Tecnología

Con inversión de U$2 millones Pacto llega a México para digitalizar bares y restaurantes

La startup de pagos y pedidos in-situ fue capitalizada por FEMSA Ventures, 500 Startups LATAM, Leap Global Partners, TnT Ventures, Hive Hatch, entre otros.

Restaurantes en pandemia.
30 de marzo, 2022 | 08:00 AM

Ciudad de México - Pacto, startup con sede en Ciudad de México, anunció una ronda de levantamiento de capital de U$2 millones de dólares en la que participan FEMSA Ventures, 500 Startups LATAM, Leap Global Partners, TnT Ventures, Hive Hatch, First Check Ventures y el ex socio de SV Angel Kevin Carter, además de inversionistas ángeles con experiencia en ecosistema tecnológico. La plataforma de pedidos en sitio y pagos digitales para restaurantes y bares se lanza este mes al resto del mercado mexicano y latino.

Pacto no es una delivery app, se enfoca en facilitar en tiempo real los pedidos en restaurantes y bares. Ofrece menús digitales dinámicos, pedidos in-situ por dispositivos móviles, pagos contactless y funciones operativas de apoyo. Plataformas similares en otros mercados han aumentado el valor promedio de los pedidos entre 20% y 40% gracias a la digitalización de su operación, calcula la empresa.

“Sin duda este es un sector que nos interesa mucho dado el tremendo potencial que tiene y la experiencia que podemos aportar desde nuestras operaciones. Confiamos mucho en el equipo de Pacto y su experiencia para desarrollar soluciones que atiendan al sector con un enfoque tecnológico”, explicó Javier García Quiroga, director de FEMSA Ventures en un comunicado sobre esta ronda de inversión.

PUBLICIDAD

La plataforma funciona como un centro de integración de punto de venta (POS) que permite tomar órdenes, procesar pagos y generar facturas a través de su función Pay-through-Pacto con Stripe. Funciona como un aliado de los negocios al optimizar sus procesos logísticos tanto en sitio como en servicios para llevar.

Pese a que son estadounidenses, los fundadores Ryan Croft y Gordon Whitehouse, decidieron lanzar Pacto en Ciudad de México tomando en cuenta la rápida evolución digital de la zona y su potencial como semillero de startups. Además consideraron que existe una gran cantidad de talento mexicano tecnológico y acceso a inversores locales y globales.

“Creemos que llegamos en el momento adecuado a la región con mayor crecimiento tecnológico involucrando uno de los sectores más relevantes de la economía: los restaurantes y bares. Impulsar digitalmente a los pequeños y medianos negocios de México y Latinoamérica puede hacer un cambio trascendental en el mercado”, comenta Gordon Whitehouse, director de tecnología y producto y co-fundador de la plataforma.

PUBLICIDAD

En México, su competencia podría ser la startup chilena Get Justo, que recientemente hizo una alianza con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) para apoyar al sector. También podría entrar a los terrenos de la startup mexicana de foodtech Parrot, cuyo software ayuda a estos negocios a centralizar todo su proceso en una misma plataforma.

Un Pacto con historia

La startup tiene apenas unos meses de vida, pero la historia comenzó en 2007 cuando los cofundadores Gordon y Ryan se conocieron en la República Dominicana. “Después de salir con éxito de mi última startup, Gordon y yo nos reconectamos para construir una tienda de comercio electrónico en Shopify durante las profundidades de la pandemia de Covid-19. Fue esa experiencia (y nuestro tiempo viviendo en la República Dominicana) lo que nos llevó al modelo de negocio de lo que es Pacto hoy. En agosto de 2021, dejamos nuestros trabajos y nació Pacto”, contó Ryan Croft, su CEO y co-fundador a Bloomberg Línea.

“Queremos ayudar a los propietarios de tiendas a su crecimiento y a seguir siendo competitivos mientras las empresas más grandes los presionan”, señaló Whitehouse, quien casualmente, empezó su carrera de software en 2004 construyendo tecnología para pequeños restaurantes mientras estudiaba en la Universidad de Duke en Carolina del Norte.

Croft compartió que durante sus viajes a México se percató de que algunos de sus clientes se sentían frustrados por algunas situaciones imprevistas (por ejemplo, los tiempos de espera en los restaurantes, la conversión de moneda, la dependencia de los cajeros automáticos y las barreras lingüísticas). “Creo que cualquier establecimiento -independientemente de su tamaño- debería poder captar cualquier forma de pago con facilidad y a un coste justo. Pacto ofrece ahora esta solución”, afirmó Croft.

Pacto comenzó en agosto de 2021 y cerró una ronda pre-semilla en septiembre. “Hemos estado operando en secreto hasta ahora y apenas el mes pasado comenzamos a incorporar a los primeros establecimientos a la plataforma”, aseveró Croft. Pero a partir de hoy los comensales podrán acceder desde cualquier dispositivo a la plataforma sin ningún costo para hacer pagos y pedidos en los restaurantes.

La misión de esta startup es hacer que el comercio “cashless” (sin pagos en efectivo) sea accesible para sus clientes en México y esperan expandirlo al resto de Latinoamérica. Actualmente, Croft aseguró que más del 75% del gasto en restaurantes y bares se realiza en efectivo.

PUBLICIDAD

Además, el 96,4% de los restaurantes en México son microempresas y normalmente no cuentan con la infraestructura y herramientas necesarias para digitalizarse, de acuerdo con datos recientes de la CANIRAC.

“Los pequeños restaurantes lo dan todo para crear algo especial para los clientes, pero se enfrentan a altas tarifas, contratos forzosos y un mal servicio al cliente por parte de los bancos, plataformas tecnológicas y el gobierno”, comentó el CEO de Pacto.

El reto que enfrenta Pacto hoy es, según Whitehouse, recuperar la confianza dentro de este mercado. “Los establecimientos afiliados a Pacto (pequeñas y medianas empresas) han recibido ofertas de muchos proveedores en el pasado. En la mayoría de los casos, sus productos no están a la altura de lo que prometen y los dueños de los comercios y establecimientos acaban atrapados en contratos de altas tarifas que no pueden romper. Reconstruir esta confianza llevará tiempo, familiaridad y consistencia”.

PUBLICIDAD