Asia

También confinada, la élite de Shanghái se une a la búsqueda de alimentos

La situación es una pesadilla logística para los 25 millones de habitantes de la ciudad, que luchan por conseguir que se les entreguen alimentos básicos

Shanghai
Por Bloomberg News
09 de abril, 2022 | 08:35 AM

Bloomberg — Incluso los ricos tienen dificultades para comprar alimentos a medida que se prolonga el confinamiento de Shanghái.

Kathy Xu, una de las principales capitalistas de riesgo de China e inversora en empresas de alimentación como Meituan (3690), Yonghui Superstores Co. (601933) y DingDong Maicai, recurrió a un grupo comunitario de WeChat para conseguir pan y leche, según un post visto y verificado por Bloomberg News. Capital Today, la empresa que fundó y que gestiona US$2.500 millones, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El post de Xu refleja que la escasez de alimentos está afectando a los habitantes de la ciudad con mayores ingresos, luego de que los residentes de clase media hayan estado luchando durante semanas.

PUBLICIDAD

Shanghái es el epicentro del peor brote de China desde los primeros días de la pandemia en Wuhan y las autoridades han redoblado sus pilares de Covid-19 Zero (Covid-19 Cero) de pruebas masivas y confinamientos para intentar acabar con las infecciones. La situación se ha convertido rápidamente en una pesadilla logística, ya que los 25 millones de habitantes de la ciudad (confinados en sus casas desde hace más de una semana) luchan por conseguir que se les entreguen los alimentos básicos y los funcionarios tratan de censurar el creciente descontento público.

Las autoridades han aumentado la asistencia en los últimos días, y algunos residentes han recibido paquetes que incluyen huevos, leche, verduras y carne. Pero algunas zonas de la ciudad no los han recibido y las aplicaciones de reparto no pueden seguir el ritmo del creciente número de personas que intentan hacerse con productos de primera necesidad, ya que los conductores también están confinados.

Esto ha provocado un aumento de las compras en grupo, en las que un complejo residencial coordina las compras al por mayor y la distribución, normalmente a través de un grupo de WeChat.

PUBLICIDAD

David Fishman, un consultor de la industria energética de 32 años, acaba de comprar 4.200 yuanes (US$660) de pan para él y más de 60 vecinos, y espera la entrega para el sábado. Está en otros tres grupos de comestibles, y sigue esperando que le entreguen otros pedidos a granel de verduras y carne de cerdo, así como leche prometida por el comité local de residentes.

Abrumados

Llegar a acuerdos con los mayoristas no suele ser un problema, siempre que los pedidos cumplan su precio mínimo, según Vivian Feng, que ha dirigido los esfuerzos de compra en grupo para su complejo residencial desde que se produjo el confinamiento a mediados de marzo. Sin embargo, algunos residentes pueden resistirse a los gastos o rechazar los pedidos por otras razones, lo que puede ser un problema de gestión, dijo.

Aunque los grupos de compra han sido eficaces a la hora de hacer llegar los alimentos a los residentes, incluso ellos se están viendo abrumados por la demanda.

“Sólo pude unirme al grupo de compra en nuestro complejo residencial una vez”, dijo Miranda Zheng, que vive en la parte oriental de Shanghái y ha estado en cuarentena durante casi 10 días. “Encontré un repartidor en Meituan y le doy cientos de yuanes (CNY) de propina cada día para que me envíe comida”.

Las autoridades dijeron el viernes que los rumores de que Shanghái detendría las compras en grupo eran falsos, y previamente había prometido intensificar los esfuerzos de suministro.

En una sesión informativa municipal de Shanghái el jueves por la mañana, Mao Fang, vicepresidente del gigante chino del comercio electrónico Meituan, dijo que la empresa de entrega de alimentos traería a 1.000 trabajadores de clasificación de fuera de la ciudad para acelerar las entregas. El vicealcalde de Shanghái, Chen Tong, también ha dicho que la ciudad está trabajando con las plataformas en línea y los supermercados para establecer canales especiales de emergencia para satisfacer las necesidades de los residentes, especialmente los ancianos y los bebés.

PUBLICIDAD

La compra en grupo es una de las pocas formas en que las familias pueden acceder a suficientes alimentos durante el confinamiento, pero su dependencia de la rapidez de los mensajes de texto pone a algunos en desventaja.

“Definitivamente es muy difícil de usar para los ancianos, ya que depende totalmente de un montón de comunicación a través de los grupos de WeChat, donde la información de 200 personas vuela a 20 mensajes por segundo”, dijo Fishman. Para estas personas, “¿cómo se supone que van a conseguir verduras? ¿Cómo se supone que van a conseguir comida durante este periodo?”, dijo.

Con la asistencia de Lulu Yilun Chen.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD