Estilo de vida

Las nuevas reglas del vestuario para el regreso a la oficina

Los empleados se desprenden de los pantalones de yoga, pero se resisten a renunciar a la comodidad a la que se han acostumbrado al realizar su trabajo desde casa

Ropa a medida en McCann Bespoke en Londres, Reino Unido, el viernes 5 de noviembre de 2021. . Fotógrafo: Hollie Adams/Bloomberg
Por Martine Paris
09 de abril, 2022 | 08:40 AM

Bloomberg — La ropa relajada para trabajar desde casa se está mezclando con la vestimenta tradicional de negocios a medida que la gente vuelve a la oficina esta primavera.

Los empleados se desprenden de los pantalones de yoga, pero se resisten a renunciar a la comodidad a la que se han acostumbrado al realizar su trabajo desde casa. Al mismo tiempo, muchos están contentos de estar fuera de casa. Eso se ha traducido en un aumento de la moda acogedora que puede ir desde esa primera reunión matutina hasta una noche de fiesta en la ciudad.

“Es una vuelta a los clásicos, con un toque”, dice Loretta Choy, directora de merchandising de Stitch Fix, un servicio de compras personales. “La gente busca estilo, pero no a costa de la comodidad. Luego de años de trabajar desde casa durante la pandemia, la gente está entusiasmada por vestirse bien y salir, y eso incluye la oficina”.

PUBLICIDAD

Las tendencias para las mujeres incluyen blazers sueltos, trajes estilo de punto, blusas de gran tamaño y pantalones de pierna ancha. Para los hombres, el look es de blazers, polos y pantalones de golf de material flexible, según Choy. “Es una transición al minimalismo que es relajado en el ajuste y suave en los materiales”.

“La ropa de trabajo vuelve a estar a la orden del día, pero no como la conocemos”, afirma Karis Munday, analista de comercio minorista de Edited, una empresa de investigación de mercados.

En EE.UU., dijo que la gente está comprando menos trajes slim-fit (corte entallado), mientras que los oversize (de gran tamaño), regular y relaxed fits (corte relajado) están aumentando su demanda.

PUBLICIDAD

Sasha Skoda, directora sénior de merchandising femenino de The RealReal, un mercado de consignación de marcas de lujo, dijo que está viendo a los compradores divertirse más con sus armarios, eligiendo dobladillos por debajo de la rodilla y tacones bajos que permiten una transición fluida del día a la noche.

“Tenemos una selección de ‘9 a 9′ que presenta conjuntos que llevan a la gente del trabajo a las copas y a la cena”, dijo Skoda.

En Nueva York, The RealReal ha visto cómo se triplican las ventas de vestidos de trabajo con respecto al año pasado, sobre todo los que se atreven con estampados espectaculares y colores llamativos como el fucsia y el mandarina.

Los trajes de hombre, las camisas de vestir, los polos, los mocasines y las bolsas de mensajero han aumentado significativamente en comparación con el año pasado, según Mayank Hajela, jefe de merchandising masculino de The RealReal.

El minorista de moda rápida Shein también está llamando a una tendencia hacia la “comodidad elevada”. En una encuesta reciente realizada a clientes estadounidenses, más de la mitad respondió que busca vestidos ligeros y conjuntos de dos piezas para el trabajo.

“La ropa de casa es lo nuevo de ropa de trabajo”, dijo la portavoz de la empresa Angela Tucciarone, explicando que lo profesional en las camisas o blusas y lo informal en los pantalones o faldas sigue reinando para los trabajadores híbridos que dividen su tiempo entre la oficina y el hogar.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD