Negocios

Crisis petrolera golpea a plásticos, en primera señal de destrucción de la demanda

Los costosos fletes se suman al problema y hacen que las empresas reduzcan su actividad ahora en lugar de arriesgarse a tener pérdidas masivas

Botella de plástico
Por Saket Sundria
08 de marzo, 2022 | 02:17 PM

Los precios estratosféricos del petróleo están llegando a la industria de los plásticos y los productores reducen su actividad a medida que se derrumban los márgenes de utilidades, una primera señal de la destrucción de la demanda que puede extenderse a otros sectores.

Varios operadores asiáticos de plantas que fabrican los productos petroquímicos utilizados como componentes básicos para todo, desde juguetes infantiles hasta interiores de automóviles, han reducido las tasas de procesamiento hasta en un 80%, dijeron cinco comerciantes de estas empresas. Las instalaciones, conocidas como crackers, normalmente funcionan a plena capacidad o casi.

El creciente precio del crudo y los signos de interrogación sobre el suministro ruso de nafta derivada del petróleo, una materia prima popular en Asia, están desafiando la economía de producir plásticos en crackers en Corea del Sur, Taiwán y Malasia, dijeron los comerciantes que pidieron no ser nombrados ya que la información no es pública. Los problemas son una indicación temprana de las dificultades que la invasión rusa de Ucrania puede crear para las industrias que dependen de las materias primas.

PUBLICIDAD
Petróleo costosodfd

Hasta un 15% de las importaciones de nafta de Asia provienen de Rusia y las regiones del Mar Negro y el Báltico, según la consultora de la industria FGE. Muchas plantas petroquímicas han detenido las compras a Rusia y dudan en comprar crudo de cualquier lugar a precios tan altos, dado que sus productos terminados no estarán listos hasta dentro de unas seis semanas. Las costosas tarifas de flete se suman al problema y hacen que las empresas reduzcan su actividad ahora en lugar de arriesgarse a pérdidas masivas.

“La situación es muy confusa para los crackers en Asia”, dijo Armaan Ashraf, analista senior de FGE. Es un “gran riesgo” comprar nafta cuando el crudo está a US$130 por barril, dijo, y agregó que los márgenes de ganancias seguirán siendo bajos durante al menos un mes.

Los márgenes de ganancias de productos como el etileno y el propileno, que se utilizan para fabricar plásticos, ya eran débiles y se han reducido aún más desde la invasión rusa de Ucrania.

PUBLICIDAD
Naftadfd

La prima por las entregas inmediatas de nafta a Asia sobre los contratos dentro de otro mes es de más de US$30 por barril, en comparación con menos de US$10 a principios de enero. El llamado atraso es otro indicador de ansiedad por la situación de oferta extremadamente ajustada.

Formosa Petrochemical Corp. (6505) de Taiwán está utilizando crackers en su planta de Mailiao entre un 80% y un 85%, dijeron tres de los comerciantes. Lotte Chemical Titan Holding Bhd. (LCTITAN) ha reducido las tasas de ejecución en sus instalaciones de Malasia por debajo del 90 % y planea reducirlas aún más si las condiciones del mercado se deterioran, mientras que Hanwha Total Petrochemical Co., Lotte Chemical Corp. (011170)y LG Chem Ltd. (051910) en Corea del Sur han redujo el procesamiento entre un 10% y un 20%, dijeron los comerciantes.

Un portavoz de Lotte Titan no respondió varias llamadas telefónicas en busca de comentarios, mientras que las otras compañías no respondieron de inmediato a correos electrónicos.

El costo de producir etileno a partir de nafta fue de US$1.200 a US$1.300 por tonelada en Asia la semana pasada, pero estaba alcanzando solo alrededor de US$1.200 en el mercado antes del envío, según IHS Markit, parte de S&P Global. “Los crackers no están ganando dinero”, dijo April Tan, directora asociada de IHS.

-Con la asistencia de Sharon Cho y Elizabeth Low.

Le puede ineteresar:

PUBLICIDAD

Petróleo sube a US$130 ante prohibición de EE.UU. a importaciones de Rusia

Qué significaría una prohibición de petróleo ruso para un mercado ya caótico

Países iniciarán conversaciones para un pacto climático sobre plásticos

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD