Actualidad

Putin preocupa a EE.UU. por sentirse acorralado y poder arremeter contra los demás

El hecho de no superar rápidamente al ejército ucraniano aumenta el riesgo de lo que las agencias de inteligencia occidentales llaman “escalada vertical”

Putin
Por Peter Martin
26 de marzo, 2022 | 03:41 PM

Bloomberg — A los funcionarios de la administración Biden les preocupa que el presidente ruso Vladimir Putin pueda arremeter peligrosamente cuando las tropas rusas se encuentren empantanadas en Ucrania y las sanciones occidentales empiecen a hacer efecto.

La evaluación interna de los funcionarios de alto nivel, que hablaron bajo condición de anonimato, es que la tendencia de Putin cuando se ve acorralado es escalar en lugar de retroceder. Su opinión es que las opciones del líder ruso podrían incluir el bombardeo general de ciudades ucranianas o el uso de armas químicas, o incluso de armas nucleares tácticas.

Uno de los retos más difíciles a los que se enfrentan Estados Unidos y sus aliados europeos es tratar de anticipar el siguiente movimiento de alguien que consideran que se comporta de forma cada vez más errática y que temen que pueda volverse aún más peligroso en medio de los indicios de que la campaña militar de Rusia no ha ido según el plan. El hecho de no superar rápidamente al ejército ucraniano aumenta el riesgo de lo que las agencias de inteligencia occidentales llaman “escalada vertical”.

PUBLICIDAD

Como dijo el presidente Joe Biden sin titubeo el lunes: “Está entre la espada y la pared” y “cuanto más entre la espada y la pared, mayor será la gravedad de las tácticas que pueda emplear”.

Los líderes de la OTAN se comprometieron el jueves a reforzar sus defensas contra la amenaza de ataques con armas químicas y nucleares. En la antesala de una reunión de emergencia en Bruselas, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan y Biden lanzaron advertencias públicas cada vez más urgentes, citando la desinformación rusa como un indicador de lo que Putin puede estar planeando.

En una rueda de prensa, el líder estadounidense fue presionado sobre qué pruebas tenía de un posible ataque. “No voy a darles datos de inteligencia, No. 1″, dijo Biden, “No. 2, responderíamos, responderíamos si él lo utiliza. Pero la naturaleza de la respuesta dependería de la naturaleza del uso”.

PUBLICIDAD

Los funcionarios de la administración están analizando cómo Putin se ha metido en el lío en el que se encuentra. Un funcionario dijo que Putin disponía de mala información al entrar en Ucrania, específicamente sobre el tipo de resistencia a la que se enfrentarían las fuerzas rusas y sobre las carencias de su ejército en materia de logística, planificación estratégica y calidad del armamento.

Según un funcionario, esto puede deberse en gran parte a la falta de voluntad de quienes rodean a Putin para dar malas noticias, y ahora las fuerzas rusas están empantanadas y corren el riesgo de quedarse sin municiones de alta calidad.

Los funcionarios de la OTAN están estudiando una serie de escenarios relacionados con el posible uso por parte de Rusia de agentes químicos como armas de destrucción masiva, dijeron funcionarios de la alianza.

Un evento de “falsa bandera” podría implicar un “accidente” escenificado en una planta química, dadas las significativas cantidades de amoníaco, cloro y nitratos en Ucrania que se utilizan en su industria agrícola. Según esta teoría, Rusia culparía a Ucrania de crear un peligro mortal y respondería desplegando armas más destructivas.

Otro escenario considera que Rusia utilice un arma química que podría implicar un agente altamente tóxico distribuido en una amplia zona, dijeron los funcionarios. Tales ataques, sin embargo, permitirían la atribución inmediata a Rusia, y no está claro si Putin querría evitar eso, añadieron.

Sin embargo, un alto funcionario de Defensa dijo a los periodistas esta semana que Estados Unidos no ha visto ninguna prueba de que Rusia esté preparando un ataque químico o biológico inminente. Funcionarios rusos han negado repetidamente cualquier intención de utilizar tales armas, y el Kremlin dice que la operación militar se desarrolla según el plan.

PUBLICIDAD

Lo preocupante, sin embargo, es que hasta ahora no hay ninguna señal pública de que Putin esté buscando algún tipo de salida. Por el contrario, la exigencia de esta semana de que los países “no amigos” paguen por el gas ruso en rublos, no en moneda extranjera, fue leída por algunos observadores como una amenaza velada.

Sólo dos días después de que las tropas de Putin invadieran Ucrania, puso a las fuerzas nucleares rusas en un “régimen especial de servicio de combate”, tras una advertencia de que cualquier nación que interfiriera en la invasión sufriría “consecuencias que nunca habrán experimentado en vuestra historia”.

Cuatro semanas después de la invasión rusa de Ucrania, Putin se enfrenta a presiones en el campo de batalla y con la economía rusa, que está bajo un aluvión de sanciones occidentales sin precedentes. Los militares rusos no han logrado hasta ahora rodear la capital ucraniana de Kiev y se atrincheran cada vez más en posiciones defensivas, dijo el miércoles a la prensa un alto funcionario de defensa de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Las estimaciones de la OTAN indican que han muerto al menos 7.000 soldados rusos y que el número real de muertos podría ascender a 15.000.

A pesar de la preocupación por los posibles movimientos de Putin, los funcionarios estadounidenses dicen que confían en una respuesta aliada fuerte y unida si decide escalar. Por ejemplo, obligaría a países como Alemania a respaldar las sanciones a las exportaciones energéticas de Rusia, una medida a la que Berlín y otros se han resistido hasta ahora.

PUBLICIDAD

En general, los funcionarios estadounidenses siguen siendo pesimistas en cuanto a la continuación de las conversaciones entre Rusia y Ucrania, y sugieren que las concesiones ucranianas aún no permiten alcanzar un acuerdo que Putin podría interpretar como una victoria en su país y en el extranjero. Y desde el principio, Putin ha dejado claro que ve a Ucrania como una cuestión existencial, parte de lo que describe cada vez más como un conflicto inevitable entre una Rusia resurgente y un Occidente debilitado.

A medida que aumenta la preocupación por la posibilidad de que Putin pueda llevar a cabo una escalada, los funcionarios también han comenzado a considerar una alternativa: que reevalúe sus objetivos bélicos a la luz de sus inesperados reveses, según dos funcionarios familiarizados con el asunto.

En lugar de lograr un cambio de régimen en Kiev o una ocupación total de Ucrania, Putin podría centrarse en reforzar la presencia rusa en las regiones orientales de Donbás y Luhansk e insistir en su demanda inicial de que el país renuncie a sus ambiciones pasadas de entrar en la OTAN.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Alberto Nardelli.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD