Viajes

Bocas Bali, la “playa aérea” para adultos que se abrió en Panamá

La estructura, parecida a un muelle, está rellena de arena y apoyada en pilotes de PVC perforados en el fondo del océano con chorros de agua a alta presión

Fuente: Bocas Bali
Por Nikki Ekstein
10 de abril, 2022 | 09:36 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Ha oído hablar de las villas sobre el agua... ¿pero de una playa sobre pilotes? Dan Behm, propietario del nuevo complejo turístico Bocas Bali, sólo para adultos, en Bocas del Toro (Panamá), apuesta a que nunca se ha encontrado con una de esas.

Este exejecutivo del sector tecnológico reconvertido en hotelero afirma que su “playa aérea” es la primera de este tipo en todo el mundo. “Había oído hablar de proyectos en los Países Bajos en los que se construían playas sobre pontones flotantes”, explica Behm a Bloomberg. Esto no es así.

La amplia estructura, parecida a un muelle, está rellena de arena y apoyada en pilotes de PVC de 12 metros de altura, que se han perforado en el fondo del océano con chorros de agua a alta presión. En su borde, una serie de escalones descienden hacia las aguas de 9 metros de profundidad, como si se tratara de un paseo por la parte más profunda de la piscina.

PUBLICIDAD

En la superficie, la playa está pensada para que se sienta como en cualquier otro lugar, con servicio de salón y un camión de comida; un sofisticado (e invisible) sistema de drenaje evita la escorrentía que contamina el agua. Aunque, a diferencia de una playa normal, dada la profundidad inmediata, los huéspedes pueden coger el equipo de buceo y ver desde tiburones nodriza hasta rayas cerca de las escaleras sin tener que nadar.

Behm se presenta como el clásico profesional competitivo de tipo A, el tipo de emprendedor que resuelve problemas y que dejó su empresa tecnológica de Michigan, Open Systems Technologies Inc, tras convertirla en 2015 en un negocio de TI de US$5 millones, de revendedor de hardware a US$160 millones. Le atrae la idea de los “primeros”.

Le interesaba abrir un hotel en Bocas del Toro no por una larga conexión con el lugar, sino porque vio la oportunidad de construir bungalows sobre el agua (del tipo de los que se encuentran en las Maldivas o Tahití) en un radio de vuelo fácil desde EE.UU. La propiedad, que se inauguró en septiembre de 2021, ofrece 16 alojamientos de madera de teca que funcionan con energía solar, todos ellos flanqueando una pequeña isla periférica rodeada de manglares y corales. Las tarifas comienzan en torno a los US$1.000 por noche, y para llegar hasta allí es necesario un vuelo de una hora desde Ciudad de Panamá, más un viaje en barco de 15 minutos.

PUBLICIDAD

“Con la tecnología siempre podía usar mi creatividad para crear cosas, pero nunca se podían ver. Esta vez quería crear algo que se pudiera ver, con características que no se pudieran encontrar en ningún otro sitio”, dice, como forma de explicar por qué compró una parcela de nueve acres con 88 acres de manglares y aproximadamente tres millas de costa orientada al Mar Caribe que carece de ese elemento clave para un complejo turístico en una isla: una franja de arena. “Pero se puede construir una”, dice que le dijeron.

El proceso de diseño de la playa de Behm duró un año, con la sostenibilidad como objetivo. “Para introducir arena en zonas donde no se da de forma natural, temíamos que perturbara el coral y los manglares”, dice. Y construir una opción flotante sobre pontones era prohibitivo.

Sin descartar la huella de carbono que suponía tener que importar todos los materiales (la arena y las palmeras venían de otras partes de Panamá, los peldaños de cuarzo verde se trajeron por avión desde la India), Daniel Cáceres, un auditor medioambiental que ha evaluado o ayudado a crear unos 300 proyectos ecológicos en todo Panamá, nos orientó sobre la forma menos invasiva de abordar el proyecto.

Una vez terminada la playa, Behm está pensando en sus próximos proyectos para Bocas Bali, que incluyen elaboradas casas en los árboles diseñadas por la arquitecta balinesa del bambú Elora Hardy y una serie de jardines botánicos, una docena de ellos “secretos” y una obra de arte “masiva”. Ese proyecto de jardines de cinco años es una opción poco convencional, es decir, introducir especies no autóctonas en un lugar prístino, si se tienen en cuenta las inversiones poco glamurosas pero orientadas a la sostenibilidad que ya se han realizado en el complejo turístico de la isla, como los sistemas de captación de agua de lluvia y las instalaciones de tratamiento de aguas grises.

Pero Behm no se deja intimidar. Quiere introducir más color en el paisaje, dice. “Y al introducir nuevas plantas también estamos atrayendo una tonelada más de colibríes y mariposas”.

Desde el punto de vista ecológico, prosigue, “realmente creemos que estamos devolviendo más de lo que tomamos”.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD