Economía

Covid-19 y confinamiento en Shanghai podría generar un nuevo shock de oferta

La ciudad atraviesa uno de los peores momentos desde que empezó la pandemia y hay cierres estrictos. Advierten un cuello de botella para el comercio internacional

Shanghái
11 de abril, 2022 | 11:41 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Las cifras de coronavirus vienen empeorando en China y el ejemplo más claro es Shanghai, epicentro financiero y comercial del gigante asiático. Esta ciudad atraviesa un confinamiento duro, en su búsqueda por bajar los contagios.

En ese contexto, expertos en comercio internacional empiezan a sacar cuentas respecto de cuánto puede afectar al intercambio global de bienes el lockdown de Shanghai. Así, esperan inconvenientes en suministros de industrias muy variadas: desde las más simples, como la de indumentaria, hasta las más complejas como las tecnológicas o las automotrices.

PUBLICIDAD

Por otro lado, los retrasos en el comercio marítimo podrían llegar a impactar en los precios de la gran mayoría de bienes transables que hay en el mundo.

“Esta situación ya estaría provocando nuevamente un shock de oferta, con consecuencias negativas para la ya muy elevada inflación global”, consigna un informe de Delphos Investment.

PUBLICIDAD
Volumen de pasajeros del ubterráneo de Shanghaidfd

Cabe señalar que el planeta entero atravesó una crisis enorme en la oferta de bienes y servicios en 2020, cuando todos los países se confinaron para detener el crecimiento de las curva de contagios. Si bien hubo una vigorosa recuperación en 2021, los flujos nunca terminaron de regularizarse.

Por su parte, Leonardo Chialva, socio de Delphos, se explayó acerca de la preocupación manifestada en el documento: “Por el lockdown de Shanghai vamos a ver problemas de ofertas en productos que van desde lo tecnológico hasta las prendas de vestir. Hoy por hoy todo pasa directa o indirectamente por China”.

Cuellos de botella

“Shanghai es uno de los principales puertos del mundo, sobre todo en carga de containers”, destacó el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC) de Argentina, Gustavo Idígoras.

En ese sentido, Idígoras sostuvo que hoy en el mundo ya existen demoras en las líneas marítimas y en el aprovisionamiento de mercaderías. Y advirtió: “Un cierre Shanghai trae mayores problemas en ese cuello de botella de carga contenerizada”.

PUBLICIDAD

Actualmente, miles de camiones que deben recoger los productos que lleguen por vía marítima están varados, ya que los conductores que entran a la ciudad deben guardar una cuarentena de dos semanas para volver a salir.

La falta de camioneros repercute sobre la actividad del puerto, aunque las autoridades locales afirman que, por ahora, hay menos de una decena de barcos por día esperando poder atracar.

PUBLICIDAD

Pero el problema es que debido a las restricciones impuestas a los camioneros, el puerto no funciona realmente”, explicó a la agencia internacional AFP Bettina Schön-Behanzin, vicepresidenta de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en Shanghái.

Se estima que actualmente los volúmenes transportados han caído un 40% en una semana en el puerto, ya que los transportistas no pueden concretar su fletes. Y el puerto de Shanghái representa un 17% del tonelaje marítimo chino. Por lo tanto, “se va a desacelerar el comercio del mayor exportador de mercancías del mundo”, anticipó el analista chileno Guillermo Araya, gerente de estudios de Renta 4.

PUBLICIDAD

Impacto todos los transables

Araya recordó que en la industria automotriz existe en este momento un déficit de chips para automóviles, situación que claramente se debería ver aún más afectada a partir del confinamiento en Shanghai.

“Actualmente, la falta de semiconductores ha provocado cierres parciales en algunas fábricas de automóviles a nivel global. En línea con lo anterior, se verán afectadas la fabricación de todo tipo de maquinarias, computadores o equipos, en las que alguno de sus componentes provenga de China”, agregó.

PUBLICIDAD

Araya también estimó que los nuevos cuellos de botella, como ya hubo en 2020 y parte de 2021, “producirán nuevamente un alza en las tarifas del transporte marítimo, cuando estas venían normalizándose”.

Al subir las tarifas del transporte naviero se afecta el precio de todas las mercancías a nivel global, transformándose en un foco de inflación que afecta a todos los bienes transables en todo el mundo”, sentenció. Además, Araya resaltó como efecto positivo de la situación una baja en el precio del petróleo.

PUBLICIDAD

Asimismo, una fuente del sector importador argentino proyectó que en este país sudamericano muy posiblemente se incrementen los problemas en la provisión de productos en los que ya había complicaciones, como el sector de neumáticos para autos.

“Todo tipo de reducción de oferta en los países productores, especialmente en China, tarde o temprano tiene un efecto en el comercio internacional”, dijo el experto en importaciones

El mundo aún sufre los “coletazos de las cuarentenas de 2020″ y el comercio internacional sigue sin regularizarse. Los grandes consumidores, como Estados Unidos o la Unión Europea, están con sobredemanda, para estabilizar stocks y regularizar sus flujos de comercio. Y los grandes centros de producción, como China, están con poca oferta.

Rezago en los datos

El experto en comercio internacional y director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo, reconoció que aún no es posible mensurar el impacto en términos de comercio del cierre de Shanghi. “Los datos de comercio internacional llegan con rezago, por lo cual no es posible determinar si hay un impacto hoy. Y cuando lleguen va a ser difícil ver qué parte de la caída está vinculado al coronavirus en China y qué parte a la guerra en Ucrania”.

De todas formas, Elizondo indicó que China y Estados Unidos son los principales actores del comercio mundial y que, de hecho, el 15% del total del comercio pasa por China y que Shanghai es, por excelencia, el centro por de vinculación externa de China. “Si los lockdown se mantienen van a producir un efecto negativo”, destacó.

Por otro lado, Elizondo advirtió que este año seguramente haya una desaceleración en en el crecimiento del comercio internacional, aunque aclaró: “No veo una reversión o un achicamiento. Simplemente, creo que no va a crecer al ritmo del año pasado”.

En relación a esto último, el experto aclaró que 2021 fue un año récord en la materia: “El año pasado el comercio internacional tuvo un incremento enorme, superior al 20%, medido contra el año anterior, que de todas formas había sido muy malo”. Y enfatizó: “En 2021 el comercio de bienes y servicios llegó a un récord histórico de US$28 billones”.

Automotrices con retrasos

Durante el último fin de semana, NIO, la principal fabricante de autos eléctricos de China, se excusó ante sus clientes por los inconvenientes para entregar vehículos, después de suspender la producción debido a las restricciones por coronavirus que han interrumpido su cadena de suministros.

Auto de NIOdfd

Tesla (TSLA) y Volkswagen AG (VOW3) también han cerrado temporalmente las instalaciones de producción en China debido al coronavirus.

PUBLICIDAD