PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

EE.UU.: aún sin el salto del petróleo, inflación registra mayor alza en 40 años

El índice de precios al consumidor subió un 7,9% con respecto al año anterior, en línea con las expectativas

Imagen de un supermercado
Por Olivia Rockeman
10 de marzo, 2022 | 08:41 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El aumento de los precios al consumidor en Estados Unidos se aceleró en febrero hasta alcanzar un nuevo máximo de 40 años, en consonancia con la rápida inflación que se ha acentuado aún más tras la invasión rusa de Ucrania.

El índice de precios al consumidor subió un 7,9% con respecto al año anterior, tras un aumento anual del 7,5% en enero, según mostraron el jueves los datos del Departamento de Trabajo. El indicador de inflación, ampliamente seguido, subió un 0,8% en febrero con respecto al mes anterior, reflejando el aumento de los costes de la gasolina, los alimentos y la vivienda.

PUBLICIDAD

La media de las proyecciones de los economistas de una encuesta de Bloomberg preveía que el IPC aumentara un 7,9% respecto a un año antes y un 0,8% respecto a enero.

Excluyendo los componentes volátiles de los alimentos y la energía, los llamados precios básicos aumentaron un 0,5% respecto al mes anterior y un 6,4% respecto al año anterior.

Los datos ilustran hasta qué punto la inflación se estaba arraigando en la economía aún antes de que la guerra de Rusia provocara un repunte de los productos básicos, incluido el precio de la gasolina al por menor más alto registrado. La mayoría de los economistas esperaban que febrero fuera el pico de la inflación anual, pero el conflicto probablemente signifique impresiones de inflación aún más altas en los próximos meses.

PUBLICIDAD

Para combatir las presiones sobre los precios, la Reserva Federal se dispone a subir las tasas de interés la próxima semana por primera vez desde 2018. Al mismo tiempo, la situación geopolítica añade incertidumbre al ciclo de subidas de tasas del banco central durante el próximo año.

Los funcionarios de la Fed podrían adoptar una postura más “hawkish” si los shocks sobre los precios de la energía conducen a una inflación más alta y persistente, pero también podrían adoptar un enfoque más cauteloso si el hundimiento del sentimiento del consumidor y la disminución de los salarios reales comienzan a pesar en el crecimiento a medida que la guerra se prolonga.

El informe de febrero mostró que los precios de la gasolina subieron un 6,6% respecto al mes anterior y representaron casi un tercio del aumento mensual del IPC. Parte de ello puede reflejar los picos de precios de la energía resultantes de los primeros días de la invasión de Rusia durante la última semana del mes. El impacto se reflejará mejor en el informe del IPC de marzo.

En lo que va de mes, el precio de venta al público de la gasolina normal ha aumentado un 19,3%, hasta 4,32 dólares el galón, según datos de la Asociación Americana del Automóvil.

Los precios de los alimentos subieron un 1% respecto al mes anterior, el mayor avance desde abril de 2020, según el informe del IPC.

Aunque el impacto total de la guerra en la economía estadounidense sigue sin estar claro, es probable que el aumento de los costes del petróleo, los cereales y los metales se transmita a otras materias primas y, en última instancia, a los precios al consumidor. El gobierno de Biden prohibió el martes las importaciones de petróleo ruso a Estados Unidos, una medida que aumentará las presiones sobre los precios de la energía.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Julia Fanzeres, Kristy Scheuble y Reade Pickert.

Le puede interesar:

Contra pronósticos, BCE acelera retiro de estímulos citando guerra en Ucrania

PUBLICIDAD

Oro supera US$2.000 tras falta de progreso en conversaciones entre Ucrania y Rusia

Primer contacto entre ministros de Exteriores de Ucrania y Rusia no logra avances

PUBLICIDAD