Europa

Rusia ataca a Ucrania por aire y tierra en búsqueda de una victoria rápida

Parece que Putin ha optado por una campaña destinada a lograr un cambio de régimen, en lugar de una toma más limitada de los territorios separatistas del Donbás

Residentes esperan para llenar botellas con agua en Ucrania
Por Marc Champion
24 de febrero, 2022 | 09:06 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La invasión rusa de Ucrania está siguiendo el curso que muchos analistas militares habían previsto, con una andanada de ataques con misiles para destruir la fuerza aérea y las defensas aéreas de Ucrania, seguida rápidamente por una campaña terrestre masiva destinada a aplastar la resistencia armada.

Los acontecimientos sobre el terreno se desarrollaron rápidamente el jueves y, aunque la situación sigue siendo fluida, parece que el presidente ruso Vladimir Putin ha optado por una campaña destinada a lograr un cambio de régimen, en lugar de una toma de posesión más limitada de los territorios separatistas del Donbás que reconoció como independientes el martes.

El Servicio Estatal de Guardia de Fronteras de Ucrania dijo que su personal fue atacado a las 5 de la mañana, hora local, en cinco provincias situadas alrededor de las fronteras del noreste del país, así como a través de Donbas y la Crimea ocupada, al sur.

PUBLICIDAD

Se informó de que los tanques rusos habían llegado a las afueras de la segunda ciudad de Ucrania, Kharkiv, a media mañana, y que estaban combatiendo en la región de Kherson, justo al norte de Crimea. A primera hora de la tarde, la CNN mostraba a las tropas rusas aparentemente en control del aeropuerto de Hostomel, en las afueras de la capital, Kiev, tras un asalto aéreo.

Mykhaylo Podolyak, asesor del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, dijo que las fuerzas rusas podrían estar tratando de asegurar la base como cabeza de puente para una operación de decapitación del gobierno. “Es posible el desembarco de tropas aéreas. Podría haber un intento de entrar en el bloque del gobierno”, dijo Podolyak. “Uno de los objetivos es destituir a las máximas autoridades”.

Batalla desigual

Esa idea fue apoyada por Vyacheslav Nikonov, primer vicepresidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal rusa, quien dijo que Rusia pretende instalar una nueva administración favorable a Moscú. No está claro cómo un gobierno impuesto por Rusia podría superar la resistencia popular.

PUBLICIDAD

En el este, la página de Facebook de los esfuerzos de guerra de Ucrania informó de una feroz lucha con tanques rusos que presionan hacia la retaguardia de las líneas del frente ucraniano que luchan contra los separatistas en la provincia de Luhansk.

Kiev: capital de Ucrania; Kharkiv; Kramatorsk son focos de conflictodfd

En una batalla desigual -Rusia gasta más de 10 veces más en defensa- Ucrania dijo que había derribado aviones rusos y destruido tanques y que se mantenía firme a lo largo de un largo frente oriental. El Ministerio de Defensa ruso dijo que había destruido 74 instalaciones militares, incluidos 11 campos de aviación, 3 puestos de mando, una base naval y 18 estaciones de radar para baterías antiaéreas.

En la oleada inicial del ataque ruso a Ucrania participaron 75 bombarderos pesados y medianos y más de 100 misiles de diversos tipos, según un funcionario de defensa estadounidense que informó a los periodistas.

Lo que suceda a continuación, según el analista de defensa con sede en Moscú Pavel Felgenhauer, se entiende mejor a partir del objetivo declarado por Putin de “desmilitarizar” en lugar de ocupar Ucrania, una nación de 41 millones de habitantes que tiene una extensión territorial similar a la de Francia.

Desmilitarización total

“Eso significa que las fuerzas armadas ucranianas deben ser totalmente disueltas, las armas liquidadas y Ucrania convertida en una zona de amortiguación donde Rusia puede hacer lo que quiera sin que Ucrania pueda resistirse”, dijo Felgenhauer, un veterano analista militar de la Fundación Jamestown, un think tank estadounidense. “Putin fue muy específico, las cuestiones territoriales son secundarias”.

Eso, a su vez, significa apuntar a las fuerzas armadas ucranianas principalmente en Donbás, donde es probable que las fuerzas rusas se enfrenten desde el frente y las rodeen, dijo Felgenhauer. Rusia no puede permitirse un compromiso prolongado, sino que “será un Blitz, un Blitzkrieg”, dijo, en referencia al término usado por las tropas nazis para describir sus “ataques relámpago”.

PUBLICIDAD

Esa es una opinión que comparte Ben Hodges, general retirado de Estados Unidos y ex comandante del ejército estadounidense en Europa. Tomar -más que amenazar- Kiev, una ciudad de 2,8 millones de habitantes, supondría un riesgo de meses de guerra urbana y requeriría toda la mano de obra disponible en Rusia. Según la experiencia estadounidense, para tomar un edificio del tamaño de un hotel se necesita un batallón, es decir, entre 700 y 800 hombres.

“No creo que sea factible”, dijo Hodges al margen de la Conferencia de Seguridad de Múnich del 18 al 20 de febrero.

Juego de Lego

El representante estadounidense Adam Schiff, jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, calificó la lucha entre Rusia y Ucrania de “desigual”, pero añadió que sería una “campaña larga y sangrienta”. Ian Bremmer, titular del Grupo Eurasia, predijo en una entrevista en Bloomberg Television que el ataque marcaría “para el futuro previsible, el fin de una Ucrania independiente”.

PUBLICIDAD

Los líderes de Ucrania “desaparecerán”, dijo Bremmer. “Estarán en el exilio o, me atrevo a decir, peor”.

Según Estados Unidos, Rusia había acumulado una fuerza en torno a Ucrania de entre 150.000 y 200.000 soldados en el momento en que Putin dio la orden de movilización. Todavía no se han desplegado todos y la campaña está aún en una fase inicial.

PUBLICIDAD

Hay pocas dudas de que Putin tiene los ojos puestos en algo más que en los territorios separatistas, según Mathieu Boulegue, especialista en seguridad y defensa euroasiática del think tank londinense Chatham House.

En el discurso de Putin a la nación antes de la guerra, dijo Boulegue, pasó menos tiempo hablando de detener la expansión de la OTAN que de lo que él veía como la ilegitimidad de Ucrania como Estado, improvisado -en su opinión- por una serie de decisiones arbitrarias de la era soviética.

“Hablaba de Ucrania casi como si fuera un juego de Lego”, dijo Boulegue. “Estaba planteando a los rusos que, al entrar, estaría corrigiendo un error histórico.

PUBLICIDAD

Más sobre la crisis en Ucrania:

Mercado bursátil ruso se desploma y borra US$250.000 millones en valor de mercado

Rusia invade Ucrania en la peor crisis europea de la era de la posguerra

Ucrania: fuerzas rusas entraron en región de Kiev; hay combates cerca de aeropuerto

PUBLICIDAD