Uruguay

Qué hacer en Carmelo, una escapada en Uruguay a un paso de Buenos Aires

El destino cobró relevancia por su especialidad en enoturismo y también ofrece paseos de campo

Campotinto es una de las bodegas de Carmelo con posada que ofrece alojamiento y degustación de vinos. Foto: Campotinto.
26 de marzo, 2022 | 07:00 AM

Montevideo — Un embarcadero de yates a un paso de Buenos Aires y de Montevideo, una ruta del vino en su entorno compuesto por un exclusivo circuito de bodegas, campos de golf y un antiguo puente giratorio que funciona a tracción humana, además de un entorno de bosques y playas, constituyen a Carmelo en un atractivo destino para argentinos y uruguayos que buscan salir de sus ciudades al menos por un fin de semana.

Las bodegas y el enoturismo es un sello distintivo de esta zona del departamento de Colonia, que ahora también proyecta la remodelación de su aeropuerto internacional para recibir vuelos de aeronaves de baja escala. La refacción culminará a fin de año y estará a cargo de Aeropuertos Uruguay, una empresa que forma parte del grupo Corporación América y que prevé invertir allí US$45 millones durante la concesión por 30 años entre el reacondicionamiento, la operativa y el mantenimiento.

Carmelo está ubicado a tres horas y 15 minutos en auto desde Montevideo. Los argentinos que cuentan con embarcaciones suelen realizar el recorrido en tres o cuatro horas. Otra opción es ir en ferry desde Buenos Aires a Colonia, y allí tomar un ómnibus hasta el destino final. La ciudad se puede recorrer a pie, aunque también existe posibilidad de alquilar un vehículo.

PUBLICIDAD

ADEMÁS: ¿Uruguay a Catar 2022?: agencias preparan paquetes para mundial con precios VIP

Circuito de enoturismo

En cuanto a las bodegas, los visitantes pueden encontrar establecimientos de tradición familiar, como otras con posada para alojamiento y también del tipo boutique.

Una de las más reconocidas es Narbona, que tiene el casco de estancia original de 1909 donde Juan de Narbona fundó una de las primeras bodegas del país. Con el tannat como abanderado, esta bodega ofrece un servicio de hotelería boutique con cinco habitaciones para sus estadías en una posada a orillas del Río de la Plata. También hay posibilidad de reservas para degustaciones de vinos y tiene un restaurante.

PUBLICIDAD

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi) recomienda también otras en la zona dentro del circuito de enoturismo. Campotinto ofrece una posada junto a su bodega, y sus plantaciones también están enfocadas en el tannat, la cepa más característica de Uruguay. La posada ideada por una familia de raíces toscanas tiene 12 habitaciones y también tiene un restaurante inspirado en la cocina clásica italiana y comida de campo.

Más antigua, también está en Carmelo la bodega Zubizarreta, fundada en 1957en suelos de estructura arenosa unidos a la amplitud térmica que brinda la proximidad al Río de la Plata. Los viñedos están compuestos por variedades de Tannat, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Marselan, Merlot, Sauvignon Blanc, entre otros. Se puede conocer allí la Casa de Aitona, de principios del siglo XX, y ofrecen visitas con degustaciones o almuerzo. Otra de las bodegas tradicionales es la de la familia Irurtia, fundada en 1913. Allí ofrecen un recorrido por los viñedos y la bodega, la cava familiar y la cava de barricas.

Carmelo cuenta con la posibilidad de conocer bodegas más chicas, como El Legado, que también ofrece una posada con alojamiento. Tanto El Legado como Campotinto están en la zona conocida como Colonia Estrella, donde hay otros establecimientos vitivinícolas con almacenes de campo a los que se puede acceder a pie.

Paseos de campo, golf y casco antiguo

En Carmelo también está el proyecto inmobiliario del empresario argentino Eduardo “Pacha” Cantón. Compuesto por un barrio privado, el embarcadero Puerto Camacho, además ofrece para los turistas la posibilidad de tener un día de golf. El campo cuenta con 18 hoyos y par 72. También brindan días de pesca, ya sea desde la costa o con salidas embarcados. Según la época del año, el pique ofrece dorados, surubíes, patíes, tarariras y pejerreyes, señala en su página web Canton State.

ADEMÁS: Qué hizo el CEO de Binance en Uruguay y Argentina durante su visita a la región

En el casco de la ciudad hay distintos lugares para recorrer. Uno de los mayores atractivos es el pintoresco puente giratorio, ubicado sobre la rambla de los constituyentes. Es un puente movido a tracción humana, que se presenta como único en Sudamérica. La rambla fue inaugurada en 1930 y está a las orillas del arroyo de Las Vacas, que atraviesa la ciudad. También se puede recorrer el antiguo Puerto de Carmelo, con galpones y fachadas que retrotraen a los orígenes de la ciudad.

PUBLICIDAD

Frente a la plaza Artigas, la principal de la ciudad, está el Archivo y Museo del Carmen, de contenido religioso. Fue construido entre 1848 y 1849 y allí pueden apreciarse sus pisos y aberturas de la época, y los techos de tejas. En las afueras de la ciudad también se encuentra la Calera de las Huérfanas. Allí, en lo que fue la Estancia del Río de las Vacas, están las ruinas de una capilla construida por misioneros jesuitas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

CEO de PedidosYa: “Nuestro norte es una orden mensual por habitante en 2024″

PUBLICIDAD

Selección argentina: después de Messi, estos son los jugadores más cotizados

Las posiciones más buscadas para contratación de mayores de 50 años en Latinoamérica

PUBLICIDAD