Actualidad

“Si Putin fuera mujer, no habría empezado la guerra”: directora de ONU Mujeres LatAm

María-Noel Vaeza dialogó en entrevista con Bloomberg Línea sobre la voz de las mujeres en el poder y la política, la Sociedad del Cuidado y el feminismo en instancias macro

La directora de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe.
08 de marzo, 2022 | 06:31 AM

Bloomberg Línea — La construcción de la Sociedad del Cuidado para liberar a las mujeres del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, que permita su empoderamiento económico, es el eje central impulsado por ONU Mujeres y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hacia una verdadera recuperación sostenible tras la crisis que provocó la pandemia de Covid-19.

María-Noel Vaeza, directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, dialogó con Bloomberg Línea sobre la urgencia de abrazar un enfoque de género en este momento de transición, así como invertir en sistemas de cuidados integrales, que hagan posible un nuevo y mejor modelo económico de desarrollo.

Otros temas abordados fueron la importancia de la relación de las mujeres frente al poder y la política, su papel en estos ámbitos y las consecuencias de la subrepresentación de esta población en tales esferas, así como la necesidad de llevar al feminismo hasta los asuntos macro: económicos, fiscales, tecnológicos y financieros en línea con un horizonte pos pandémico igualitario en donde se alcance una “transformación de género” integral.

PUBLICIDAD

“Estamos convenciendo (...) para que se hable de que la igualdad de género es un buen negocio, no solo desde los derechos humanos”, señaló.

Esta entrevista ha sido editada por cuestiones de extensión

¿Por qué no se está entendiendo que es imposible hablar de una verdadera recuperación si no se toma en cuenta un enfoque de género para atender desigualdades y necesidades de todas las personas?

Lo que no están entendiendo muchos hombres en el poder es que:

PUBLICIDAD

“Si no avanzamos en este momento con más igualdad, más inversión, más atención al tema de cuidado y a los desafíos que tiene la mujer, no vamos a poder salir de la pandemia”

Representamos más del 50% de la población y hemos retrocedido 18 años que nos habían costado insertarnos en el mercado laboral y, lamentablemente la recuperación del trabajo femenino no se está logrando por la cuestión de cuidado justamente. Creemos firmemente que es el gran desafío que tienen las mujeres para salir a trabajar y consideramos que nos brinda un triple dividendo: en el bienestar de la familia, es el derecho a cuidar, por eso hablamos de una sociedad del cuidado, de las personas, del medio ambiente y como derecho es importante que se vea como una economía del cuidado porque genera empleos, no necesariamente todos femeninos.

También hablamos del costo que significa, lo hicimos en México, y es una inversión de más o menos 1,8% del PIB, pero que genera hasta 4 puntos del PIB de empleo. Otro tema que para mí es fundamental es que se hable de corresponsabilidad en el hogar, y eso ya mismo genera nuevas masculinidades. Hablamos de reconocer, redistribuir y reducir el trabajo no remunerado del cuidado. ¿Por qué tiene que estar en nuestros hombros? ¿Por qué tiene que ser esa división sexual del trabajo?

Es fundamental la autonomía económica porque eso va a significar menos violencia; una mujer que tiene autonomía económica no acepta ser violentada o acepta menos ese sistema perverso.

Los efectos devastadores de la pandemia nos mostraron también que uno de los sectores más importantes para invertir es la digitalización y la tecnología porque es ahí donde está más atrasada la inserción de la mujer, por eso pretendemos llegar a cuatro millones de mujeres en la región con el programa TodasConectadas. Solo una de cada cuatro mujeres se beneficia de los temas tecnológicos y por eso lanzamos la iniciativa con la Cepal de la Canasta Básica Digital y vemos que el costo es de solo el 1% del PIB, cuando la región invirtió casi el 25% del PIB para los subsidios del trabajo.

“Si no tenés acceso a cuidado, no tenés acceso a tecnología, no tenés acceso a financiamiento… bienvenido al mundo de las mujeres”

Si esta inversión representa tan solo el 1% del PIB. ¿Por qué no se echa adelante?

