdidas a medida que los inversores conocieron los detalles de las sanciones, mientras que los futuros del crudo y el rublo borraron descensos.

Brian O’Toole, un miembro senior del Atlantic Council que anteriormente trabajó en la unidad de sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, calificó las sanciones de Biden como “incrementales”.

PUBLICIDAD

“Debemos esperar a ver si Estados Unidos impondrá el impacto que ha prometido para una mayor agresión y cómo se define”, dijo. “Me temo que, en este momento, Putin puede pensar que Occidente no tiene el estómago para seguir adelante”.

Críticas bipartidistas

Biden también se enfrenta a la intensificación de las críticas de los legisladores de línea dura de ambos partidos políticos. Los republicanos que le animaron a imponer sanciones antes de cualquier ataque de Putin se pasaron el martes criticando sus acciones como medidas inefectivas y a medias. El senador Lindsey Graham calificó los acontecimientos como una repetición de “la década de 1930.”

Pero el republicano de Carolina del Sur no fue el único que planteó el espectro del apaciguamiento de la era de la Segunda Guerra Mundial. Aliados como el senador Bob Menéndez, el demócrata de Nueva Jersey que preside la Comisión de Relaciones Exteriores, dijo que Estados Unidos debería imponer una “abrumadora cantidad” de sanciones ahora para disuadir a Rusia de llevar a cabo nuevas agresiones.

PUBLICIDAD

“No sé a qué tenemos que esperar”, dijo Menéndez en una entrevista con la CNN. “Lo que no podemos tener aquí es otro momento Múnich”, una referencia a un acuerdo de 1938 que permitió a la Alemania nazi apoderarse de parte de Checoslovaquia.

Esta respuesta apagada también deja a Biden expuesto a las críticas de que la Casa Blanca, una vez más, ha prometido más de la cuenta y no ha cumplido con lo prometido en la escena mundial. A principios de este mes, sus ayudantes insistieron públicamente en que impondrían inmediatamente sanciones que infligirían costes significativos a la economía rusa.

PUBLICIDAD

“No adoptaremos la tradicional secuencia escalonada que hemos utilizado en el pasado, en la que comenzamos con sanciones selectivas a funcionarios del gobierno, pasamos a las entidades de propiedad estatal y luego al sector estratégico”, dijo el asesor de la Casa Blanca Peter Harrell en una conferencia sobre sanciones el 2 de febrero. “En su lugar, esperamos adoptar un enfoque de ‘empezar alto y seguir alto’”.

Sin embargo, el paquete dado a conocer el martes parecía más bien el producto de un esfuerzo apresurado después de que Putin reconociera los territorios escindidos en la región ucraniana de Donbás mientras evitaba, al menos por ahora, una invasión a gran escala de su vecino.

El movimiento se produjo cuando Estados Unidos también estaba evaluando una táctica de última hora del presidente francés Emmanuel Macron para negociar una cumbre entre Biden y Putin para evitar la guerra. Aunque tanto el Kremlin como la Casa Blanca señalaron que, en teoría, podían ver cómo se producía esa conversación, la perspectiva se desvaneció tan rápido como surgió. La Casa Blanca descartó formalmente la posibilidad el martes por la noche.

PUBLICIDAD

Ambos acontecimientos complicaron la inteligencia estadounidense que, según los funcionarios, muestra a los rusos preparando un asalto a gran escala que podría incluir la toma de la capital ucraniana, Kiev. Los funcionarios estadounidenses estaban tan convencidos de que se estaba preparando una incursión a gran escala que el personal diplomático se retiró a Polonia el lunes por la noche.

En privado, los funcionarios de la administración dijeron que siguen creyendo que Putin está preparando una ofensiva de este tipo, y los que esperan una respuesta más agresiva paquete de sanciones podría no tener que esperar mucho tiempo.

Una persona familiarizada con el pensamiento de la administración dijo que Estados Unidos todavía anticipaba más movimientos rusos en las próximas 24-48 horas, lo que desencadenaría sanciones adicionales. En su discurso de anuncio de las sanciones, Biden dijo que parecía que Putin estaba sentando las bases para que las fuerzas rusas entraran en las zonas ahora administradas por el gobierno ucraniano - una acción que una segunda persona familiarizada con la planificación de la administración llevaría al presidente a desencadenar sanciones adicionales.

PUBLICIDAD

Los funcionarios también argumentaron que los críticos estaban malinterpretando cómo funcionaban las sanciones, diciendo que el impacto crecería gradual pero significativamente con el tiempo.

Aun así, la Casa Blanca insistió públicamente en que el paquete que presentó ya era significativo, implementado de forma más rápida y agresiva que la respuesta después de que Putin se anexionara Crimea durante la administración de Obama.

“Una muestra del dolor”

“El presidente Biden ha impulsado al mundo, ha impulsado a Europa, para hacer frente a las acciones del presidente Putin”, dijo el martes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Singh dio el inusual paso de esbozar algunas de las medidas individuales específicas preparadas en caso de que Rusia avanzara más, diciendo que la administración estaba “preparada para pulsar un botón para tomar medidas sobre las dos mayores instituciones financieras rusas, que colectivamente tienen casi US$750.000 millones en activos”.

Las medidas que está preparando la Casa Blanca incluyen acciones que afecten al Sberbank y al VTB Bank si se produce una invasión, así como medidas de control de las exportaciones en coordinación con un gran número de aliados y socios.

“No se equivoquen, esto es sólo una muestra del dolor que podemos infligir”, dijo Singh.

Le puede interesar:

Las claves que explican por qué el freno a Nord Stream 2 es un duro golpe a Putin

Por qué las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk son claves en el plan de Putin

Uno por uno, quiénes son los millonarios y los bancos rusos sancionados por EE.UU.

PUBLICIDAD