Argentina

Luz roja en la industria argentina: ¿por qué se frenó la recuperación en enero?

Economistas atribuyen la caída a un conjunto de factores y aseguran ser “moderadamente optimistas” para los próximos meses

Economistas son "moderadamente optimistas" para 2022.
10 de marzo, 2022 | 12:11 PM

Buenos Aires — La economía puso un freno a su recuperación en enero y registró la mayor caída mensual desde mayo del año pasado, en medio de paradas técnicas, menor actividad en las fábricas por las vacaciones de verano y dificultades de dotación de personal por el coronavirus.

Según indicó el Ministerio de Economía, a ello se sumó el problema de suministro de energía por la ola de calor. Es que en las primeras semanas de enero, ante elevadas temperaturas, el Gobierno había pedido a las empresas reducir la utilización de energía para dar prioridad a los usuarios residenciales.

Durante esos días, además, diferentes puntos del AMBA sufrieron cortes en el suministro por la elevada demanda y, en una de las jornadas más calurosas, más de 700 mil usuarios se quedaron sin luz.

PUBLICIDAD

VER MÁS: La economía argentina creció el 10,3% en 2021: aporte de la industria y el agro

En ese escenario, Isaías Marini, economista de Econviews, analizó que “la industria se contrajo 0.3% interanual, pero la caída fue más notoria en la comparación mensual, con una merma de 5.5% sin estacionalidad”.

Hubo un conjunto de factores que explicaron esta caída. En primer lugar, impactó la disparada de casos de covid, que derivó en bastante ausentismo y en algunos casos se aprovechó para la reorganización de las vacaciones y adecuación de líneas de producción. De hecho, las terminales automotrices tuvieron nueve días de actividad frente a 17 un año atrás y este sector fue uno de los que más impactó en la caída”, evaluó.

PUBLICIDAD

Sin embargo, indicó que el coronavirus y las paradas técnicas no fueron la única razón: “Otro factor que influyó fue la menor disponibilidad de insumos por el freno a los pagos de importaciones por parte del Banco Central, que de acuerdo a la disponibilidad de divisas viene aplicando una suerte de política de administración, que no obstante tiene impacto en la actividad”.

ADEMÁS: El empleo en Argentina recuperó niveles de la prepandemia

“En promedio, los pagos de importaciones cayeron un 12% en enero. En octubre, sucedió una situación similar, aunque la caída de los pagos de importaciones en ese momento fue de 24% en promedio y la industria se contrajo 5% mensual sin una disparada de casos ni vacaciones”, manifestó.

Las expectativas para el primer trimestre

Para febrero, los datos de alta frecuencia disponibles son alentadores y apuntan a un rebote frente a la merma de enero. En el sector automotriz, por ejemplo, la producción duplicó a la de enero y fue un 72% mayor a la de un año atrás. El consumo energético de las industrias también nos indica un rebote”, anticipó Isaías Marini, de Econviews.

Respecto de marzo, adelantó: “Esperamos que se normalice la situación y esperamos una tendencia levemente positiva, pero con comportamientos heterogéneos entre industrias”. “Las que dependan en mayor medida de insumos importados se verán afectados por las limitaciones a los pagos que pueda realizar el Banco Central, pero ello no debería ser un problema importante en los meses de ingresos fuertes de divisas”.

La industria y la construcción en 2022

Francisco Mattig, portfolio manager de Consultatio Financial Services, expresó que “evidentemente, los datos de industria y construcción de enero reflejan factores puntuales que explican la mala performance de la actividad”.

PUBLICIDAD

“En lo que resta del año, nos mantenemos moderadamente optimistas en torno a la actividad porque Argentina deberá sumar US$3.300 millones genuinos en el marco del programa y la industria es demandante neta de divisas”, puntualizó.

“Si a eso le sumamos la posibilidad de que haya escasez de energía en el invierno, y que sería muy impopular restringirle la oferta sector residencial luego de los tarifazos, que probablemente haya algo de subas de tasas en el márgen y que el consumo interno tampoco podría estar muy apuntalado, el panorama no es muy bueno”, pronosticó Mattig.

En diálogo con Bloomberg Línea, consideró que “de todos modos, en ciertos sectores bastante integrados con Brasil, la apreciación del real podría traccionar algo al sector y compensar en parte los factores anteriores”.

PUBLICIDAD

TE PUEDE INTERESAR:

Uso de capacidad instalada de la industria argentina registró su segunda mejor marca desde 2016

PUBLICIDAD

Inflación en Argentina: el Gobierno ahora busca controlar el precio del pan

Industria argentina: los factores que frenaron su recuperación en enero

PUBLICIDAD