Porque no hay demasiadas mujeres en el poder. Ahí empieza el por qué necesitamos más mujeres en la política, porque cuando ellas entran, entienden los temas y entonces legislan y desarrollan políticas y ponen presupuesto en los verdaderos problemas de las mujeres.

La igualdad de género es un tema de poder y de paridad, por eso estoy tan feliz con lo que pasó en México, paridad en todo, es una visión estratégica para que la sociedad mejore. Cuando la mujer llega a un lugar que le brinda la posibilidad de tener poder, lo ejerce justamente para otras mujeres, porque aquellas que no ayudan a otras mujeres se van al infierno y ellas lo saben. En seguida, cuando llega a un espacio de poder, siempre toma lo que ella vivió, las discriminaciones o sesgos que sufrió y dice: ‘Bueno, vamos a revertir eso’.

PUBLICIDAD
Frente a expresiones como Irina Karamanos, el gabinete de Boric, Castro en Honduras, mujeres al frente de los bancos centrales y actividades de las primeras damas. ¿Cómo es el papel político actual de las mujeres?

Somos la región del mundo que tiene más mujeres, pero no te olvides que el 70% de los parlamentos sigue siendo de hombres, el 85% de las alcaldías sigue con hombres. En los gabinetes solo tenemos 24% de mujeres. Tenemos solo una presidenta mujer y una primera ministra.

Es desesperadamente lento el avance. Por eso a mí me gusta la paridad en todo, porque ya hemos tenido muchos años de cuotas, porque hecha la ley, hecha la trampa; se hablaba de cuotas y entonces te ponían al final de la lista y te saltaban.

¿Quién dirige los partidos políticos? Los hombres. ¿Quién divide el poder? Los hombres.

PUBLICIDAD

“¿Por qué están incómodos los hombres con el ingreso de la mujer en la política? Porque es una torta pequeñita”

Cuando las mujeres entran más a la política es cuando se empiezan a aprobar las leyes integrales contra la violencia. Tienen la facilidad y la empatía de cruzar las fronteras de los partidos políticos y establecer bancadas feministas. ¿Los hombres hacen eso? No, no lo hacen.

Lo mismo que cuando una habla de transversalización de género, muy lindo, primero se te traba la boca hablando esa palabra y segundo, estoy cansada igual que con las cuotas. Ahora hay que hablar de transformación de género, las economías y las políticas solo van a cambiar si hay una transformación de género. Y no te olvides que las mujeres somos diversas, indígenas, afro, con identidades y orientaciones sexuales distintas, discapacitadas, refugiadas y todas tienen derechos.

PUBLICIDAD

“Eso es lo que tenemos que lograr, que nuestra voz sea escuchada, sino te aseguro que no habría guerras. Yo te aseguro que si Putin fuera mujer, no hubiera empezado esta guerra”

¿Cuál es la dimensión o sentido que cobra el o los feminismos en este punto de transición de la humanidad y en América Latina en específico?

Es fundamental el feminismo intergeneracional que incluya a todas, porque no se puede hacer un feminismo de mujeres mayores o solo hablar de aborto. El feminismo tiene que abrazar todos los temas de transformación de la sociedad. Por eso necesitamos movimientos integrales. Por supuesto que la educación y la planificación sexual son importantes, pero es un elemento.

El feminismo tiene que meterse en la macroeconomía, las políticas fiscales, en las compras públicas, las finanzas y los mercados financieros. En todos esos elementos que buscan darle más oportunidades a las mujeres.

No se puede decir que el único es el feminismo que está en la calle porque es solo una parte. Otra parte del feminismo está calladamente en distintos sectores. Todas juntas hacemos el avance. Por supuesto que estamos trabajando en los hombros de las históricas, de las sufragistas, de las pioneras.

PUBLICIDAD

“¿Te das cuenta de que estamos en 2022 y todavía seguimos diciendo: ‘es la primera mujer que está en algún cargo’. Es una vergüenza. Yo no quiero dejarle un mundo así a mi hija o mis hijos”.

