Actualidad

Banqueros debaten sobre un conflicto nuclear y el riesgo comercial ruso

El episodio es un ejemplo sorprendente de cómo el mundo bancario se adentra en territorio desconocido. Las sanciones de Biden preocupan más a los bancos europeos

Un coche de policía patrulla cerca de la Catedral de San Basilio en la Plaza Roja de Moscú.
Por Harry Wilson, Hannah Levitt y Nishant Kumar
24 de febrero, 2022 | 08:23 PM

Bloomberg Línea — Los bancos internacionales hablan en público de cómo se limitará el impacto comercial de la invasión rusa de Ucrania. En privado, están debatiendo las posibilidades de un conflicto nuclear.

Goldman Sachs Group Inc. puso el jueves a sus clientes al teléfono con Alex Younger, exjefe del servicio de inteligencia británico MI6 y ahora asesor del gigante de Wall Street. Es la primera vez en más de 30 años que la amenaza de un enfrentamiento nuclear es una posibilidad real, dijo.

El episodio es un ejemplo sorprendente de cómo el mundo bancario se adentra en territorio desconocido con este conflicto, al igual que todos los demás. A pesar de todos los meses de advertencias y planificación de escenarios, los tanques rusos que cruzan la frontera han dejado a los banqueros en apuros.

PUBLICIDAD

Empresas como Deutsche Bank AG y Commerzbank AG se apresuraron a decir el jueves que su exposición financiera directa a Rusia estaba “bien contenida” y era “manejable”. Tienen razón: Sólo la francesa Societe Generale SA, la italiana UniCredit SpA y la austriaca Raiffeisen Bank International AG tienen una presencia sustancial sobre el terreno en Rusia.

Pero los costes indirectos del nuevo aluvión de sanciones desatado por la Casa Blanca, Bruselas y 10 Downing Street son mucho más difíciles de cuantificar. Las acciones de los bancos europeos registraron el jueves la mayor caída desde el inicio de la pandemia, ya que los inversores sopesaron los riesgos para la economía en general y para las operaciones comerciales y de patrimonio privado del sector financiero.

Los bancos se han visto inmersos en ejercicios urgentes de mapeo para tratar de resolver su exposición comercial a las contrapartes respaldadas por dinero ruso, según un abogado que trabaja con muchas grandes instituciones financieras.

PUBLICIDAD

UBS Group AG se apresuró a limitar su exposición a los activos rusos el jueves, desencadenando llamadas de margen a algunos clientes patrimoniales que utilizan bonos rusos como garantía.

Las empresas de Wall Street no son inmunes. Empresas como JPMorgan Chase & Co., Citigroup Inc. y Bank of New York Mellon Corp. mueven grandes cantidades de dinero por todo el mundo a través de sus negocios de servicios de tesorería, lo que les convierte en ejecutores de facto de las sanciones. Cada vez que se produce una transacción con una entidad sancionada, los bancos tienen que bloquear y congelar.

“Aunque no tengas directamente como cliente a un banco sancionado por Rusia, no estás del todo seguro de que la transacción que realizas pase por un banco ruso”, dijo Eric Li, jefe de banca de transacciones de Coalition Greenwich. “La cadena es muy compleja”.

Rusia no es Irán, Corea del Norte o Venezuela, con sus limitados vínculos con el comercio mundial. Los bancos tienen que buscar las innumerables formas en las que pueden acabar expuestos a una economía y un sistema financiero tan grande como el de Rusia, o al rico grupo de oligarcas que se han enriquecido bajo el gobierno de Vladimir Putin.

Los bancos también tienen que enfrentarse a un llamativo riesgo geopolítico: Rusia es un estado nuclear, y Putin dio el paso de la era de la Guerra Fría de presumir su arsenal en un discurso que trataba de racionalizar la invasión. Al presidente Joe Biden se le preguntó incluso el jueves si creía que Putin estaba amenazando con un ataque nuclear. “No tengo ni idea de lo que está amenazando”, dijo Biden a los periodistas en la Casa Blanca.

El carácter exhaustivo de las sanciones a Rusia no tiene precedentes.

PUBLICIDAD

El jueves por la tarde, Biden dio a conocer una serie de nuevas medidas, que incluyen la congelación de los activos de cuatro grandes bancos rusos, Sberbank PJSC y VTB Bank PJSC entre ellos. Clay Lowery, del Instituto de Finanzas Internacionales, dijo que las nuevas medidas tienen como objetivo, entre otras cosas, provocar corridas bancarias internas.

“Estas sanciones tendrán un impacto significativo en la economía general de Rusia, y los rusos promedio sentirán el costo”, dijo Lowery. Pero se espera que el impacto de estas restricciones específicas sobre los prestamistas extranjeros sea limitado porque “las sanciones existentes, el riesgo de medidas adicionales y el exceso de cumplimiento han llevado a muchos a reducir sus compromisos”, escribió el IIF en un informe reciente.

Biden y el primer ministro británico, Boris Johnson, decidieron no cortar el acceso de Rusia a Swift, el sistema de mensajería global para las instituciones financieras del mundo. La opción sigue sobre la mesa para futuras represalias.

PUBLICIDAD

En el sector financiero se plantea la cuestión de si una salida de Swift causaría tantos problemas a los bancos internacionales como al gobierno ruso.

El hecho de que Biden se dirija a una amplia franja de las élites rusas y sus familiares, tras una medida similar de Johnson, preocupará más a los bancos con grandes operaciones de gestión de patrimonios, especialmente los de Europa. Los bancos privados suizos son históricamente un destino privilegiado para el dinero ruso, al igual que la City de Londres.

PUBLICIDAD

“En cuanto a los oligarcas implicados, hay mucho que desentrañar aquí y hay simulacros de incendio por todas partes en Londres”, dijo Michelle Linderman, abogada de sanciones de Crowell & Moring LLP.

Más sobre la crisis en Ucrania:

¿Qué significa que EE.UU. no le haya suspendido el SWIFT a Rusia?

PUBLICIDAD

Grandes empresas suspenden operaciones en Ucrania tras invasión rusa

Combate desigual: cómo se comparan los ejércitos de Rusia y Ucrania

PUBLICIDAD