Asia

Retirada de EE.UU. de una Shanghái confinada aumenta las tensiones con China

La medida se produce cuando el gobierno de Shanghái alivia algunas restricciones, lo que hace que se cuestione el momento del anuncio del gobierno de EE.UU.

Un trabajador sanitario hisopa a una persona en Shanghái
Por Bloomberg News
12 de abril, 2022 | 07:33 AM

Bloomberg — Estados Unidos ordenó a todo el personal no esencial de su consulado en Shanghái que abandonara China, lo que provocó una reprimenda de Pekín y generó críticas incluso por parte de los estadounidenses en el confinado centro financiero.

El departamento de Estado ordenó las salidas el lunes, según una publicación en su sitio web, luego de que la mayoría de los 25 millones de residentes de Shanghái fueran confinados en sus hogares durante al menos dos semanas. La ira ha aumentado por la escasez de alimentos, la imposibilidad de acceder a la atención médica e incluso los asesinatos de mascotas.

Sin embargo, la medida de EE.UU. se produce cuando el gobierno de Shanghái alivia algunas restricciones y los residentes informan de un mayor acceso a los suministros, lo que hace que se cuestione el momento del anuncio. Las relaciones entre Estados Unidos y China han empeorado en las últimas semanas, ya que ambas partes consideran que la guerra de Rusia en Ucrania forma parte de una disputa geopolítica mayor entre las mayores economías del mundo.

PUBLICIDAD

La pandemia ha sido especialmente sensible para ambas partes. El expresidente Donald Trump vilipendió a China en 2020 por propagar el virus por todo el mundo, lo que llevó a Pekín a impulsar desinformación sobre el origen del virus y a pregonar su enfoque Covid Zero (Covid-Cero) como superior al de Estados Unidos para salvar vidas.

“Muchos estadounidenses en Shanghái se sintieron consternados al enterarse de las salidas del personal del consulado, dada la situación actual”, dijo Josef Gregory Mahoney, profesor de política y relaciones internacionales en la Universidad Normal de China Oriental en Shanghái, refiriéndose a un anuncio anterior de que el personal podría irse.

Esta nueva orden aumentará sin duda la impresión de que la situación está empeorando a pesar de los indicios al contrario, o de que se trata de una postura política por parte de EE.UU., o de que el personal del consulado -que ya es bastante privilegiado- es incapaz de soportar las molestias que otros tienen que soportar”.

PUBLICIDAD

Shanghái está luchando para detener la transmisión en el peor brote de Covid-19 en China en dos años, con medidas de control que pesan sobre la segunda economía mundial y empiezan a perturbar las cadenas de suministro globales. El lunes se registraron 23.342 casos en la ciudad, lo que supone un descenso respecto al récord del domingo, pero sigue siendo superior a los 5.000 de hace dos semanas.

Pekín consideró la decisión de Estados Unidos como política, y el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, acusó a la administración de Biden de “atacar y desprestigiar” a China. Dijo que los canales de comunicación entre los países no estaban obstaculizados y que China estaba proporcionando “asistencia y comodidad” al personal diplomático extranjero de acuerdo con las convenciones internacionales.

“China está muy descontenta y se opone firmemente a que Estados Unidos politice e instrumentalice la evacuación”, dijo Zhao. “La parte estadounidense debe dejar inmediatamente de atacar las políticas de prevención de epidemias de China y de hacer maniobras políticas con el pretexto de la epidemia”.

La más reciente orden de EE.UU. se produjo días después de que Washington dijera que todos los empleados que no estuvieran en situación de emergencia y sus familiares del consulado en Shanghái podían salir, y dijera a los estadounidenses que reconsideraran sus viajes a China debido a lo que llama una “aplicación arbitraria” de las restricciones por el virus.

“Nuestro cambio de postura refleja nuestra evaluación de que es mejor que nuestros empleados y sus familiares se reduzcan en número y que nuestras operaciones se también mientras lidiamos con las circunstancias cambiantes en el terreno”, dijo un portavoz de la Embajada de Estados Unidos en un comunicado el martes, señalando que los empleados y sus familiares se irían en vuelos comerciales.

“Estados Unidos no tiene mayor prioridad que la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero, incluido el personal de la Misión China y sus familias”, añadió el portavoz.

PUBLICIDAD

El embajador de Estados Unidos en China, Nicholas Burns, y otros funcionarios han planteado a las autoridades chinas su preocupación por la seguridad y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses en el país, dijo el portavoz, e informaron a Pekín de la orden de salida que se revisará en intervalos de 30 días.

La preocupación por el acceso a los alimentos y a la atención médica fue un factor clave en la decisión, según un antiguo funcionario estadounidense familiarizado con la situación. También existía la preocupación de que la situación pudiera empeorar si otras ciudades de la región entraban en confinamiento, lo que dificultaría la salida de personas de China en el futuro.

El funcionario añadió que la decisión no afectará a la relación bilateral, aunque al gobierno chino no le guste.

PUBLICIDAD

Frank Tsai, profesor del campus de Shanghai de la Emlyon Business School y fundador de la consultora China Crossroads, dijo que le preocupa que la acción de EE.UU. sea considerada puramente política por China. La comunidad empresarial estadounidense adoptaría un enfoque pragmático aunque el confinamiento pueda disuadir a los expatriados, añadió.

“Aunque la acción de EE.UU. también refleja una preocupación real por la seguridad del personal en relación con el Covid-19, también es una crítica implícita al gobierno chino”, dijo Tsai.

-- Con la ayuda de Jon Herskovitz, Charlie Zhu, Philip Glamann y Jenni Marsh.

PUBLICIDAD