Trabajadores dominan el arte de lograr ascensos laborales desde casa

Sin embargo, para los que un nuevo trabajo es remoto desde que comienzan, adaptarse puede ser complicado

Princess Pitts Pierre Fotógrafa: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg  
Por Alice Kantor
19 de marzo, 2022 | 07:08 PM

Bloomberg — Para algunos, trabajar desde casa durante la pandemia de Covid-19 fue una bendición para sus carreras. Mejor sueldo, mejores títulos, mejor horario. Y no tenían que pasar mucho tiempo con el jefe en persona para hacerlo.

Princess Pierre, de 35 años, se describe a sí misma como introvertida por naturaleza y nunca se sintió a gusto en entornos de oficina. Al trabajar desde casa, la especialista en comunicación descubrió que podía dejar que su producción hablara por sí misma.

“Simplemente, trabajaba mejor”, dice Pierre, que vive en Fort Lauderdale (Florida). “En mi campo particular, es más fácil escribir en el espacio de mi casa. Escribo más. Empiezo temprano por la mañana. Esto me funciona”.

Cambió de trabajo en junio y sus esfuerzos se tradujeron en resultados tangibles, como el número de comunicados de prensa que podía redactar o los medios de comunicación a los que podía dirigirse. Pasó de coordinadora de relaciones públicas a especialista, con un aumento de sueldo.

PUBLICIDAD

Mientras algunas personas empiezan a pensar en el trabajo desde casa como una opción a largo plazo, algunos trabajadores como Pierre ya han aprovechado la estrechez del mercado laboral para dar un salto en la escala empresarial mientras disfrutan de la vida sin tener que viajar diariamente.

La pandemia obligó a todo el mundo a estar en casa, y los directivos tuvieron que encontrar una forma de evaluar el trabajo de la gente sin interacciones en la oficina”, explica Amanda Jones, profesora del King’s College del Reino Unido. “Ahora, eso es la norma”.

El trabajo a distancia puede igualar el terreno de juego para las personas a las que no les gusta (o no tienen tiempo para) charlar, dijo la portavoz del Congreso de Sindicatos del Reino Unido, Alice ArkWright. También significa que los empresarios están más dispuestos a contratar a personas que, por motivos de salud o de otro tipo, no podrían participar en la rutina diaria de acudir a la oficina.

PUBLICIDAD

“El trabajo a domicilio permitió a ciertos grupos desfavorecidos, como los discapacitados y las madres, acceder a puestos de trabajo a los que antes no tenían acceso y rendir bien”, dijo. “Hizo que el lugar de trabajo fuera más competitivo”.

Resulta que a muchos trabajadores les gusta la configuración y creen que les va mejor en casa: El 44% de los estadounidenses considera que el trabajo a distancia les facilita la realización del trabajo y el cumplimiento de los plazos, según un estudio del Pew Research Center de febrero. Las mujeres, en particular, parecen encontrar que las nuevas condiciones les benefician, ya que el 19% de las mujeres en EE.UU. dicen que trabajar desde casa les facilita avanzar en sus trabajos, en comparación con el 9% de los hombres, según la encuesta de Pew.

Las desventajas

Sin embargo, para los que empiezan un nuevo trabajo desde casa, adaptarse puede ser complicado.

Aira Gonzales, de 22 años y residente en Cardiff (Reino Unido), comenzó su primer trabajo después de la universidad durante la pandemia en agosto de 2020. Tuvo pocas interacciones genuinas con sus colegas y le resultó difícil entender las pautas de su nuevo lugar de trabajo estando totalmente conectada. Tener que hacer su evaluación de rendimiento a través de Zoom fue doloroso.

“Es difícil entender las señales de tu jefe cuando nunca te has visto en persona”, dijo.

Los trabajadores del Reino Unido que empezaron a trabajar a distancia durante la pandemia declararon tener dificultades para entablar relaciones laborales, no tener un jefe o un equipo “en la habitación” al que pedir información u orientación, ganarse la confianza de los compañeros o empaparse de la cultura de la empresa, según una encuesta realizada en octubre por la empresa de sondeos británica YouGov.

Otro problema es el presentismo, la noción de que las personas que están en la oficina trabajan más que las que están en casa, lo que podría dar a los directivos una visión distorsionada de qué trabajadores están siendo productivos.

PUBLICIDAD
Larry Fulton Fotógrafo: Elijah Nouvelage/Bloombergdfd

“El sesgo del presentismo es bien conocido y, básicamente, todas las empresas con las que hablo lo mencionan como una preocupación”, afirma Nicholas Bloom, investigador de gestión de la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford.

Dar el salto

Y una verdad tácita, algo que muchos directivos temen, es que la gente no es necesariamente tan leal a una empresa si no ve a sus amigos y colegas en un rascacielos del centro de la ciudad o en eventos presenciales. Eso significa que es más fácil participar en la “Gran Dimisión”, saltar a otra empresa y obtener un aumento de sueldo como resultado.

Eso es lo que hizo Larry Fulton. Su primer trabajo tras graduarse en la Universidad de Yale en 2019 fue como analista de negocios en McKinsey & Co. Descubrió que no era muy leal a una empresa en la que tenía pocas interacciones personales.

Cada vez que me encontraba en línea con los colegas, estábamos discutiendo sobre la búsqueda de trabajo en otro lugar”, dijo el joven de 24 años. “La experiencia parecía más fracturada. Nadie iba al bar a tomar una copa. Se hizo mucho más fácil hablar abiertamente de los próximos pasos”.

PUBLICIDAD

Tras menos de dos años en la consultora, se incorporó a una empresa de inversión blockchain, Advanced Blockchain AG (BWQ), como jefe de proyecto y dejó Nueva York por Atlanta. La empresa es totalmente remota, sin oficina.

Con la asistencia de Francesca Maglione.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

¿Cuántos días de vacaciones tienen por ley los trabajadores de América Latina?

Trabajo remoto parece más persistente de lo planificado

PUBLICIDAD

Trabajadores están obteniendo vacaciones antes de su primer día de trabajo

Este artículo fue traducido por Andrea González