¿En dónde se encuentran paradas las mujeres en el mundo de los negocios y la inversión? ¿A qué se enfrentan ahora en un mundo posCovid?

Para mí, uno de los temas más importantes es la inclusión financiera, pero también que las empresas se den cuenta de la necesidad de establecer carreras transformacionales en las mujeres.

Siempre las mujeres ocupan recursos humanos y marketing que son considerados como puestos más soft. No, nosotras podemos estar en la mera producción, en los temas más difíciles.

“Las empresas cada vez se están más dando cuenta que la igualdad de género es un buen negocio, que no solamente es bueno desde los derechos humanos. El botón para el sector privado es la plata”

¿Qué pasará si no impulsamos a las mujeres en el sector tecnológico, cuando las carreras STEM son la nueva clave para su empoderamiento económico? ¿En dónde vamos a quedarnos?

En una brecha mucho mayor porque hoy en día tenemos una brecha terrible. El 98% de las inversiones de capital de riesgo que van a la startups está dirigido a hombres. Si vos sos una mujer y quieres presentar tu idea tecnológica, representás el 2%.

PUBLICIDAD

Tenemos que ir de un 2 a un 30% y en eso estamos trabajando, por eso hicimos la iniciativa de Inversionistas por la Igualdad. Estamos convenciendo a todos los bancos e inversores para que se hable de que la igualdad de género es un buen negocio, que si invierten en startups de mujeres, el riesgo va a ser menor porque nosotras terminamos los trabajos antes y no tenemos mora.

“Miren eso también, no miren el hecho de que representamos un riesgo porque se supone que tenemos hijos. Si no tuviéramos hijos nosotras, el mundo se acaba, tiene que haber una solidaridad”

Mujer y cambio climático:

Igualdad con sostenibilidad: sostenibilidad en todo sentido, tanto financiera como política y económica. La reunión de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) que empieza el lunes va a tener como eje el cambio climático y la reducción de desastres naturales. Esperemos tener conclusiones acordadas, considerando que la mujer se afecta desproporcionadamente mucho más que el hombre cuando hay un desastre o por el cambio climático.

¿En dónde nos encontramos si todavía se sigue excusando al agresor y culpando a la víctima en términos de violencias, cuando incluso algunas veces vemos estos discursos en las altas esferas políticas?

“Los políticos tienen que entender que el tema de la violencia es una emergencia sanitaria y poblacional”

No es posible que sigan siendo indiferentes a la violencia de género tanto psicológica como física llegando a los feminicidios. La mayoría de los feminicidios no se denuncian porque no se quieren victimizar (las mujeres). Tienen que pasar por seis instancias para abrirse después del shock que tuvieron y hablar con gente extraña que las revictimiza.

La delicadeza que debe tener un policía, fiscal o juez frente al trauma que significa una violación es fundamental.

La solución judicial tiene que estar centrada en la víctima y no centrada en la defensa del depredador.

Pienso que algo está cambiando, hay una concientización mayor de lo que significa ser mujer hoy en día, significa vivir expuesta a un continuum de violencia desde que son pequeñitas hasta que mueren. Esa es la verdad, vivimos tan expuestas a la violencia que ya se ha normalizado y no es posible.

¿Qué será de América Latina sin la igualdad y equidad de género y sin un tejido social, económico y gubernamental sin perspectiva de género?

El futuro es feminista o no es, como dice Alicia Bárcena (secretaria ejecutiva de la Cepal), pero yo soy una convencida que cuanto más nos metamos en los temas macro:

“Cuanto más ampliemos el espectro de nuestra demanda que no sea solo el aborto, más en serio nos van a tomar porque sino, nos ven como una fracción de algo”

Tenemos que lograr es que nos vean como seres humanos con derechos humanos, económicos, políticos, sociales, con derecho a cuidar y ser cuidadas y que nos vean de una manera integral.

Te podría interesar:

Mujeres, las más afectadas en economía digital posCovid; ellas buscan revertirlo

Solo tres de cada 10 mujeres toman decisiones financieras en LatAm

Casi 2.400 millones de mujeres no tienen mismos derechos económicos que hombres

PUBLICIDAD